<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Uribe considera que la paz con las FARC es una "democracia sometida"

Uribe considera que la paz con las FARC es una "democracia sometida"

El expresidente colombiano Álvaro Uribe insiste en que la clave para llegar a la paz en su país es evitar «la impunidad», y que no se puede llamar paz «a la democracia sometida».En una entrevista con el diario español El Mundo, el político colombiano, que lideró la campaña del «no» en el referéndum sobre los acuerdos de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla, afirma que «si las FARC obtienen un premio, otros verán en el narcotráfico y el terrorismo un incentivo».

El actual senador por el Centro Democrático afirma que no puede «aceptar que el Gobierno (de Colombia) y el cartel de la cocaína más grande del mundo reformen a medias la Constitución colombiana».

«Lo pactado en La Habana es tan grave que nuestras reformas no bastarán para decir claramente: el terrorismo no sale a cuenta», dice Uribe.

El pasado 2 de octubre los colombianos rechazaron con un 50,2 % de votos los acuerdos de paz negociados por el presidente Juan Manuel Santos y las FARC en La Habana.

«Al final, afirma el expresidente y senador, influyó más la pedagogía de las razones y argumentos del «no», que la campaña de sentimientos del «si»».

Tras el rechazo de los acuerdos de paz, el presidente Santos inició una serie de reuniones con los opositores al acuerdo, entre ellos los ex presidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

El conflicto armado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC ha durado 52 años y ha causado 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados. 

Bachelet denuncia otros 2.000 asesinatos extrajudiciales este año en Venezuela

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) en Ginebra que los asesinatos a manos de agentes del Estado continúan en Venezuela, con más de 2.000 casos documentados, especialmente en barriadas pobres. "Además, observamos restricciones a la libertad de expresión" dijo sobre los ataques a defensores de los derechos humanos y periodistas detenidos.