<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Gobierno y oposición comienzan a ponerse de acuerdo para compra de vacunas

Mesa Nacional para el Acceso a la Estrategia COVAX: así se llama el mecanismo que tuvo este jueves su primera reunión formal y en el que representantes de la oposición, del gobierno y del gremio médico tratan de acordar el acceso a vacunas contra la covid-19

Gobierno y oposición comienzan a ponerse de acuerdo para compra de vacunas

La agencia de noticias Bloomberg lo anunció hoy como una «exclusiva» citando a fuentes involucradas: Venezuela está cerca de comprar vacunas que serán pagadas con fondos congelados en el exterior. El representante en el país de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud, Paolo Balladelli lo dijo más claro en Twitter: «con la voluntad de los actores políticos, técnicos y académicos de Venezuela, la Mesa Nacional para el Acceso a la Estrategia COVAX ha avanzado para garantizar el acceso a las vacunas contra la COVID-19. @opsoms y @unicefvenezuela acompañan estos importantes esfuerzos».

Y el doctor Julio Castro, uno de los voceros más respetados en estos asuntos de la pandemia, también hizo otro tanto: «Hoy se constituyó la Mesa Nacional para el Acceso a la Estrategia COVAX. Es necesario un programa de vacunación consensuado que incluya a sociedades médicas, academias, UNICEF, OPS y actores políticos. Saludamos el inicio de la construcción de una estrategia conjunta entre todos».

De modo que lo que estaba trancado se está destrancando, a pesar de las descalificaciones y la desconfianza: el gobierno de Nicolás Maduro y el equipo de Juan Guaidó ya empezaron a unir esfuerzos para materializar el tan necesario programa de vacunación.

Miguel Pizarro, diputado y representante de Guaidó en las Naciones Unidas, dio otros detalles: «Para el ingreso de Venezuela al mecanismo COVAX es necesario un programa de vacunación consensuado que incluya a UNICEF, OPS, sociedades médicas, academias y actores políticos. Hoy inició la construcción de una estrategia conjunta para desarrollar este programa. La Mesa Nacional para el Acceso a la Estrategia Covax está constituida por multilaterales, sociedad civil, especialistas y actores políticos. Todos con la intención elaborar un plan que garantice el acceso a la vacuna contra la Covid-19, bajo los principios humanitarios».

No es una simple frase esto de «bajo los principios humanitarios». De sobra se conoce cómo el chavismo maneja los asuntos de interés público. Y también implica que del lado de la oposición se asuma la bandera: los recursos para ponerse al día en el programa Covax de la OPS deben garantizar su destino y objetivo.

De acuerdo a Bloomberg 1,4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca provendrán de la iniciativa Covax con la que el gobierno de Maduro mantiene deuda desde hace al menos tres años y que pasa de los 11 millones de dólares. Pero el plan inicial es aplicársela a 6 millones de personas, de modo que queda por establecerse dónde será adquirido el resto que sumará 12 millones de dosis y deberían estar disponibles en marzo. El estimado de inversión es de 120 millones de dólares.

Bloomberg también asegura que en la reunión de este jueves empezaron a abordar detalles técnicos, como los requerimientos para mantener la cadena de frío del medicamento y que la OPS y la Unicef hagan estricto seguimiento de todo el proceso. El gobierno de Maduro, como es habitual, pretende ejecutar el programa a través de la red de hospitales públicos del país. De ser así, la necesidad de supervisión es todavía mayor.

Estas 12 millones de dosis no son las únicas que se anuncian. El gobierno ya aseguró que empezarán a llegar los primeros lotes de las 10 millones de dosis de Sputnik-V negociadas directamente con Rusia.

Europa se deja tentar por un "certificado de vacunación"

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno europeos reveló que crece el interés por desarrollar una suerte de pasaporte de vacunación. Y aunque se plantean dilemas éticos por la posibilidad de que se convierta en instrumento de discriminación, es algo que ya está en camino. Solo le falta fecha