Vecinos de Montalbán están pasando hambre

Las autoridades les han indicado que los programas sociales de abastecimiento de alimentos se encuentran destinados a las familias más vulnerables.

Vecinos de Montalbán están pasando hambre

Los vecinos de las comunidades de Montalbán I, II y III, así como los residentes de la urbanización Juan Pablo II, ubicados en la parroquia La Vega, del municipio Libertador, en Caracas, exigen a las autoridades del Gobierno ser incluidos en los programas sociales para la adquisición de los productos básicos, de los cuales han sido excluidos por ser considerados clase media, lo que consideran una violación a su derecho constitucional a la seguridad alimentaria.

Carlos Vicente González, Pedro Hidalgo y Tania Enriquez, en representación del Consejo de Copropietarios de las nombradas comunidades, conformada por 10 conjuntos residenciales, en donde habitan más de 225 mil personas, explicaron que en el sector se encuentran ubicados tres grandes automercados en donde tradicionalmente realizaban sus compras de alimentos, a los cuales ahora no tienen facilidad de acceso, motivado a la gran cantidad de personas que allí llegan de otros sectores en busca de los productos regulados.

“Desde hace más de un año que los vecinos de nuestra comunidad no pueden comprar en estos comercios, ya que las colas se comienzan a formar en horas de la noche y son controladas por las mafias de revendedores de comida o los llamados bachaqueros, así como también por personas que vienen de otros sectores en busca de los alimentos básicos”, dijo González.

Para los “más vulnerables”

Indicaron que ante la falta de comida y la imposibilidad de comprar en sus mercados naturales solicitaron a las autoridades competentes ser incluidos en la repartición de las bolsas de alimentos que distribuyen los Comités Locales de Alimentación y Producción (CLAP) para lo cual realizaron el censo de las familias y llenaron las planillas.

“Pero las autoridades nos indicaron que por ser integrantes de la clase media los vecinos de Montalbán y Juan Pablo II, no calificábamos para recibir la bolsa de alimentos, que teníamos los recursos suficientes para comprar los productos a través de otros sistemas sin subsidio, sin que logren entender las autoridades que este problema de alimentario no es una cuestión de recursos, sino de escasez de alimentos, quedando nuestra comunidad excluida, sin posibilidades de abastecimiento, situación que impone una situación de hambre en nuestros hogares”, explicó Enriquez.  

Señalaron que las autoridades les han indicado que los programas sociales de abastecimiento de alimentos se encuentran destinados a las familias más vulnerables “y nosotros nos preguntamos en donde quedan los derechos de alimentación de nuestros niños, de los abuelos, de las personas enfermas y con discapacidad, de las mujeres embarazadas que viven en nuestra comunidad. Nos preguntamos cómo se le  explica a nuestros hijos, a los niños pequeños que no pueden tomar leche, que no les podemos dar tetero que no pueden comerse una arepa ya que pertenecen a la clase media”, dijo Pedro Hidalgo.

Problema de abastecimiento

Indicaron que además del problema de la falta de comida, han aumentado los índices de inseguridad, alteraciones del orden público, así como la cantidad de basura en todas las calles. Explicaron que han implementado un sistema de trueque de alimentos entre las familias y en últimas instancia han tenido que acudir a comprar productos a los revendedores, para poder comer.

En un intento de buscar alguna solución les vecinos de Montalbán y Juan Pablo II, se han organizado operativos para la venta hortalizas y frutas, así como venta de pescado, carne y pollo “pero no logramos tener acceso a productos como la leche, harina de maíz o trigo, arroz, pasta, mantequilla, azúcar, aceite, así como productos de higiene personal,  que solo se venden bajo el control del Gobierno”, dijo Hidalgo.

Los vecinos señalan que también exigen a las autoridades del Estado Mayor de Alimentación de La Vega, ser incorporados a las mesas de trabajo, pues tienen información que hay planes de tomar el 70% de los alimentos que llegan a la parroquia para atender a los CLAP, sin que los vecinos de la zona sean tomados en cuenta.

Indicaron que han enviado comunicaciones a los ministros de Alimentación, Rodolfo Marcos Torres, de la Defensa  Vladimir Padrino López, responsable de la Gran Misión de Abastecimiento y Freddy Bernal, jefe Nacional de los CLAP, para que asistan a una asamblea de ciudadanos y buscar una pronta solución a este problema de abastecimiento, que afecta tan seriamente a más de 225 mil personas, la mayoría de ellos niños y abuelos.