Los venecianos se quedaron solos en carnaval

Con la ciudad cerrada a los visitantes, Venecia vivió un carnaval extraño: por primera vez en muchos años la ciudad fue solo de sus habitantes. El efecto de la pandemia se traduce, sin embargo, en millones de dólares que dejaron de ingresar a la Serenísima

Los venecianos se quedaron solos en carnaval

Venecia siempre es un hervidero de turistas: cientos, miles de ellos, van de un lado a otro de la Serenísima. Sin parar. Hay ruido, algarabía, música. Y todos sueñan con estar ahí en carnaval. Pero este año la ciudad está en calma forzada. El carnaval -lo poco que se puede hacer en realidad- es solo para los venecianos por primera vez en quién sabe cuántos años. La pandemia obliga.

Son casi 600 mil turistas los que visitaban la ciudad durante su semana de carnaval. Y gastaban. Y dejaban en ella al menos 70 millones de euros. Este año no hubo nada de eso. Ni música en las calles, ni baile en la piazza. Los artesanos salieron a mostrarse en silencio al comienzo del carnaval casi como para invocar a su espíritu: aquí estamos, no nos olvides. El carnaval sin visitantes. El carnaval de cuidarse: «El carnaval de los venecianos, enmascarados… y con la máscara», fue el lema.

Este año los venecianos quizás redescubrieron su cuidad.

Carnaval

(François-Xavier MARIT / AFP)

Carnaval

(François-Xavier MARIT / AFP)

(François-Xavier MARIT / AFP)

carnaval

(François-Xavier MARIT / AFP)

carnaval

(François-Xavier MARIT / AFP)

(François-Xavier MARIT / AFP)

(Marco Bertorello / AFP)

carnaval

(Marco Bertorello / AFP)

Carnaval

(Marco Bertorello / AFP)

En Táchira dos diestros del toreo realzan la fiesta brava

La temporada taurina en Táchira transcurre con un amplio cartel de corridas, a pesar de las declaraciones del fiscal general, Tarek William Saab, que advertían de la suspensión de la llamada fiesta brava. Pero un nuevo fallo permitió que la tradicional reunión se llevara a cabo, mientras los antitaurinos insisten en llamar a esta práctica "tortura"