<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezolano gana premio Whitley Gold Award por compromiso con la conservación

El conservacionista venezolano Jon Paul Rodríguez, que ha rescatado de la extinción a la población de cotorras cabeciamarillas, también conocidas como cotorras margariteñas, ganó el prestigioso Gold Award del Whitley Fund for Nature.

Venezolano gana premio Whitley Gold Award por compromiso con la conservación

Rodríguez, presidente de la organización conservacionista Provita, recibió este 1° de mayo el premio de manos de la princesa Ana del Reino Unido en la Royal Geographical Society. El galardón reconoce el trabajo incansable de Rodríguez y el equipo de Provita durante tres décadas en la protección de las cotorras margariteñas de la caza furtiva y la pérdida de hábitat en la Isla de Margarita, la isla más grande y biodiversa del Caribe venezolano.

image-2019-05-03 (7)

El Gold Award es el mayor premio del Whitley Fund for Nature y otorga 60.000 libras esterlinas en apoyo a la ampliación del proyecto, con el desarrollo del primer Plan de Acción para la Conservación de esta hermosa cotorra, protegiendo a la especie en colaboración con otros ganadores de los Whitley Awards, también conocidos como los Oscars Verdes (Green Oscars).

Jon Paul Rodríguez es uno de los fundadores de Provita, una organización sin fines de lucro que a lo largo de 32 años ha trabajado para proteger no solo a la cotorra margariteña, sino a toda la vida silvestre en peligro de extinción en Venezuela.

En el caso de la cotorra margariteña, Provita trabaja junto a las comunidades y las autoridades locales para combatir la caza furtiva y restaurar el hábitat natural. Ha desempeñado un papel clave en la lucha contra el comercio ilegal de la cotorra y trabaja con las comunidades locales para desafiar la tradición cultural de mantener a estas aves como mascotas. Jon Paul ganó su primer Whitley Award en 2003 por este trabajo y ha recibido varias subvenciones adicionales de WFN desde entonces.

«En lo personal y profesionalmente, el apoyo de WFN contribuyó enormemente a aumentar mi visibilidad internacional y a proyectarme en el campo de la conservación global», dijo Rodríguez.

La intervención de Rodríguez y el equipo de Provita ha sido fundamental en la recuperación de la población de cotorras cabeciamarillas. Desde que dicha organización comenzó su trabajo, la población en vida silvestre en la isla de Margarita casi se ha triplicado, pasando de 650 loros a alrededor de 1.700 en la actualidad. El año pasado, el proyecto logró que 126 pichones de cotorras volaran libres, el número más alto en la historia del proyecto.

Edward Whitley, fundador del WFN, dijo: “El trabajo de Jon Paul ha sido crucial para cambiar la situación de la cotorra cabeciamarilla. Él ha trabajado con las comunidades locales durante más de 30 años y ha liderado a su equipo con compromiso, mientras su carrera se ha fortalecido de forma continua. El comercio ilegal de vida silvestre es uno de los desafíos más urgentes que enfrentamos en el siglo XXI, y Jon Paul y su equipo de Ecoguardianes en Provita son un faro de esperanza en la misión de proteger a las especies en peligro de extinción».

Con información de nota de prensa