<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela entregó nueva nota de protesta a EE.UU por “injerencia”

El viceministro para América del Norte, Samuel Moncada entregó una nueva nota de protesta el ministro consejero estadounidense Brian Naranjo en “rechazo a la injerencia que mantiene Washington en los asuntos internos de Venezuela”

Venezuela entregó nueva nota de protesta a EE.UU por “injerencia”

Concretamente, el texto se refiere a la declaración hecha por el llamado Grupo de Lima el pasado 14 de abril durante la VIII Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Lima, Perú y en donde se hace relación a la situación venezolana.
Para el gobierno “la precitada Declaración no sólo constituye un acto hostil e inamistoso contra un país independiente y soberano; también violan flagrantemente los preceptos de la Carta de las Naciones Unidas y las normas del derecho internacional”
Lo que solicitó el ejecutivo a Estados Unidos, país que avala al Grupo de Lima, es que “cese de manera inmediata sus políticas injerencistas y sus actos de agresión contra el país” entre las que incluyó a lo que llamó “medidas coercitivas unilaterales que de manera ilegal ha impuesto con el fin ulterior de generar las condiciones que propicien un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro”


La falta de democracia en Venezuela fue objeto de la condena y preocupación de buena parte de los países que participaron en la Cumbre de las Américas en Lima y hubo clamor para pedir a Nicolás Maduro que permita el ingreso de ayuda para paliar la crisis humanitaria.
A pesar de no tener un consenso para incluir en la declaración final de la cumbre que no se reconocerán los comicios en ese país, como promovían los 14 países del Grupo de Lima, este grupo emitió un comunicado aparte que especificó no reconocer los resultados que arrojarán las elecciones presidenciales del próximo 20 de mayo.]]>

Lo que nunca te dijo la bruja de Hansel y Gretel

El mundo está concebido en una fórmula simple: si eres mujer joven, esperas casarte. Si eres adulta, ya deberías estar casada y ser madre. ¿Qué pasa con quienes no formamos parte de ese mecanismo tan eficiente? Pues nada, no pasa nada. Porque nadie nos recuerda