<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Clases presenciales en jaque por la nueva "cepa brasileña"

El gobierno de Nicolás Maduro comenzó la vacunación de profesores, pensando en el regreso a clases presenciales el próximo mes de abril. Pero la llegada a Venezuela de la nueva cepa brasilera del Covid-19 y la ausencia de condiciones de bioseguridad idóneas, según los propios educadores, atenta contra esa posibilidad

Clases presenciales en jaque por la nueva "cepa brasileña"

María Flores* es una maestra que trabaja en una escuela pública en Catia, uno de los sectores más populares de Caracas. Ella, junto a otro grupo de educadores, conforma el primer contingente de educadores que reciben la vacuna Rusa Sputnik V, para la prevención del Covid-19.

Dijo que antes de la jornada le hicieron llenar una encuesta, con preguntas relacionadas con su estado de salud, como por ejemplo si padecía de alguna enfermedad cardiovascular,  diabetes, hipertensión, obesidad, problemas con la tiroides y si acostumbraba fumar, entre otras interrogantes.

También puedes leer: Cepa brasileña: lo que debes saber sobre la nueva variante de covid-19

Según Flores, en su grupo de trabajo discutieron sobre la decisión de inyectarse la vacuna o no, pues tenían mucha información cruzada. Unos apoyaban el proceso de inmunización y otros recomendaban no ponerse la vacuna.

Al final, las educadoras accedieron responder la encuesta y acudir a la jornada de vacunación, como una medida de prevención contra la enfermedad, especialmente por la llegada de la nueva cepa proveniente de Brasil, que aseguran los expertos que viene con una mayor carga viral y con mayor facilidad de contagio.

La maestra considera que la jornada de vacunación estuvo, bien organizada, en un lugar amplio, ventilado y que cumplió con todas las medidas de bioseguridad, con personal especializado.

“Pero el hecho que me haya vacunado, no quiere decir que apoye el llamado a clases presenciales, cuando las autoridades no pueden asegurar las medidas de seguridad en los centros educativos, en donde, en su gran mayoría, no hay agua y tampoco se cuenta con los productos de limpieza para la desinfección de los espacios”, señaló la docente.

Igualmente, Flores recordó que el salario que devengan los educadores les impide comprar un buen mercado, apenas si les alcanza para pagar el costo de los pasajes para llegar hasta los centros educativos y retornar a sus hogares.

Dijo que este año de clases a distancia ha sido muy difícil, pero que educadores, así como los padres y representantes, han realizado su mejor esfuerzo para que la pandemia no detuviera el proceso de formación de los niños, niñas y adolescentes, .

Indicó que han tenido que sortear muchas dificultades, entre ellas la mala calidad del Internet, los continuos cortes del servicio eléctrico, la falta de equipos de computación, teléfonos inteligentes o tablets. Tales problemas afectan igual a los alumnos y maestros, para mandar y recibir las tareas.

Comenzaron con 100,000

Por su parte el ministro de Educación de Nicolás Maduro, Aristóbulo Istúriz, informó que en el inicio del plan de vacunación de los maestros, serán inmunizados 100,000 trabajadores, pero que se prevé que todos los educadores sean vacunados.

De acuerdo con Istúriz, iniciaron las jornadas en Caracas, La Guaira y el estado Miranda, y seguirán en las entidades en donde se detecten aumentos de casos positivos del Covid-19 y los estados fronterizos.

El ministro explicó que si bien se había anunciado el inicio de las clases de forma presencial después de Semana Santa, esta decisión será evaluada y retrasada, tomando en cuenta «el comportamiento» de la nueva cepa del virus llegado desde Brasil.

Las autoridades han informado que a existen 10 casos confirmados y dos fallecimientos, por este nueva cepa de Covid-19.

En el estado Miranda y Caracas, se tiene información de algunos casos, que han obligado a levantar cercos epidemiológicos.

Sin condiciones

Gustavo Padrón, representante de la Federación Venezolana de Maestros (FVM), catalogó el plan de vacunación de los maestros como «improvisado», cuando debería llevase a cabo de forma masiva y continua.

“La jornada de vacunación no asegura que los maestros vuelvan a las aulas, pues reiteramos desde la FVM, que la mayoría de los centros educativos no cuenta con las condiciones necesarias para recibir a los alumnos y profesores, entre otras cosas porque no hay servicio de agua potable para cumplir con el lavado de manos continuos; el 70% de las escuelas tienen los baños dañados y no hay material para la desinfección de las aulas”, concluyó Padrón.

*: Nombre ficticio