<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela rechaza informe de DDHH publicado por Estados Unidos

El Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que rechaza el Informe de Derechos Humanos 2016 publicado por Estados Unidos, específicamente por el Departamento de Estado, y considera que el mismo "violenta la igualdad jurídica y el respeto soberano entre Estados".

Venezuela rechaza informe de DDHH publicado por Estados Unidos

Insistió en que la nación estadounidense tiene «un doble estándar» al afirmar que por un lado, se proclama defensor de los Derechos Humanos en el mundo, mientras que por otra parte, no logra solucionar sus problemas internos en torno a este tema.

Para la Cancillería, Estados Unidos incumple las políticas a favor de los DDHH de forma «grave y masiva» al alertar que en ese país existe discriminación por raza, religión, género o nacionalidad «sin contar con la ‘descarada’ ofensa a migrantes y refugiados».

A juicio de nuestro país, las alusiones que hace Estados Unidos en contra de Venezuela en torno a los derechos universales lo que hace es que, junto a un denominado «orden financiero internacional» y separar aún más la brecha entre las clases sociales y así, favorecer al «gran capital» y marginar a la población.

Calificó de «ilegítimo e ilícito» el informe del Departamento de Estado e hizo un llamado a Washington para que haga esfuerzos con el fin de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, así como evitar la «violación masiva» de los Derechos Humanos en su país.

A continuación el comunicado:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR
PARA RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela rechaza y se opone categóricamente al Informe sobre Derechos Humanos 2016, elaborado y difundido por el Departamento de Estado de Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), que violenta la igualdad jurídica y el respeto soberano entre Estados, la no intervención en los asuntos internos, el Derecho de los derechos humanos y el principio de buena fe que debe privar entre las Naciones.

El Departamento de Estado estadounidense se subroga ilegalmente, en su afán de actuación extraterritorial e imperialista, competencias internacionales para evaluar el estado de los derechos humanos en casi todos los países del mundo, mediante un descarado doble estándar y uso político de los derechos humanos, que pretende trasladar al jardín de sus vecinos lo que no logra corregir en el propio, o peor, aún, que prefiere deliberadamente ocultar con la complicidad de la maquinaria mediática mundial.

El incumplimiento en materia de derechos humanos en los Estados Unidos es grave y masivo. Millones de personas son discriminadas en razón de su origen étnico, religioso, género, o nacionalidad, sin contar la descarada ofensa a migrantes y refugiados, bajo nuevas maneras de esclavización o segregación. Basta recordar que EEUU no ha suscrito los principales instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, incluidos los tratados y convenciones de Derecho de los Niños.

Sus afrentas a los derechos humanos coinciden con un orden financiero internacional dirigido a consolidar cada vez más la distancia entre ricos y pobres, para favorecer al gran capital y marginar masivamente a la mayor parte de su población, vulnerando derechos esenciales como la salud, la vida, la vivienda, la educación, la alimentación y la dignidad humana.

Estados Unidos es la maquinaria militar que ha causado la mayor cantidad de muertes violentas en el mundo, mediante intervenciones bélicas dirigidas a asegurarse los recursos naturales estratégicos de los países, y a derrocar gobiernos que no se alinean con sus postulados y valores imperiales.

La República Bolivariana de Venezuela reafirma su absoluto rechazo a ese informe ilícito e ilegítimo, y hace un llamado a los Estados Unidos de Norteamérica a desplegar esfuerzos sinceros y efectivos para que mejore la situación de violación masiva de derechos humanos en su propio territorio y a respetarlos también en el mundo en honor a la humanidad, la paz y la prosperidad universal.

Caracas, 06 de marzo de 2017