<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela rechaza jurisdicción de CIJ en disputa por el Esequibo

Venezuela y Guayana mantienen una vieja disputa por el territorio del Esequibo y la ONU recomendó acudir a la Corte Internacional de Justicia, ante la cual Venezuela se niega a presentarse el próximo martes

Venezuela rechaza jurisdicción de CIJ en disputa por el Esequibo

Venezuela reiteró este viernes su rechazo a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la disputa territorial que mantiene con Guyana por el Esequibo, al tiempo que insistió en tener «derechos legítimos» sobre este territorio rico en recursos.

«Guyana presenta una demanda unilateral ante la CIJ, la posición del Estado venezolano, histórica, ha sido el no reconocimiento de la jurisdicción de esta corte», dijo la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, durante una reunión de la Comisión Presidencial para la Defensa del Esequibo.

Venezuela y Guayana mantienen una centenaria disputa por el territorio del Esequibo, una zona que representa tres cuartas partes del segundo país -unos 160.000 kilómetros- y en el que se descubrieron recientemente importantes depósitos de petróleo.

¿Acuerdo amistoso?

Ambos países firmaron en 1966 el Acuerdo de Ginebra, por el que se comprometían a buscar una solución amistosa para la disputa.

Este documento es la única vía que reconoce Venezuela para solucionar el conflicto, que estuvo bajo la mediación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) hasta finales de enero de 2018, cuando el organismo dio por terminada su actuación en el diferendo.

Fue precisamente esa decisión la que dio pie a que Guyana acudiera a la CIJ, puesto que la ONU recomendó entonces que el caso se llevara a esta instancia.

La CIJ convocó a una audiencia oral telemática que se celebrará el próximo martes y en la que se discutirá si el tribunal tiene jurisdicción para resolver la disputa.

Venezuela anunció la semana pasada que no asistirá a esta audiencia, y Rodríguez agregó hoy que, al presentar la demanda ante esta instancia, Guyana pretende sustraerse del Acuerdo de Ginebra.

La Exxon, la Exxon

«Guyana pretende validar el laudo arbitral nulo e írrito de 1899, donde se consagraba el despojo imperial territorial (…) Guyana está actuando para satisfacer intereses de transnacionales petroleras, dirigidas directamente por la Exxon Mobil», añadió.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, consideró la acción de Guyana ante la CIJ surge «en el peor momento político» de ese país, en referencia a la disputa electoral entre varios partidos por las elecciones de marzo pasado, de las que Irfaam Ali, del Partido Progresista del Pueblo (PPP), se declara ganador.

Esequibo sembrado

También, dijo que la Fuerza Armada ve la demanda como «un paso más en la escalada de agresiones contra la independencia» de Venezuela, y defendió la integridad territorial que correspondía a la llamada Capitanía General, que formó parte del Reino de España.

En ese sentido, Rodríguez dijo Venezuela responderá a la «gran provocación» de Guyana «con la constitución por delante, con la ley internacional en la mano y con la firmeza para la defensa» del territorio.

«Venezuela seguirá victoriosa por el rumbo de la defensa de sus derechos históricos, de la defensa de su dignidad y de la defensa de la integridad territorial de nuestra patria», dijo antes de asegurar que los soldados venezolanos «están con el Esequibo sembrado en el corazón».

Mariano de Alba, experto en Derecho Internacional, escribió en su cuenta de Twitter que Guyana tendrá una intervención de tres horas ante la CIJ para exponer sus argumentos, mientras que Venezuela permanecerá en silencio: «El régimen de Maduro informó a la Corte que no participará en la audiencia oral».

El 11 de abril de 2002, la historia sin fin

Han pasado 19 años y aún los lamentables sucesos del 11 de abril de 2002 se intrican como una maraña de mentiras. Unas pocas certezas, sin embargo, relucen: la renuncia de Chávez, sus lágrimas en la Orchila y los 19 muertos que dejó la impresionante marcha a Miraflores. El gobierno no ha querido saldar la deuda y de las 79 investigaciones abiertas solo cuatro llegaron a juicio