Venezuela se abraza a China para aliviar su sed de dólares

El gobierno nacional apela nuevamente a China para fortalecer sus debilitadas reservas internacionales, en momentos en que el petróleo cae a su peor nivel en los últimos cuatro años y crece el agujero en las cuentas fiscales de Venezuela.Una delegación del alto gobierno llegó el lunes a Beijing, enviada por el presidente Nicolás Maduro y encabezada por el ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres y por el ministro de Educación, Héctor Rodríguez, para estrechar las relaciones y políticas con la segunda mayor economía del mundo.

Venezuela se abraza a China para aliviar su sed de dólares

Según los servicios de información de la Vicepresidencia para el Desarrollo Social y de las Misiones “ Los vicepresidentes @HectoRodriguez y @RMarcoTorres se encuentran en China fortaleciendo los convenios bilaterales con la potencia asiática”.

La misión venezolana partió a la República Popular China “para tratar temas económicos productivos de importancia para Venezuela con el objetivo de seguir fortaleciendo las reservas internacionales“, según el Servicio Bolivariano de Información (Sibci), que cita las cuentas oficiales en Twitter de los funcionarios venezolanos.

«Estamos trabajando en un plan de corto y mediano plazo, de grandes magnitudes, para garantizar el financiamiento y el acceso a la inversión y a la tecnología en todos los campos del desarrollo: Energía, manufactura, alta tecnología, producción de alimentos a todo nivel», dijo más tarde el presidente Maduro, durante un encuentro con empresarios venezolanos en el palacio de gobierno de Miraflores, según la prensa oficial.

 

 

La reservas internacionales del país están en su nivel más bajo en años. El 14 de noviembre cayeron a $19.443 millones, recibieron entonces la inyección de $4.000 millones prestados por China, y llegaron a $23.550 millones el 19 de noviembre. Pero volvieron a retroceder hasta $22.042 millones al cierre de noviembre, según los datos oficiales del Banco Central de Venezuela, BCV.

La información oficial no ha detallado cómo está previsto que la visita a China fortalezca las reservas internacionales del país. Ambos gobiernos mantienen una estrecha relación financiera fundamentada en los envíos de unos 400.000 barriles de petróleo por día para pagar una línea de crédito rotativa concedida por Pekín para la compra de maquinarias y equipos, carros, autobuses, trenes, electrónicos y productos básicos chinos que llegan copiosamente a los puertos de Venezuela.

Datos oficiales indican que Venezuela atraviesa por un problema serio de liquidez internacional para financiar sus importaciones, que han caído en 20% en el primer semestre (según datos del Instituto Nacional de Estadísticas) mientras el país mantiene atrasos con proveedores internacionales y en pagos de deudas comerciales privadas.

Según cifras del gobierno de Venezuela, presentadas el 18 de noviembre en un informe rendido en N ueva York ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (Securities and Exchange Commission SEC) ya en 2013 las reservas operativas líquidas netas del país totalizaron sólo $2.494 millones, contra $5.433 millones en 2012 y $17.446 millones al cierre de 2009.

Ese apartado mide la disponibilidad real en efectivo en divisas para pagar importaciones y cumplir compromisos financieros del país.

La  mayor parte de las reservas monetarias de Venezuela están en forma de lingotes de oro, son «no operativas» porque para convertirlas en efecto hay que cumplir un engorroso proceso.

La cobertura de importaciones, a partir de las reservas internacionales brutas, fue de 5,3 meses al cierre de 2013, contra 10,2 meses al cierre de 2009.

No hay indicadores más recientes de esta cobertura ni de las reservas operativas del país en 2014. Pero en 2013 el precio del petróleo promedió $99,5 por barril, contra $103,4 en 2012 y $57 en 2009. Es decir, el gobierno ha dispuesto de mayores ingresos petroleros en el último quinquenio pero al mismo tiempo ha mermado las reservas internacionales.

En lo que va de este año 2014, el precio del petróleo promedia $92,76, con tendencia a la baja. Entre octubre y noviembre promedió unos $74 por barril.

Esta fuerte caída en los precios del petróleo ha encendido luces de alarma entre economista y analistas independientes, pues el petróleo responde por 96 de cada 100 dólares que ingresan al país por exportaciones.

En este escenario es previsible que el gobierno aumente su ya alto endeudamiento interno y externo, justo cuando el saldo rojo en las cuentas del sector público consolidado supera los $74.000 millones, según el mismo documento enviado a la SEC.

Al 31 de marzo de 2014 la deuda pública interna sumó Bs 490.000 millones, o $77.800 millones al cambio oficial de Bs 6,30, mientras el total de la deuda externa sumó $44.500 millones, señala el texto. Admite que el Estado es el principal beneficiario del financiamiento por parte del sistema financiero local.

Los recientes twitters oficiales sobre la misión a China parecen confirmar las deducciones de que Pekín será el balón de oxígeno que empleará el gobierno para financiarse en medio de una fuerte caída de los ingresos por petrodólares.

Esta debilidad de las cuentas venezolanas ha encarecido mucho más el acceso del país a financiamiento extranjero convencional. El indicador de riesgo país medido por el índice EMBI del banco JP Morgan está hoy martes en 2.051 puntos, el más alto en seis años, tras subir el lunes 11,65%. También es el más alto del año y ha subido 79, 75% desde enero.

Eso significa que si el gobierno venezolano fuera a emitir nuevos bonos de deuda en el mercado internacional, por ejemplo para cumplir con vencimientos de deuda vieja, tendría que pagar 20% más de los que pagan los bonos del Tesoro de EE.UU, considerados de cero riesgo por el sistema financiero global.
Ucrania, que está en guerra tiene un riesgo país hoy de 1.346 puntos y Argentina de 696 puntos.

El gobierno venezolano promete que ésta más estrecha relación con China ayudará a diversificar la menguada economía nacional.

“En el marco de la #OfensivaEconómica continuamos impulsando la #VenezuelaPotencia de la mano de nuestro Presidente @NicolasMaduro”, dijo Torres, quien se está reuniendo con miembros del Gabinete Ministerial chino para “fortalecer convenios bilaterales en materia social”.

Rodríguez, también vicepresidente para el Área Social, se reunirá con su homólogo chino para seguir “una agenda de trabajo que permita avanzar en el área educativa en país” y uno de los principales temas a tratar será la construcción de 1.500 escuelas en todo el territorio nacional venezolano, según la información.
China ya es el segundo socio comercial más importante de Venezuela, después de Estados Unidos y seguida por Brasil, posición que se ha fortalecido entre 2013 y 2014.

Desde 2007 estas relaciones se han venido fortaleciendo por criterios políticos y la voluntad del fallecido presidente Hugo Chávez, en el contexto de su política de “multipolaridad” en las relaciones externas de Venezuela y el culto a la afinidad ideológica.

Las cifras de la relación financiera entre China y Venezuela son bastante oscuras. El documento presentado a la SEC y al que elestimulo.com tuvo acceso recuerda que en 2009 el ex presidente Chávez anunció que China había acordado invertir $16.000 millones en un proyecto conjunto en la Faja Petrolífera del Orinoco en los tres años terminados en 2012 para producir 450.000 barriles por día de petróleo extra pesado.

No hay datos sobre el estado de avance de ese proyecto.

En 2007 ambos gobierno crearon el llamado Fondo de inversiones Chino Venezolano para financiar proyectos en áreas de salud, viviendas y seguridad social, infraestructura, minería y proyectos petroleros en Venezuela, con un aporte inicial de $4.000 millones, una línea de crédito de tres años extendible a otros 15 años.

Este acuerdo implica el suministro de petróleo y derivados por parte de Pdvsa a China.

«Gracias a las relaciones de cooperación con China, desde 2007 se han invertido proyectos estratégicos para Venezuela más de 56.000 millones de dólares, de los cuales 45.000 millones de dólares han sido aportados por el BDC (Banco de Desarrollo de China ) y los otros $11.000 millones por el Fonden», según despacho de la agencia oficial de  noticias AVN, de septiembre de 2014.