<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela tiene 6,5 millones de dispositivos Android

Las más recientes cifras reveladas por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones muestran que la penetración de internet en Venezuela se ha mantenido en niveles estables durante los últimos meses de 2015.

Venezuela tiene 6,5 millones de dispositivos Android

En Venezuela operan más de 6,5 millones de teléfonos Android de un parque de 12,5 millones de teléfonos inteligentes, de acuerdo a las cifras del sector telecomunicaciones del III trimestre del año 2015 de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

La cifra se traduce en el 51,79% del parque de smartphones que operan al país. Blackberry ocupa el segundo puesto con poco más de 2,5 millones de equipos y completa el podio los dispositivos de otros sistemas operativos (20%).

Los teléfonos inteligentes son el dispositivo de conexión a internet de 78% de las personas que cuentan con acceso a la red. Este número -la penetración de internet en Venezuela- se ha estabilizado con respecto al segundo trimestre de 2015 (61,48% vs. 61,45%).

Lo que se ha disparado el último año es el consumo de datos en las redes móviles venezolanas. Los internautas venezolanos descargaron 16.502 terabytes de data durante el período julio-septiembre, un incremento de 20 por ciento respecto al período anterior y de 85 por ciento comparado con el mismo trecho del año 2014.

4G sigue sin arrancar

El informe de Conatel reveló además que la apuesta del organismo -y el gobierno- por la tecnología 4G/LTE sigue sin concretarse. A un año de conceder espectro radioeléctrico a tres empresas -incluyendo la estatal Movilnet-, la cantidad de suscriptores a planes 4G/LTE no rebasa el 2 por ciento de los usuarios de telefonía móvil.

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz

Para que una candidatura al Nobel de la Paz sea válida tiene que ser presentada por miembros de asambleas nacionales y gobiernos; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior. Se supone que las candidaturas son secretas, pero a algunos les interesa hacerlas públicas.