Venezuela: una ventana de INoportunidad

Los especialistas hablan del aprovechamiento de espacios temporales para sacar ventaja de algo que se presente en un período de tiempo acotado. Para el caso del mercadeo, una ventana de oportunidad aplicaría cuando se utiliza un momento específico para que una determinada marca pueda lanzar o impulsar un producto/servicio en un segmento determinado. La innovación se produce cuando la estrategia selectiva para identificar esa oportunidad es exitosa. Esas ventanas aparecen inesperadamente y son pequeños resquicios que permiten penetrar disruptivamente el mercado.

Venezuela: una ventana de INoportunidad

Cuando se habla de estrategias para el desarrollo de las naciones, la ventana de oportunidad se entiende como la posibilidad que tienen los países más atrasados para insertarse en el desarrollo, en el marco de un proceso de implantación de una nueva revolución tecnológica. Las ventanas de oportunidad significan para los países que quieren dar el salto, la posibilidad de incorporarse a la nueva oleada tecnológica con una nueva posición ventajosa en el patrón tecnológico, con la probabilidad de dirigir el comportamiento en la competencia de mercado.

Al hacer una analogía con Venezuela, en el que aplicáramos esta última definición al período gubernamental de Hugo Chávez Frías, pudiera aseverarse, sin lugar a dudas, que ese personaje fue incapaz de aprovechar la mayor ventana de oportunidad de la historia de la humanidad para que país alguno diera el salto cualitativo que lo colocara en la senda de un desarrollo sostenido.

El argumento que sustenta tal aseveración se centra en el descomunal ingreso en dólares que le correspondió a su gobierno únicamente por haber coincidido con el alza abrupta internacional más importante de la historia en materia de precios de la cesta petrolera.

Si a esos montos se le suma la recaudación del Seniat, estaríamos hablando de cantidades que para el razonamiento humano son difíciles de descifrar. Los economistas demostraron que en la franja comprendida entre 2004 y 2011 el gobierno de Venezuela manejó más dinero que todos los presidentes anteriores juntos.

Cuando hablamos de la posibilidad de que Chávez hubiese podido haber aprovechado una ventana de oportunidad, pudiéramos pensar en un paralelismo con sus decisiones más importantes, veamos:

Si en vez de haber despreciado el conocimiento a niveles nunca vistos, se hubiese apoyado en personas competentes en los diversos cargos estratégicos; Si en vez de hablar de desarrollo endógeno, se hubiese apoyado en la sociedad global del conocimiento; Si en vez de regalar títulos académicos en sistemas paralelos mal diseñados, hubiese fortalecido el Sistema de Educación buscando potenciarlo con estrategias centradas en la calidad; Si en vez de implantar un sistema paralelo de salud, quebrando al tradicional, con supuestos médicos que nunca presentaron sus credenciales, y hubiese diseñado un plan nacional basado en estrategias modernas de atención al paciente; Si en vez de desarticular el Sistema Nacional de Innovación, hubiese diseñado un plan a mediano y largo plazo sustentado por un fondo que garantizase un crecimiento sostenido de la ciencia, la tecnología y la innovación; Si hubiese potenciado (y no expropiado) la creación de empresas de base tecnológica, seguramente Venezuela se hubiese incorporado a la nueva oleada tecnológica con ventaja en el patrón tecnológico actual.

Por eso se puede aseverar que Venezuela desaprovechó las mejores condiciones para tomar decisiones acertadas en la época de mayor bonanza y por esa vía entrar en una espiral de crecimiento económico y social. Por ello, la ventana fue de INoportunidad.

José Guerra: "Este es un capitalismo de amigos"

El exparlamentario hace un recuento de las principales políticas económicas tomadas en el país durante los últimos 100 años: «Anatomía de una catástrofe», su nuevo libro publicado por Editorial Dahbar, es una invitación hacia el pasado económico de Venezuela. ¿Qué hicimos mal y cómo llegamos aquí?