Venezuela

Trump exigió que la democracia en Venezuela sea "restaurada"

El presidente de Estados Unidos, Donald  Trump, insistió en sus críticas a Venezuela, en donde subrayó su rechazo a la "opresión" que ejerce el gobierno de su homólogo, Nicolás Maduro a los ciudadanos de nuestro país y exigió que la democracia sea "restaurada" en la nación.

Publicidad
Foto: AP/Evan Vucci/Archivo

Durante un encuentro con la población latina en EEUU, Trump ratificó que su gobierno «tomó la decisión activa» de estar junto a los pueblos de Venezuela y Cuba. En el caso de nuestro país, porque «sufren bajo el socialismo despiadado de Maduro».
En agosto, Trump llegó a decir que no descartaba la «opción militar» ante la crisis política en Venezuela, país al que ha impuesto varias rondas de sanciones y una prohibición de entrada a EE.UU. que afecta a algunos funcionarios del Gobierno de Maduro y sus familiares inmediatos.
Con respecto a La Habana, el mandatario estadounidense dijo que estaría -al igual que en nuestro país- junto a su pueblo. Aseveró que la «ideología fallida comunista le ha traído sufrimiento y miseria en donde ha estado (…) El comunismo es una peste y la libertad es el futuro».

También resaltó que no levantará las sanciones a Cuba «hasta que les de libertad total». 
Por otra parte, el presidente Donald Trump evitó este viernes toda mención a la inmigración en la celebración del Mes de la Herencia Hispana en la Casa Blanca y recordó a los afectados por el huracán María en Puerto Rico y por el reciente terremoto en México.
Ante una audiencia de más de 200 líderes de negocios, religiosos y comunitarios de la población latina en EE.UU., que lo recibió con «bravos» en español, Trump eludió cualquier referencia al muro con México, una de sus promesas de campaña, o a su filosofía de mano dura con la inmigración ilegal.
Tampoco habló de su decisión de poner fin a DACA, un programa que ha evitado la deportación de 800.000 jóvenes indocumentados, mientras se espera que la próxima semana presente los «principios» que, a su juicio, debe seguir el Congreso para elaborar y aprobar una reforma migratoria.
El mandatario no se olvidó de Puerto Rico, Estado Libre Asociado a EE.UU., al subrayar la «larga recuperación» que tiene por delante la isla tras el paso del huracán María.
«Amamos a Puerto Rico», exclamó Trump, tratando de imitar el acento español al pronunciar el nombre de la isla, que visitó el pasado martes para evaluar la destrucción provocada por el ciclón.
El gobernante mencionó también, por otro lado, a las víctimas del reciente terremoto en México, al anotar que su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, con quien ha tenido notorios desencuentros, es un «presidente maravilloso».
En línea con los comentarios de sus predecesores en la Casa Blanca en celebraciones del Mes de la Herencia Hispana, que se conmemora del 15 de septiembre al 15 de octubre, Trump destacó las contribuciones «extraordinarias» de los latinos en EE.UU. y cómo «han enriquecido» al país.
Entre otros datos, el mandatario citó que más de un cuarto de millón de hispanos sirven hoy en día en las Fuerzas Armadas del país o que los pequeños negocios encabezados por mujeres latinas son los que están creciendo actualmente a un ritmo más rápido.

La celebración estuvo amenizada, entre otros, por la artista de origen puertorriqueño Julissa Arce Rivera, quien dedicó una canción, «Tierra bendita», a la isla.
A pesar del «devastador momento» por el que está pasando, «sé que Puerto Rico se levantará», declaró la intérprete.
Junto al presidente participaron en la ceremonia la primera dama, Melania Trump, y dos de los hispanos de mayor rango del equipo de Trump: el secretario de Trabajo, Alexander Acosta, y la tesorera del Gobierno, Jovita Carranza.
Trump no fue invitado a la Gala del Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI), al que todos los mandatarios estadounidenses han sido invitados desde su fundación hace 40 años y que dio el pistoletazo de salida en septiembre al Mes de la Herencia Hispana.]]>

Publicidad
Publicidad