Venezuela

Cómo Alí Primera es también un grito de denuncia contra el chavismo

En la histeria de las redes sociales de Venezuela arde por estas horas una encendida y estéril polémica entre radicales porque durante un reciente acto en el Aula Magna de la UCV se escuchó otra vez la música de Alí Primera. La "profanación" ocurrió nada menos que en un acto donde sonaron los tambores de guerra del Frente Amplio contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Publicidad
Fotografía AP

En la reunión  de esta coalición opositora de gremios, estudiantes, luchadores por los derechos humanos y partidos políticos de vario pinta estampa a alguien se le ocurrió hacer sonar algo de música de Alí Primera «El Cantor del Pueblo», quien por cierto llenaba el recinto de la UCV con sus canciones de protesta y de folclore,  cuando en vida cantaba a todas las regiones de Venezuela.

Para los que nunca lo conocieron o no lo recuerdan, el cantautor Alí Primera fue icono de la canción popular y de protesta. Su legado también fue uno de los primeros patrimonios culturales venezolanos confiscados por el discurso incendiario de los militares que llegaron al poder hace casi dos décadas de la mano de Hugo Chávez. Cada aniversario de su desaparición física, le llueven los homenajes desde la propaganda oficial. Su música es usada en cada acto oficial chavista como si hubiera sido escrita para el comandante galáctico.

Pero los militares y civiles en el poder pasan de largo por las evidencias de que las «Casas de cartón» se derrumban sin esperanza y que «Ruperto» sufre hambre y falta de medicinas como nunca antes, en su rancho, con su mujer y sus tres muchachos.  En el pasado, algunos de los dogmáticos civiles sumisos hoy dentro del gobierno a la bota militar, también cultivaron desde el radicalismo una cierta afición hacia el cantor del pueblo, aunque muchos de ellos lo deploraban por considerarlo «demasiado panfletario».

Pero por aquellas curiosas vueltas de la historia, en esta Venezuela de economía en quiebra y política de albañal, es fácil verificar cómo las puntillosas letras de Alí cobran cada vez mayor vigencia, pues las injusticias del pasado, cuando la llamada “democracia civil” palidecen. Hoy más bien se han agravado, se han multiplicado en esta época de militarismo e impunidad con camuflaje de socialismo y retroceso en todos los indicadores sociales medidos por la ONU.

El naufragio del populismo petrolero chavista justamente deja el mayor número de víctimas entre los más pobres, mientras el gobierno y la «nomeklatura» en la cúpula del poder se escuda en un discurso lleno de mentiras, habla de una supuesta defensa de los más débiles mientras encadena mortales secuencias errores y excesos.

Hoy el gobierno sigue agitando las banderas de la justicia social, la soberanía, la ecología y “el hombre nuevo”, mientras parece hacer todo lo contrario. Aquí, algunos retazos, escogidos al azar de la solitaria denuncia de Alí Primera, a través de la música y el canto.

0- Sobre la obscena convicción gatopardiana de que después de tantos años de dolor, confrontación y violencia, aquí todo sigue de igual peor:

Otra vez

Se acercan las elecciones 
otra vez, otra vez 
si gana la misma gente 
‘tamos jodío otra vez 
otra vez, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra veeeeeeeez 

Empezó el peo en Caracas 
otra vez, otra vez 
que mata la policía 
a los estudiantes otra vez 
otra vez, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra vez 
eje, eje, otra veeeeeeeez 

1- Sobre los militares que cada día acumulan más poder y sus altos mandos se convierten en una casta privilegiada en medio del derrumbe de la economía. También son acusados de haber participado en el «Gran saqueo cambiario»:

«Cuando las águilas se arrastren»

«Cuando el soldado no sirva a la Patria en el jardín de un general cuando las águilas se arrastren cuando no se hable por hablar cuando no existan oprimidos entonces, le cantaré a la paz».

2- Sobre la llamada soberanía petrolera y alimentaria, cuando aumenta el hambre, en momentos en que se extremó el control del Estado sobre los recursos naturales:

«Ahora que el petróleo es nuestro»

«Ahora que el petróleo es nuestro» 
No quiero ver pordioseros 
enfermos sin hospitales 
y muchachos sin liceo 

«Ahora que el petróleo es nuestro» 
izaron el pabellón, 
subieron las caraotas 
las tajadas y el arroz 

«Ahora que el petróleo es nuestro» 
no hablo de carne mechada 
porque así le queda al pueblo 
en la manifestación 

«Ahora que el petróleo es nuestro» 
el vividor de la OPEPa 
sigue gozándole al pueblo 
tiene cuadrada la arepa 

«Ahora que el petróleo es nuestro» 
viva la soberanía 
que tal señor presidente 
si se convierte en comía 

No lo digo por manía 
ni porque me de la gana 
pero el pueblo compañero 
tiene un hambre soberana 

3- Las colas y la aparente anomia de la gente, que se ha vuelto «un  chivo manso» para soportar horas bajo el sol o la lluvia su cuota de alimentos racionados:

«Canción mansa para un pueblo bravo»

Yo se que un día tuviste sueños 
no viste un río cuando pequeño 
pero tu alma se te alegraba 
con la llegada del vendaval 

huellas cansadas tienen tus pasos 
pero aunque el río sea muy manso 
poquito a poco se enfrenta al mar 

vuelve a tu canto de turpial 
llena de gritos el cardonal 
que hay semerucos allá en el cerro 
y un canto hermoso para cantar 
que hay semerucos allá en el cerro 
y ya la gente empezó a sembrar 

A veces pienso que todo el pueblo 
es un muchacho que va corriendo 
tras la esperanza que se le va 

la sangre joven y al sueño viejo 
pero dejando de ser pendejo 
esa esperanza será verdad 

4- Sobre el Lago de Maracaibo, cuya contaminación y deterioro en la cuenta es uno de los más apremiantes problemas ambientales de Venezuela y su gente:

«Coquivacoa»

Pare  primo la canoa

que me parece que llora

la chinita allá en la orilla 
que no es una pesadilla 
despierto tu puedes ver 
que somos nosotros 
los que lo están matando, si 

Qué molleja primo, 
tan cristalino que estaba 
el lago ayer 
no es palafito lo que esta matando 
todo lo que hay en él 

Pare primo la canoa 
que me parece que llora 
el pescador allá en la orilla 
si le matan la semilla 
¡qué la vida le dará! 
no hay flores en la ribera 
solo peces muertos hay 

La guitarra enamorada de Armando 
llorando su cocotero 
cuando en la rada se puso negro el lago 
estando azulito el cielo 

la inocencia no mata al pueblo 
pero tampoco lo salva 
lo salvara su conciencia 
y en eso me ha puesto el alma

5- Más sobre la miseria en la Costa Oriental

«Tía Juana»

En la costa oriental del lago

sucede algo que da dolor 
yo vi a mi hermano en el desamparo 
sin que vinieran a darle amor 

Y en el momento no tuve a mano 
sino el recurso de una canción 
que lo ayudara en su llamado 
de que no hay fruto 
si no hay la flor 
la flor del hombre, la más hermosa 
y dolorosa es su corazón 

Porque esta vida que me están dando 
no se parece a la que soñé 
soñé primero en mi derecho 
a que me dijeran la verdad 
y que no mientan 
cuando prometen 
que pronto ayuda me llegará 

Así dijeron y mi muchacho 
de esa promesa tiene la edad 
y mi muchacho que ya está grande 
de esa promesa tiene la edad 
y mi muchacho que ya está grande 
de esa promesa tiene la edad 

Oye, Tía Juana, mi amor 
cómo te causan dolor 
oye, Tía Juana, mi amor 
te parten el corazón

6- Sobre el eterno drama de los más pobres, víctimas preferidas de la violencia criminal y de los abusos de los cuerpos de seguridad del Estado

Los Techos de Cartón

Qué triste, se oye la lluvia 
en los techos de cartón 
qué triste vive mi gente 
en las casas de cartón 

Viene bajando el obrero 
casi arrastrando los pasos 
por el peso del sufrir 
¡mira que es mucho el sufrir! 
¡mira que pesa el sufrir! 

Arriba, deja la mujer preñada 
abajo está la ciudad 
y se pierde en su maraña 
hoy es lo mismo que ayer 
es su vida sin mañana  «Cae y cae la lluvia, 
viene, viene el sufrimiento 
pero si la lluvia pasa, 
¿cuándo pasa el sufrimiento? 
¿cuándo viene la esperanza?» 

Sobre el Estado minero, la violencia en las minas, y contaminación de las selvas y parques de Guayana

«Esequibo II»

Puerto Ayacucho no le queda na’ 
de lo que tenía 
mucho tiempo atrás 

Del oro ni el polvo 
tucanes no hay 
pues sin pasaporte 
han viajado ya 

En todo Amazonas 
el saqueo es tal 
que aunque les parezca 
exageración 
debían declararlo 
Esequibo II 
cual zona ocupada 
y en reclamación 

8- Sobre el eterno sufrimiento de los indígenas warao,en el Delta Amacuro, el estado con más pobreza extrema  del país

«Un guarao»

La curiara río abajo 
un indio y un guacamayo 
cuatro monos y un tucán 

Se los compran baratos 
porque en nombre del estado 
esa es la ayuda que le dan 

A un guarara, a un guarao 
A un guarara, a un guarao 

El guarao compañeros 
con flechas y cerbatanas 
la tierra venezolana 
fue el primero en defender 

Hoy les dan en recompensa 
un número y un retrato 
también un nombre cristiano 
y el derecho a comulgar 

Se me olvidaba decirles 
que también pueden votar 
se me olvidaba decirles 
que también pueden votar 


Como no todo es tan malo 
yo le nombro cuatro cosas 
que el guarao le agradece 
a la civilización: 

Ropas viejas, indios rubios 
un jefe llamado Julio 
y un samán de sarampión 
un jefe llamado Julio 
y un samán de sarampión 

Si tú también descubrieras 
que el llanto de aquellos niños 
es igual de los nuestros 
y más parecido aún 
al llanto que hay en los cerros 
no tratara de buscar 
indulgencias terrenales 
por un caminito al cielo 

9- Sobre el drama de la pobreza real, que se ha multiplicado en estos años, demoliendo los principales argumentos del discurso oficial: (De paso recordamos el turismo social de izquierda, cuando en la época de altos precios del petróleo, legiones de culturosos y jóvenes entusiastas de la utopía chavista visitaban Venezuela, para pasar una temporada privilegiada en la llamada revolución bolivariana»)

«Yo vengo de donde usted no ha ido»

Yo vengo de donde usted no ha ido 
yo he visto las cosas que no ha visto 
en mi Patria al turista 
se le agrada la vista 
con las cosas bonitas 
la Venezuela rica 
pero a los cerros 
donde se rumia la miseria 
y se aleja la esperanza 
nadie los lleva 
les esconden con vergüenza 
a la otra Venezuela 
la Venezuela del pobre 
la Venezuela sin razón 
sin razón para que exista 
pero que existe señor 

La verdad de Venezuela 
no se ve en el Country club 
la verdad se ve en los cerros 
con su gente y su inquietud 
venga, lo llevaré de la mano 
allí vera a los niños 
a esos niños terrosos 
que son niños venezolanos 
venga, antes de que usted se vaya 
subiremos a los cerros 
luego diremos con rabia 
que está sufriendo mi pueblo 

Yo vengo de donde usted no ha ido 
yo he visto las cosas que no ha visto 

Yo he visto a los hombres 
de los que se dicen 
«y que» tienen libertad 
mas cuando busco 
la verdad de lo dicho 
concluyo diciendo 
que tienen, que tienen libertad 
libertad para sufrir»

(Una primera versión de este artículo fue publicada inicialmente el 16 de junio de 2016. Ha sido actualizado el 25 de septiembre de 2018)

Publicidad
Publicidad