"Vengan en un mes": no hay segundas dosis de la vacuna rusa

De nuevo reinan el caos, desorden y humillación en el proceso de vacunación de los venezolanos. Los ancianos, con cita para su segunda dosis, hacen fila desde las 2 am y no consiguen nada. Les mandaron a regresar en un mes

"Vengan en un mes": no hay segundas dosis de la vacuna rusa

Ponerse la primera dosis de la vacuna rusa contra la covid-19 fue un caos. Ahora, para obtener la segunda dosis en la fecha que dice su tarjeta de inmunización, los venezolanos vuelven a sufrir. Después de hacer cola desde las 2 de la madrugada, casi todos personas mayores, los devolvieron pasadas las 6 am porque no hay segundas dosis de la Sputnik V.

Lo que el gobierno de Nicolás Maduro anunció, con bombos y platillos, como el “inicio de la segunda fase de vacunación masiva” (y muchos se preguntaron cuál fue la primera fase) duró menos de un mes. El proceso se ha paralizado por falta de vacunas, principalmente rusas, que fue la que recibió la población mayor de 60 años que, se supone, es prioritaria.

Desde ayer, en el hotel Alba Caracas que es uno de los principales centros de vacunación del país, a las personas mayores que acudían con su cita para la segunda dosis los devolvían. Hoy, se presentaron desde las 2 de la madrugada, para hacer cola en las calles cercanas.

Fotos cortesía de @pilarnavarrob

Pasadas las 6 am, los soldados los mandaron a irse y les dijeron “vengan en un mes”. Eso es algo muy común de los organismos oficiales en Venezuela, mandar a regresar a la gente que no tiene garantía si, finalmente, cumplirán con el servicio.

Según la periodista Aymara Lorenzo, una funcionaria también informó que no habrá segundas dosis hasta “después del 19 de julio”.

En otros centros de vacunación de Caracas, como la plaza Miranda en Los Dos Caminos del Municipio Sucre, tampoco están poniendo la vacuna Sputnik V. Sin embargo, las segundas dosis de la empresa china Verocell, las comenzarán a inyectar el sábado 26 de junio, a quienes tengan su cita.

En este caso no cabe la eterna excusa del gobierno para justificar las ineficacias, pues siempre culpa a las sanciones de Estados Unidos. El envío de inmunizaciones rusas no depende de ellas e, incluso, se supone que el del Kremlim es un “gobierno amigo”.

¿Tres meses?

Los problemas con la segunda dosis de la vacuna rusa se han presentado en varios países. El problema está en que la capacidad de producción no es tan veloz como la demanda. Y en que la segunda dosis de la Sputnik tiene componentes distintos a la primera, a diferencia de la vacuna china que es solo un refuerzo y su fórmula es igual.

Por ello, el Centro Gamaleya, responsable de la producción de la Sputnik V, anunció que la segunda dosis puede administrarse después de 3 meses (un lapso mucho mayor que cualquier otra vacuna que, a lo sumo, es de 3 semanas).  Y que el nivel de efectividad de solo una dosis es de 78%. Sin embargo, el mismo Gamaleya ha señalado que solo las dos dosis protegen contra las nuevas variantes, más infecciosas que las primeras.

Contra las variantes, dos dosis

Fue el propio director del Centro Gamaleya, Alexandre Guintsbourg, quien afirmó que con las dos dosis se protege contra las nuevas variantes de coronavirus, incluida la peligrosa Delta de origen indio. Así lo reflejó la agencia AFP hoy 21 de junio.

Guintsbourg afirmó que “la doble inyección de este fármaco protege contra todas las variantes actualmente conocidas, desde la británica hasta la variante Delta, la variante india”.

Decir que la segunda dosis se pondrá en un mes equivale a decir que durante 90 días las personas no estarán protegidas contra las nuevas variantes.

La cepa Delta, considerada más contagiosa, está detrás de un 90% de los nuevos contagios registrados en Moscú, según su alcalde Serguéi Sobianin. Rusia vive una tercera peligrosa ola de contagios, lo que causó que la vacunación sea declarada obligatoria.

La capital es el epicentro de la segunda ola del virus en Rusia y ha batido récords diarios de infecciones desde el inicio de la pandemia.