Víctimas de las OLP hablan en la Asamblea: "Vamos a hacer justicia"

Víctimas de las OLP hablan en la Asamblea: "Vamos a hacer justicia"

Tres víctimas de la operación gubernamental, dos de ellas cuyos hijos fueron asesinados por funcionarios uniformados, asistieron al Parlamento para hacer las denuncias.

Este miércoles se cumple un año de la implementación de la Operación para la Liberación del Pueblo (OLP). En la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional (AN) se hizo un debate sobre la violación de derechos humanos y el abuso de poder durante estos operativos militares. 

Tres víctimas de la operación gubernamental, dos de ellas cuyos hijos fueron asesinados por funcionarios uniformados, asistieron al Parlamento para hacer las denuncias.

Emily León, de 23 años, expresó que el 24 de julio llegaron efectivos de la Guardia Nacional secuestrando al sector La Ensenada de la carretera Panamericana.

“Luego nos desalojaron. Llegaron camiones de la Misión Barrio Tricolor se llevaron nuestros enceres y se perdieron. Nos robaron todo, hasta ropa. Luego tumbaron la casa”.

León aseguró que estuvo 47 días detenida porque los funcionaros dijeron que encontraron unas matas de marihuana en su casa, cosa que alega es falso.

“Llorando exigimos justicia. Que el Presidente (Nicolás Maduro) nos atienda. No habían delincuentes y soy inocente”.

La joven expresó que salió de prisión con sobreseimiento de la causa. Exigió al Estado que le pague su casa que resultó destruida durante la operación oficial. Lleva un año en la calle.

“Que el Presidente se dé cuenta que las OLP fracasó. Es una máquina de matar a los seres humanos”.

Una víctima más…

Otra de las víctimas que asistió al hemiciclo fue Briggitte Duarte. “Soy una víctima más, tanto del hampa uniformada, como del hampa común. Hace dos años me mataron a mi primer hijo saliendo del liceo el 17 de mayo de 2016, ambos mueren de 17 años. La mal llamada Policía Nacional Bolivariana (PNB) le arrebató la vida a mi hijo por solamente ayudar a otro ciudadano que venía herido de un tiroteo”.

La madre del joven que, según contó, fue campeón olímpico de judo, murió junto a Luis Manuel Méndez, quien trabajaba en el Ministerio de Comunicación.

Duarte insistió: “Hoy me convierto en la voz de Venezuela que han perdido a sus hijos y (en la voz de) todas las madres que han perdido un hijo. No basta con que nos los maten de hambre o a tiros. Ya no sé en qué confiar, si en el hampa o en una mal llamada PNB o Guardia Nacional”.

La señora, dirigiéndose a los disputado del bloque oficialista, expresó que muchos de ellos la conocen porque es dirigente popular.

“No todos los que vivimos en sectores populares somos delincuentes. Muchos de los que están ahí sentados”-continuó mirando a los oficialistas- “vienen de sectores populares”.

“Maduro dice que hay suficiente espacio en las cárceles para los delincuentes, espero que ellos, los policías que me mataron mi hijo y a Luis Manuel Méndez ocupen un lugar de esos. Una persona no debe morir en las manos de un policía porque están para resguardar nuestra vida no para quitárnosla”, concluyó.

Olga Meza, madre de un joven asesinado en el estado Nueva Esparta por parte de las OLP fue la tercera vocera en el Parlamento. Aseguró que sufre de cáncer y no encuentra medicinas para su tratamiento. Indicó que estaba en la Asamblea debido a que “gracias al oficialismo” hoy es “víctima y madre dolida” por haber perdido a sus hijos adolescentes.

“El 17 de agosto a las 7:30 de la mañana irrumpiendo, mucha gente vestidos de negro, entró a mi casa. Tenían la orden especial de matar a mi hijo (Ángel Joel Torrealba Meza). Un niño deportista levantador de pesas reconocido en Nueva Esparta incluso por el gobernador Carlos Mata Figueroa”.

Mirando a los legisladores y cámaras expresó: “Quiero que me muestren bien el rostro porque soy un madre dolida, no tengo miedo de dar nombres, porque este niño soy yo. Todas nosotras vamos a a hacer justicia”.

Narró que cuando mataron su hijo, los guardias denunciaron que encontraron en su cuarto una escopeta 19 milímetros a lo que ella respondió: “Sí tenía armas, aquí están”. Sacó entonces unas medallas y trofeos e indicó: “muchos se los dio el gobernador”.

La madre argumentó que su hijo fue levantador de pesas olímpicas. “Le pedí al gobernador que me lo sacara para un campeonato y sí, me lo sacó para otro mundo donde no lo voy a poder ver más. 16 años tenía mi hijo”.

20 ejecuciones extrajudiciales

La diputada Delsa Solórzano, presidente de la Comisión de Política Interior, expresó que presentaron el debate ante el Parlamento debido a la gran cantidad de denuncias de víctimas de las OLP.

“Esto es consecuencia de que se ha militarizado la seguridad ciudadana”, expuso. La diputada de la Unidad dió cifras.

“En el marco de la OLP han habido 20 ejecuciones extrajudiciales y 14.000 detenciones arbitrarias”.

Asimismo, usando datos de la Fiscalía, añadió que en lo que va de año ha aumentado en 7% el número de homicidios, respecto al año pasado a pesar de las OLP, que según el gobierno son para mejorar la seguridad ciudadana.

“La inseguridad es cada día peor. Los OLP han sido instrumentos para criminalizar la pobreza”, concluyó.

Nora Delgado, del oficialismo, antes de hablar desde la tribuna de oradores preguntó a la oposición si Lucía bien. “¿Qué? ¿me veo bien?”, dijo en tono irónico.
Luego retomó el debate.

“En cuanto al tema que estamos tratando muy delicado, nos solidarizamos”.

Afirmó que el Ministerio de Vivienda tiene terrenos para construir viviendas para familias, víctimas de OLP, a pesar de que minutos antes señaló que Maduró no ha dado la orden de matar a nadie.

“Sobre el error mortal, en ningún momento que el gobierno ha dado órdenes de matar al pueblo”, sostuvo.

Denunció a Provea como una organización ( de derechos humanas) que no da cifras ciertas y niega información al Estado.

El parlamentario opositor, Juan Guaidó, dijo sobre los funcionarios de la OLP que “aunque estén buscando delincuentes no les da derecho para matar a nadie”.

Mientras tanto, legisladores del PSUV gritaban “¡hipócrita!” a Guaidó. Otras víctimas de las OLP que aún estaban presentes desde el balcón del salón gritaban a la bancada oficialista: “respeten”; “a mi sobrino lo mataron”.

Al finalizar el debate fue aprobado el acuerdo  en rechazo a la inefectividad en el combate a la criminalidad en el marco de la OLP.