Ventisquero y su viaje de regreso a Venezuela

La bodega chilena Ventisquero está de nuevo en Venezuela. En esta etapa relanza su línea Clásicos y Reserva, en alianza con la distribuidora Vitis Vini

Ventisquero y su viaje de regreso a Venezuela

Ventisquero es la altura de los montes más expuesta a las ventiscas. Es lo alto de las alturas, ese lugar de glaciares colgantes, donde se conserva la nieve y el hielo. Y Chile es el país con mayor cantidad de glaciares.

De allí viene Ventisquero, la marca de cuidados vinos que ahora regresa a los anaqueles venezolanos, con sus gamas Clásicos y Reserva.

Gonzalo Vial, propietario fundador de Viña Ventisquero, en 1998 da origen a su proyecto: un viñedo y una bodega que valore el aprecio por los orígenes de Chile. Vial, además, es dueño de Agrosúper, productora de alimentos frescos, considerado como uno de los grupos empresariales más grandes de ese país.

Hoy, con más de 20 años preservando la tradición chilena, Ventisquero es la cuarta viña exportadora del país.

En el año 2000 se lanzaron al mercado los primeros vinos de Ventisquero con éxito sostenido hasta hoy. Ese logro se debe a su constante búsqueda y el cuidado de sus diversos terrenos, amén de rendir homenaje a la riqueza de sus glaciares. Sienten su terroirs como parte de la familia.

Tienen viñedos propios en áreas vitivinícolas de Chile, reconocidas por su calidad. Están en cinco valles: Atacama, Casablanca, Leyda, Maipo y Colchagua. Allí cultivan variedades como Carmenere, Sauvignon Blanc, Syrah, Chardonnay, Viognier, Pinot Noir, Merlot, Riesling, Gewürztraminer.

Su línea Reserva es considerada como la carta de presentación Ventisquero, por la cual, la bodega es altamente reconocida local e internacionalmente.

También cuidan el medio ambiente. Ostentan el sello Certified Sustainable Wine of Chile que solo se otorga después de una estricta auditoría.

El relanzamiento

El lema de Ventisquero es «espíritu desafiante». Y con esa bandera enarbolada en sus etiquetas que aluden a la exploración, regresaron a Venezuela representados por Importadora Vitis, de Waleska Schumacher, quien, desde hace años, apuesta por el crecimiento del mercado vinícola en el país.

Para presentar oficialmente a la marca en su regreso, Vitis organizó un encuentro con la prensa especializada venezolana y personalidades chilenas.

Ventisquero llega con su línea Clásico y Reserva

La cata virtual la dirigió el enólogo de la bodega, Angel Marchant. «Disfrutamos totalmente lo que hacemos. El dueño nos deja soñar. Nos han tildado de locos y nos permiten ser locos. Nos dejan ser… No hay que tener miedo” expresó Marchant.

En esa ocasión armonizaron sus Clásico Sauvignon Blanc y Clásico Chardonnay con queso de cabra Red Cabré, elaborado por El Alambique Ranch.

En su línea Reserva develaron los vinos Alma de los Andes Reserva Carmenere y Alma de los Andes Reserva Cabernet Sauvignon. Los acompañaron con pastrami de Embutidos El Hatillo. Limpiaron los paladares con los grissini de Susy Gourmet Caracas.

Marchant se manifestó muy entusiasmado de volver a Venezuela.

La importadora

Bajo el constante estudio, acción y talento de Waleska Schumacher nace la Vitis Vini, con el objetivo de llevar novedades y vanguardia a los paladares venezolanos. Y, muy especialmente, para llenar la sed de conocimientos y nuevas experiencias con las vides.

«En Vitis Vini nos enfocamos en trabajar marcas que hacen la diferencia y generen nuevas experiencias. Tal es el caso de las bodegas Ventisquero pues ellos desafían para llegar a la meta y son capaces de cultivar con éxito en terrenos insondables», expresa Schumacher.

Por su parte, la directora comercial de Vitis, Marcela Silva, explica la importancia de contar de nuevo en Venezuela con Ventisquero.

«El consumidor venezolano siempre sorprende. Cada vez estudia más los vinos. Y ha evolucionado. En Vitis nos esmeramos por atender con técnicas modernas y servicio de calidad, a ese público cada vez más exigente. Pero jamás perdemos el sentido del contacto humano y el gran disfrute que genera degustar y compartir unas copas de vino. Así es Ventisquero de vuelta a nuestro país. Cada descorche es una aventura de conocimiento y nos dan el placer de sus caldos”.

Ventisquero regresa al país y, esta vez, para quedarse.