Volkswagen impulsa en Latinoamérica el uso de etanol como combustible

La compañía alemana ha encontrado en el uso del etanol una manera de aportar a la reducción de emisiones contaminantes. De momento, luce efectiva y siempre será una buena opción

Volkswagen impulsa en Latinoamérica el uso de etanol como combustible

Con las evidencias científicas que tratan sobre el calentamiento global, los Estados nacionales impulsan cada vez más regulaciones para la protección del ambiente. En el campo automotriz ha originado que las mayorías de las grandes empresas fabricantes se comprometan a darle fin próximo a los vehículos con uso de combustibles contaminantes, en favor del desarrollo de modelos eléctricos, tan pronto como en la próxima década.

No obstante, la alemana Volkswagen al mismo tiempo que invierte en tecnología para la ampliación de su oferta de vehículos eléctricos, mientras llega el fin de los autos de combustión, intenta destacar otras oportunidades para proteger el ambiente y en ese sentido hace campaña por el uso del etanol en vez de la gasolina.

Recientemente estuvo en Colombia el presidente de la marca para Latinoamérica, el brasileño Pablo Di Si, quien se reunió con las autoridades colombianas a las que estimuló a la producción de este tipo de combustible, que es de origen vegetal.

En una entrevista para Portafolio.co, Di Si explicó que en su país desde hace 18 años se producen vehículos con motores Flex, que pueden funcionar con 100% de etanol.

El ejecutivo detalló las ventajas competitivas del etanol con respecto a la gasolina y las grandes oportunidades que tiene Colombia para su uso intensivo.

“Hoy en el mundo de los vehículos hay tres pilares: eléctrico, combustión e híbrido. Nosotros hicimos las pruebas de emisión de CO2 en Europa y en Brasil. Mire lo que encontramos con la nueva SUV, Taos. Como su motor es Flex, puede usar solo etanol, o una mezcla. Cuando rueda solo con gasolina produce 199 gramos de CO2 por kilómetro recorrido”, dijo al medio colombiano.

Explicó que en Brasil con mezcla de 22% de etanol baja la emisión a 180 gramos y solo con etanol va a 93 gramos por kilómetro recorrido. Comentó que en Europa cuando se usa un híbrido Flex con etanol baja la emisión a 86 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, mientras el híbrido en Europa produce 173 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

La razón de esto sería que para la medición de la emisión no se deben tomar en cuenta solo las emisiones del vehículo, sino también las que ocurren cuando se produce su combustible y “la matriz europea usa carbón y combustibles fósiles”. Según Di Si, en Latinoamérica la situación es similar.

Explicó que recientemente mostraron en Brasil el modelo Taos solo con etanol, “Después comparamos: el etanol tiene menos eficiencia que la gasolina, pero al final son 4 centavos más por litro. Pero si usa gasolina deja 150 gramos por km rodado, o con alcohol 55 gramos por km”.

El ejecutivo comentó que ha planteado tanto en Brasil como en Colombia, la necesidad de asociarse con la industria, agronegocios, universidades y empresas de energía para impulsar este tipo de combustible, que es ampliamente producido y usado en el país carioca.

La producción

El etanol es un biocombustible que en algunos países como Estados Unidos se produce a partir del maíz y en otros de la caña de azúcar. Su producción es relativamente sencilla, se tritura la materia prirma, se destila y fermenta y se le agrega un químico para no hacerla apta para el consumo humano.

Se usa para aumentar el octanaje de la gasolina, y en los llamados motores flex, que trabajan sin necesidad de gasolina. Es más económico respecto a la gasolina, pero rinde menos. No obstante, al final, aunque se consuma más etanol, las emisiones y el precio serán menores.

Salario universal y reducción de las jornadas: propuestas del papa Francisco

El líder de la iglesia católica propone acciones globales para asegurar ingresos dignos a los trabajadores en estos tiempos duros. Mientras, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) alerta que muchas de las personas que logren obtener o conservar su empleo no estarán exentos de caer en la pobreza, porque la pandemia también se encargó de derrumbar los ingresos de los trabajadores, así como de disminuir el número de horas de trabajo.