Volvo retira del mercado 460.000 vehículos por riesgo en bolsa de aire

Los modelos que serán retirados son el sedán S60 y S80, que la compañía produjo en mayo de 2000 y en marzo de 2009

Volvo retira del mercado 460.000 vehículos por riesgo en bolsa de aire

Un fuerte golpe económico deberá resistir la empresa fabricante de autos Volvo Car Ab, que anunció que retirará del mercado más de 460.000 carros por un riesgo de falla en las bolsas de aire.

El fabricante de automóviles sueco dijo a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EEUU que ha identificado la posibilidad de que las tabletas de propelente en los infladores de bolsas de aire de sus vehículos se descompongan si están sujetos a humedad y altas temperaturas. Esto puede provocar la formación de partículas de polvo y hacer que el inflador se rompa.

En un informe de retiro de seguridad presentado a la autoridad de seguridad vial de EEUU (NHTSA) Volvo dijo que está al tanto de un incidente de ruptura relacionado con la condición, que resultó en una muerte, citó Bloomberg.

Un portavoz de Volvo dijo que la compañía recogerá los autos a nivel mundial en los mercados que cumplen con ciertos criterios climáticos y se negó a comentar sobre el costo estimado. Los modelos que serán retirados son el sedán S60 y S80, que la compañía produjo en mayo de 2000 y en marzo de 2009. Casi 260.000 de esos vehículos son de Estados Unidos.

Volvo es el único fabricante de automóviles con el tipo específico de inflador de marca ZF. “No hay otros fabricantes de equipos originales que hayan recibido un inflador con este propulsor en particular en los EEUU”, dijo el portavoz de ZF, Tony Sapienza, en un correo electrónico.

El defecto es similar a los problemas que afectan a los infladores de bolsas de aire de Takata Corp que provocaron la crisis de seguridad automotriz más compleja y de mayor alcance de la historia. Aproximadamente 100 millones de componentes se han retirado del mercado global y todavía hay millones en automóviles en la carretera.

La compañía japonesa Takata usó nitrato de amonio para crear una pequeña explosión para inflar las bolsas de aire en un choque. Pero la sustancia química puede volverse más volátil con el tiempo cuando se expone a la humedad del aire y a altas temperaturas. La explosión puede hacer estallar un bote de metal y arrojar metralla al compartimiento de pasajeros.

Takata agregó un químico llamado “desecante” para absorber la humedad y evitar que el nitrato de amonio se deteriore. Pero NHTSA dijo que en algún momento los desecantes se saturarán. En los lugares más cálidos y húmedos, la saturación puede ocurrir en cinco años, dijo la agencia.

Con información de Bloomberg

Vivir con VIH en Venezuela: cerca del 60% de los pacientes no recibe tratamiento

Las estimaciones se hicieron considerando las cifras que publica el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-Sida. En Carabobo, distintas organizaciones se reunirán el miércoles 1 de diciembre para repartir preservativos y difundir información que ayude a concientizar y prevenir la enfermedad en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida