Zulia: Caos y miseria a más de 40 grados centígrados

El apagón del 7 de marzo, el primero nacional que ocurrió este año, convirtió a Zulia en un infierno en el que escasea la electricidad, el agua y proliferan las enfermedades a más de 40 grados centígrados.

El estado Zulia, ubicado en el occidente de Venezuela, es el territorio más extenso del país sus 5.125.579 habitantes viven su día a día sin electricidad, agua ni gasolina. Zulia se convirtió en una zona de caos, sus residentes luchan contra la delincuencia y el calor es mayor cada mes que pasa.

Maracaibo, capital del estado, cuenta con 1.220.000 habitantes. Esto quiere decir, que más de 1 millón de personas luchan diariamente contra la crisis eléctrica a la espera de que Nicolás Maduro y su Ejecutivo algún día se acuerde de ellos. Muchos recurrieron a tomar medidas extremas para sobrevivir a los apagones comprando plantas eléctricas, tanques de agua e incluso haciendo inventos como el «hielo seco» una práctica muy común en el estado.

Zulia1

Foto: @LDanieri

El sufrimiento no es exclusivo de Maracaibo, otros municipios como los de La Guajira y la Sierra de Perijá han sido más afectados y hoy en día sufren perdidas irreparables.

El estado tiene más de dos meses sin agua y las personas se desesperan más cada día que pasa. El drama de los zulianos es uno de los más importantes del país, sin embargo la desconexión, y las tragedias cotidianas del resto del país impide saber la magnitud del problema. Entonces ¿Qué está pasando en Zulia?

La entidad se hunde en la desidia y el calor infernal, las calles están llenas de basura. Proliferan los insectos y alimañas, entre ellas cucarachas y ratas, que se hicieron más comunes por la falta de los servicios de básicos, según el relato de un vecino, de la zona norte de Maracaibo, que prefirió no identificarse. 

Los saqueos son eventos cotidianos que ocurren sin falta cuando hay un apagón de muchas horas en el estado. Más de 600 comercios fueron arrasados sin detención ni aprehensión de nadie. Las enfermedades como el dengue, el paludismo y la malaria son tan comunes como una alergia.

Las personas se encuentran en un estado inercial de miseria, donde ya admiten estar adaptados a la situación.

“Si hay que sacar agua de una tubería a mitad de la carretera lo hago, si hay que pagar 100 o 200 dólares para que una cisterna llegue a mi casa y bañarme lo hago. Todo se ha convertido en una lucha por la supervivencia” dijo una residente del norte de la ciudad de Maracaibo.

El Zulia en menos de un mes se convirtió en una pesadilla en la que las personas no pueden salir.

Sin electricidad, el calor y la tiniebla

Los zulianos esperan una respuesta por parte de las autoridades lo más pronto para que termine sus meses de miseria y calor.

Zulia

Jorge Drijas, estudiante de la Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE), comentó:  “Los horarios de servicio e interrupción de electricidad no se cumplen, hay muchas diferencias, comienzan antes y terminan después. En cualquier momento se puede ir y nada es seguro. Se han modificado horarios de trabajos, transporte público, etc… Todo cambió, la vida del zuliano cambió en una semana”. 

 

Básicamente todo es una incertidumbre quienes viven en el occidente.

Elizabeth Martínez vecina de Lagunillas manifestó: “El tema de la luz es muy difícil, es el estado más caliente de Venezuela y sin luz y sin agua es una pesadilla. Antes se decía que los razonamientos eran de bloques de 12×12, 6×6 o de 3×3, pero eso en realidad no existe. Te puede durar la luz 12 horas, pero se te puede ir en cualquier momento y durar 24 horas sin servicio eléctrico”.

Las plantas de electricidad son un producto de primera necesidad para residencias, supermercados, centros comerciales, escuelas y universidades. Las plantas tienen un costo de 2.000 dólares, y cada galón de gasolina para surtir a las plantas cuesta un aproximado de 200 dólares un precio que no todos pueden costear. 

“No podemos ir a la universidad, ni al trabajo, ni a los centros comerciales porque no hay gasolina para que el transporte funcione y la gente tiene que irse caminando cientos de cuadras para encontrarse con que en su lugar de trabajo o estudio no hay luz», dijo Luis Rendueles, vecino de la ciudad de Maracaibo.

 

“Casi ningún comercio en el Zulia está abierto porque no tienen luz o no tienen plantas, otros cierran más temprano por la inseguridad y a las seis de la tarde está totalmente oscuro y nadie sale”, continuó.

Cuando Maracaibo está en oscuridad total todo lo que puedas comprar será en dólares. No existe abasto o tienda que venda en bolívares cuando hay un apagón, así lo afirmó Tirado mientras hacía una cola para la gasolina que estimaba que iba a durar todo el día.

El Zulia está prácticamente paralizado desde el 29 de marzo. En marzo solo se pudieron trabajar apenas 9 días de todo el mes, según el informe de Fedecamaras Zulia.

«Estas condiciones devastaron todo el sistema empresarial con reportes que superaron los 800 millones de dólares en pérdidas, con más de 600 empresas saqueadas, más de 40% de ellas no tienen capacidad de reaccionar y reabrir operaciones», indicó el documento.

“Estamos acostumbrados, nos hemos adaptado, ya no se compra más de lo que específicamente se va a comer ese día. Lo que ya teníamos comprado lo metemos en refrigeradores de amigos o personas con plantas para que se pueda congelar lo que es de la semana”, dijo Martínez.

 

El hielo seco es el nuevo invento para preservar los alimentos si no hay planta o hielo en bolsas. Martínez explicó: “Agarro bolsas o envases, los lleno de agua le pongo sal y lo meto en el congelador. Ahora lo que hacemos es vaciar la nevera y dejar el congelador lleno con agua y demás productos, así se descongele o no. El hielo seco preserva por más tiempo el frío”.

Los centro educativos son los más afectados. Sin luz ni agua es casi imposible ver clases. La URBE implementó un horario especial en la que las horas académicas duran hasta 40 minutos. Otras instituciones salen más temprano y los colegios públicos suspendieron indefinidamente las clases -y como el hambre moviliza- los estudiantes solo van cuando se sirve el almuerzo.

Zulia

“Es horrible. Yo estoy en mi último trimestre y siento que no he visto nada de clases ni he podido hacer como debería mi tesis. Cuando llega la luz a veces dura muy poco o no tienes internet. Vas a clases con calor o sin ir realmente porque mis clases son de noche y tenemos que recortar todo porque no hay luz en la universidad. La defensa de mi tesis la haré sin luz. He perdido semanas de clases porque los profesores no van porque buscan gasolina o porque no tuvieron luz la noche anterior”, dijo consternada.

Los centros comerciales cierran temprano o pasan  días sin abrir y pierden las ganancias. La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ahora custodia todos los edificios para evitar que hayan más saqueos. Toda Maracaibo está afectada por los saqueos, no hay urbanización que no haya sido perjudicada.

El desespero es tal que las personas por el calor de la noche prefieren dormir en las afueras de sus casas y apartamentos.

“Las personas que duermen afuera hacen guardia y los que tienen azotea sacan sus colchonetas y duermen en el techo. En mi casa cuando no hay luz se meten y destrozan los carros, porque los portones son manuales y aunque tienen candado igual las personas se meten” , afirmó Martínez.

Zulia

Foto: @LDanieri

Meses sin agua

Sin electricidad, el servicio que asiste a los otros, poco es lo que se puede hacer para que la vida sea más “apta” en la entidad. En algunas partes de Maracaibo llega el líquido muy esporádicamente. En algunas sectores, los vecinos tienen que comprar cisternas para llenar los tanques que tienen en sus casas, porque el agua no les llega de forma regular en más de ocho meses.

“Hay personas que le llegan una vez cada dos o tres semanas y hay gente que le llega una vez al mes. Personas que no tienen tanques de agua y tienen que comprar cisternas para poder llenar cada balde, tanque de agua, pipotes o lo que tenga. Pero muchos no pueden costear una cisterna y lo que hacen es pedir agua a los vecinos”, aseguró Drijas, quien reside al norte de Maracaibo.

 

Vecinos comentan que en las autopistas se hacen filas de gente con pipotes y carretillas que recolectan agua. Pero son horas para recolectar porque el chorro que sale de la tubería de la calle es muy suave y no tiene presión. El proceso de purificación es inexistente. Las personas sacan agua de las tuberías rotas y luego beben directamente sin filtrarlas o hervirlas lo que causa muchas enfermedades en el estado.

La Guajira es uno de los más afectados por los apagones. Lo único que abunda en el municipio son las enfermedades debido a que es muy difícil que las cisternas  de agua lleguen para allá y los niños se ven en la obligación de tomar agua de la lluvia o de los riachuelos cercanos lo que les causa fiebre, vómitos y deshidratación e incluso en algunos casos la muerte.

Sin aseo pululan alimañas y enfermedades

El estado Zulia tiene varios lagos, el más conocido es el Lago de Maracaibo, es el origen de miles de mosquitos transmisores de enfermedades. La combinación entre la humedad y el calor hacen que haya más insectos y sin aire acondicionado en los hogares los brotes de dengue y paludismo son más comunes.

“El Zulia es conocido por ser un estado sumamente pantanoso, con diferentes tipos de mosquitos. Los riachuelos son un criadero de mosquitos, no están ni siquiera embaulados”, dijo Drijas, quien duerme todas las noches en las afueras de su apartamento en un chinchorro acompañado de su madre y admite ser picado por los insectos toda la noche.

“Yo estoy picado en todo el cuerpo, pero hay casos peores. No solamente en Maracaibo en Perijá la situación está muy complicada y nadie habla de eso. El paludismo en la sierra del Perijá es muy serio. Hay unas cosas increíbles que se ven por allá. Esa gente está olvidada”, manifestó con preocupación.

Las ratas, las cucarachas y demás animales rastreros salieron de las alcantarillas y contaminaron la ciudad y atraen muchísimas más enfermedades. El aseo de la ciudad es simplemente inexistente.

“No había notado lo mal que está la ciudad, hay cucarachas porque la gente deja basura en las cañadas, como no pasa el aseo o hay que pagar para que el aseo recoja los desperdicios entonces es más difícil. Yo no tengo problema en pagar por el aseo, pero siempre son un poco de tipos que lo que quieren es cobrar plata y pedir comida sin cumplir su trabajo”, expresó Drijas.

“Los niños duermen muy mal. Hay brotes de dengue, no hay aire. Las niñas salen de los colegios con los cachetes rojos porque se va la luz en medio de una clase. Esto es inaguantable”, dijo una madre preocupada por la salud de su hija que todos los días le dice que no quiere volver al colegio por el calor tan insoportable que hace.

 

Gasolina y transporte

La falta de gasolina también afecta al transporte público. Las colas pueden durar tres o cuatro días y ahora se implementó un nuevo mecanismo “VIP” para aquellas personas que quieren pasar de primeras en la fila. El costo es de 5 a 10 dólares. Por eso muchas de las personas prefieren dejar su carro más de 96 horas en una cola.

“Siempre vemos personas armadas con armas largas haciendo las colas VIP para poder pagar la gasolina. No hay efectivo, no hay para pagar el transporte público y la gente prefiere caminar cientos de cuadras para llegar a trabajar”, aseguró Drija.

La situación del estado Zulia es preocupante las personas admiten estar acostumbrándose. Las circunstancias son muy desesperantes cientos de personas definen el último mes que están pasando como cruel e inhumano.

Marzo terminó siendo el peor mes en la historia contemporánea de Venezuela para el sector productivo del Zulia, y no hay muchas esperanzas para abril. Los zulianos, en todos los municipios, aún esperan repuestas del gobierno de Maduro, pero todo indica que su gabinete, en la capital, se olvidó de la miseria y prefieren ignorar lo que se vive en occidente.

Zulia

Foto: @gusocandoalex

Omar Prieto, quien gobierna la entidad, emitió solo un decreto para “ayudar” a los zulianos fue decomisar las pocas plantas eléctricas sin uso. Sin embargo, vecinos y ciudadanos de los municipios afirman que Prieto está incautando todas las plantas que puede, estén siendo usadas o no.

Mientras el infierno Zulia se normaliza, estos venezolanos se hunden cada vez más en la miseria. Cientos de personas fallecen en los hospitales que no escapan de la realidad de la escasez de lo básico.

La situación es cada vez más grave. Pocos venezolanos de a pie conocen lo que está pasando en Zulia, muchos lo ignoran, entre el bloqueo informativo, la tiniebla de la conectividad limitada e incluso en la cotidianidad de “resolver” el día. Mientras que las autoridades y responsables que bien están al tanto del caos de la entidad prefieren ignorar la situación del Zulia que se ahoga ante la mirada y desidia del Ejecutivo nacional y regional.