<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

porcina

El cerdo está de moda: ¿Qué detonó el boom? ¿Es de verdad un boom?

En Venezuela, el cerdo ya no es únicamente sinónimo de sándwich de pernil o de comida navideña. El año pasado se sacrificaron 20.000 madres cerdas para poder cubrir la demanda de los venezolanos que querían comer cochino. Antes, los proveedores nunca habían vendido “lomo de cerdo de madre”. El problema es que, aunque aumenta la demanda final, la crianza es cada vez menos rentable. Las tendencias de consumo, sean comerciales o domésticas, no se compaginan con la realidad productiva  Si bien el pollo y la carne de res eran las proteínas utilizadas con mayor frecuencia en la cocina de los venezolanos,  durante el año 2017  un conjunto de factores económicos, gastronómicos y nutricionales se unieron  y construyeron un escenario diferente que hizo más popular a la carne de cerdo. Esta proteína comenzó a verse mucho más tanto en las neveras de los venezolanos como en las propuestas gastronómicas de varias ciudades. El ingeniero agrónomo Otto Gómez señaló que en diciembre del año 2016 existían 65.000 madres cerdas en Venezuela. Sin embargo, para diciembre del año pasado solo quedaban entre 40.000 a 45.000 madres aproximadamente. Valerio Valentini, socio de Alimentos Portonovo, aseguró que las 20.000 cerdas fueron sacrificadas por el exceso de demanda ante la incapacidad de los proveedores para cubrirla. A su vez, el presidente de la Coordinación Nacional de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos Saúl López explicó que en diciembre, el aumento de la demanda pudo estar dado por la presión del Gobierno venezolano hacia los proveedores de cerdo para poder cumplir con la promesa de regalar pernil.