Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La radio AM y el sonido inmortal de la marimba

RadioAM
27/05/2019
|
FOTOGRAFÍAS: ALEJANDRO CREMADES

Sin importar las interferencias, el sonido roto y añejo de la amplitud modulada, sus ondas trascienden las montañas y escalan los barrios. El sonido limpio de la FM no impide que aún la AM resuene, sobre todo en las zonas populares del país

Sintonizar una radio AM incluye escuchar historia. La señal en amplitud modulada en Venezuela nació el 20 de mayo de 1926 cuando se inaugura la primera transmisión radiofónica en el país. La señal era la de AYRE y la voz la de Alberto Müller. De allí viene la celebración del Día de la Radio en el país. Dos años más tarde, le llegó la censura. Eran tiempos de dictadura, hoy como ayer.

Nueve décadas más tarde, la amplitud modulada se niega a morir. Es más, es fuerte dentro del gusto popular. La música latina, la marimba y las voces feriadas de los locutores de Radio Rumbos son la mejor compañía para Isabel Sánchez, una sexagenaria casi ciega, quien no tiene más remedio que pasar sus días postrada en su cama con una pierna amputada. Sin falta, cada mañana a las 5:00 am Sánchez sintoniza el dial 670 KHz, a la espera de su vecina Magaly Cune, quien a las 8:00 am acude a su casa para llevarle un poco de café. “Isabel es una señora prácticamente sola, que ni tiene ni cómo moverse. Yo voy cuando puedo porque ella es como de la familia. La diabetes le ha ocasionado todos esos problemas de salud”, comenta Cune.

EmisorasAM-cita5Como fiel oyente, Sánchez siempre está comunicada con la emisora. Sin embargo, debido a una falla ocasionada por los apagones de los últimos meses su teléfono se averió. Aun así, el nombre de Isabel Sánchez es recurrente durante la transmisión de Radio Rumbos, pues la escasez de medicamentos y material médico la han obligado a solicitar ayuda como sea. Ahora pide una silla de ruedas.

Tanto para ellas como para muchos ciudadanos la radio se ha convertido en algo más que solo información o entretenimiento. Cada vez son más personas las que acuden a las emisoras de la amplitud modulada para presentar quejas de servicios públicos, hacer denuncias, solicitar medicamentos o pedir empleos, entre otras cosas.

“Después de Dios, confío en la radio”, confiesa Nelson Mendoza, quien asegura que después de 15 días sin agua en su urbanización ubicada en Catia todo volvió a la normalidad gracias a las constantes denuncias que hicieron él y sus vecinos a través de los radiodifusores AM. “No es la primera vez que se llama para hacer este tipo de reclamos, siempre trato de ser puntual, pero todo salió bien por la presión que se hizo por las emisoras”, señala.

EmisorasAM-foto01

 

Aunque le da un poco de vergüenza por tantas llamadas que realiza semanalmente, Mendoza tampoco duda en utilizar la voz de la radio para obtener ayuda. Según él, las donaciones por parte de los oyentes son la única esperanza para mantenerse saludable. La pensión no le alcanza para comprar los medicamentos necesarios para tratar su insomnio y ansiedad, y el gobierno tampoco le ha brindado ningún tipo de apoyo. “He ido a Farmapatria, pero los medicamentos se agotan rápido. La radio es mi salvación. A mis 64 años no sé usar esas cosas de redes sociales, ni siquiera un computador o un teléfono inteligente”, afirma Mendoza. Por suerte, aunque no con la frecuencia que desearía, no ha dejado de recibir llamadas ni donaciones.

Carreras de caballos, béisbol, teatro popular, fiestas tradicionales, música latina en todos sus géneros e información relevante para las comunidades conforman la parrilla de programación de emisoras populares. Como productor general de Radio Rumbos, William Jiménez Liscano procura que todos los programas radiofónicos se enfoquen en las necesidades de su público, generando empatía e identificación. “Como nosotros sabemos que tenemos más gente de ese tipo, gente popular, que vive en los barrios, que vive en las zonas populares, entonces le enviamos un mensaje mucho más parecido a lo que ellos necesitan”, enfatiza Jiménez Liscano.

La cercanía con la audiencia es una de las características que distingue a la amplitud modulada de la frecuencia modulada. Cómo preparar un almuerzo nutritivo con pocos recursos, dónde conseguir productos y alimentos económicos o qué hacer en caso de que se rompa una tubería en la comunidad, son algunos temas que abordan. “También nos enfocamos en ayudar a resolver los problemas del público. Incluso, nuestros clientes son pequeños, que si el restaurancito de San Agustín, el señor que arregla los zapatos, negocios pequeños, pues, a los cuales tenga acceso cualquier persona”, argumenta el productor.

Lo cierto es que la amplitud modulada parece haberse quedado atrapada en el tiempo. Siendo pionera de la radio en el mundo y en Venezuela, se vio amenazada una vez que se instala la frecuencia modulada en 1975 con un sonido más nítido, agradable y detallado, un lenguaje sobrio y música moderna. En Venezuela hubo un respiro, pues las emisoras FM comenzaron a operar comercialmente más de una década después, a finales de los años 80.

EmisorasAM-cita4Para Jiménez Liscano, con 50 años de trayectoria en la industria de la radio, la llegada de la FM significó un retroceso comercial para la AM. No obstante, indica que ambas frecuencias tienen su propio encanto; la amplitud modulada no solo sobresale por su estilo vintage y popular, sino también por su carácter informativo y útil. Son dos coberturas diferentes que construyen lenguajes, espacios e imágenes radiofónicas particulares.

De acuerdo a Jaime Nestares, director de Radio Caracas Radio, tanto en Venezuela como en el resto del mundo las emisoras AM mantienen un 40% de audiencia gracias a la extensión de sus radiotransmisores capaces de cubrir hasta ocho radiodifusoras FM. Por razones técnicas, y gracias a las características de su tipo de emisión, las AM abarcan mucho más territorio aunque sea con peor sonido. Pero contabilizar cómo se traduce ese alcance en audiencia es difícil, pues desde hace más de diez años no se realizan estudios de audiencias enfocados en la amplitud modulada que determinen cómo se posicionan frente a la frecuencia modulada en el país.

EmisorasAM-foto5

En comparación con otros medios de comunicación de masas, como la televisión, el cine, y el Internet, la radiodifusión se ha quedado atrás como objeto de investigación. Fidel Pérez Valera en su libro La radio es una cosa buena (2013) concluye que existe una falta de interés por parte de teóricos, académicos e investigadores, que hasta se podría considerar una tradición en Venezuela, Latinoamérica y Europa.

Los pocos estudios públicos se enfocan en las emisoras FM, donde el negocio de la radio florece un poco más y la competencia puede ser mayor. De acuerdo a Nestares, el mercado que conforma el posible 40% de la amplitud modulada se reparte entre unas 10 emisoras, mientras el 60% restante corresponde más de 50 emisoras de frecuencia modulada. Por ello, para las organizaciones que elaboran planes de medios les resulta más fácil concentrarse en emisoras FM. Por su parte, Jiménez Liscano señala que además de la inseguridad que abstiene a los ciudadanos a participar en encuestas, las presiones y vigilancia por parte del Gobierno limitan a los radiodifusores a restringir su información, y por lo tanto a realizar algún estudio.

EmisorasAM-cita3Aunque no hay investigaciones que lo determinen, gracias a un público maduro las emisoras de la amplitud modulada mantienen su dial en las zonas populares. Según el director de Radio Rumbos, Enrique Rondón Nieto, el sonido reiterativo de los teléfonos y los constantes mensajes de la audiencia son prueba suficiente de que tienen oyentes. “Nos han llamado hasta para corregir la hora o a algún artista de alguna canción”, advierte.

En mayo de 2019, la firma The Media Office publicó el estudio Coyuntura e información en Venezuela, el uso de los medios en el marco de la crisis política, en el cual se determina que el 39,4% de la población se informa a través de la radio, incluso más que por televisión. En tiempos de pantallas censuradas, las ondas brindan algún respiro.

EmisorasAM-foto3

Para Isabel Sánchez, Magaly Cune y Nelson Mendoza las emisoras AM van más allá de un apoyo personal o entretenimiento. Desde niños sus padres los criaron con radionovelas, la estética sonora feriada y un universo musical clásico. La tradición de una era dorada permanece en emisoras como Radio Continente 590 AM, Radio Rumbos 690 AM, Radio Capital 710 AM y Radio Tiempo 1200 AM. Otra emblemática en ese formato era YVKE Mundial 550 AM que, al ser propiedad del gobierno nacional, incluye un marcado acento partidista en su estilo popular. “Me encanta porque es de mi época. Incluso, la tradición de anunciar la hora en Radio Rumbos, por ejemplo. Yo vivo por ese momento en el que suenan las campanitas y el locutor anuncia la hora”, afirma Cune.

La crisis no es estéreo

Los problemas políticos, sociales y económicos que enfrenta Venezuela posicionan a las emisoras AM y FM en un periodo de incertidumbre. Los cortes eléctricos perjudican los equipos. “Hace poco me enteré que se quemaron dos placas de los transmisores en Radio Rumbos, por eso últimamente la emisora se oye con mayor interferencia. Hay equipos que son muy costosos o que tienes que traer de afuera, además el mercado en este momento está paralizado porque no se sabe cuál será el desenlace político”, señaló Rondón Nieto.

EmisorasAM-foto4

Un año tardó en recuperarse Radio Caracas Radio luego de haberse quemado las tarjetas de su planta eléctrica en El Junquito, 80% del transmisor principal y 40% del transmisor de respaldo, producto de unos trabajos diferenciales en la antena de transmisión. Hasta hace semanas el director de esta radiodifusora Jaime Nestares celebraba porque después de meses de arduo trabajo 80% de los transmisores se habían reparado. La alegría le duró hasta que funcionarios de Conatel llegaron a la emisora para apagarla y censurarla, el 30 de abril. “Era un documento sencillo, sin fecha y firmado por Jorge Rodríguez”, revela Nestares. A las 12:00 pm, la frecuencia 750 AM ya no estaba al aire. Desde entonces, solo estática.

EmisorasAM-cita2La excusa por parte del Gobierno para cerrar medios de comunicación es el vencimiento de las concesiones. El 12 de junio del año 2000 se publicó en gaceta oficial N˚ 36.920 la Ley Orgánica de Telecomunicaciones que sustituyó el sistema de concesiones a la radiodifusión sonora y televisión abierta por uno de habilitaciones administrativas y concesiones. Según el artículo 21 y 73 de esta ley, las concesiones serían otorgadas y renovadas por periodos de 20 años. Como explica Nestares, se acordó que la transformación duraría dos años, lo cual nunca sucedió. El permiso de RCR venció en 2007.

“Al igual que muchas radios del país, hicimos todo lo necesario para que nos transformaran el título y no lo hicieron. Acudimos a cuanta solicitud de documento, a todo proceso de renovación de título que hubiera habido. Y estuve desde 2002 pagando impuestos de licencia, impuestos de ley y tasas de ley como debía ser, por tanto el reconocimiento del Estado hacia RCR desde 2002 era pleno”, explica Nestares.

EmisorasAM-foto2

En 2009 Conatel ordenó el cierre de 32 estaciones de radio, y en 2017 de al menos 40 radiodifusoras más, de acuerdo a las cifras presentadas por el Instituto de Prensa y Sociedad Venezolano en el Índice de libertades informativas IPYS 2018, publicado el pasado 30 de marzo. Aunque la mitad de estas emisoras volvieron a salir al aire en 2018, aún esperan una respuesta de sus trámites por parte del Estado.

El estudio también reveló medidas de censura durante el período con el cierre de tres programas de opinión; Galanes de Radio de La Mega 107.3 FM y Gente de Palabra transmitido por Unión Radio 90.3 FM, en Caracas; y Mar de Fondo en la 98.3 FM en Anzoátegui. Asimismo, ese año Conatel ordenó la salida del aire de las emisoras La Nueva Mágica 99.1 FM y 92.9 FM.

Además del cierre de RCR, en el transcurso de 2019 el Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa (SNTP) ha denunciado la clausura de la emisora Tropical 99.7 FM en Aragua, y Criolla 92.9 FM y La Mega Hertz 96.5 FM en el estado Apure.

EmisorasAM-cita1“La expresión digna de la lucha por la libertad”, así define Nestares a este episodio oscuro de Radio Caracas Radio, y en la historia de Venezuela. Ese 30 de abril la emisora se dedicaba a lo que siempre hizo desde su fundación como pionera en 1930: informar. En un sistema de Gobierno donde la figura de la ley desapareció, para Nestares el cierre de la radiodifusora era previsible. “No por la licencia sino por cualquier razón. El tirano ahora es más cruel, cruento e impredecible”, afirma. Aun cuando casualmente desde el 30 de abril en la esquina donde se encuentra ubicada su sede la energía eléctrica dejó de funcionar, RCR no se rinde y, con plantas eléctricas, continúa operando y transmitiendo por Internet y plataformas de streaming.

EmisorasAM-foto6

RCR era una de las radiodifusoras con mayor audiencia en el país, hasta el punto de considerarse competencia de las estaciones FM de Caracas, y con un alcance de tan extendido que tenía audiencia en hasta en Guárico. En la capital estuvo posicionada entre las diez estaciones de radio más escuchadas, según un estudio elaborado por FM Center. Nestares no tiene dudas que los oyentes fieles a sus radios receptores seguirán buscando RCR, a pesar de que el acceso a Internet es menor. “Hemos recibido fotos de oyentes que ponen a sus abuelitos a escuchar la radio a través de la web. Hay señales de que la gente nos sigue buscando”.