<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

AMLO

AMLO, Venezuela y la geopolítica regional

El ofrecimiento hecho por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de suministrar gasolina a Venezuela, parece traslucir una intención de pisar firme dentro del tablero geopolítico continental

López Obrador reitera su postura en cuanto a Venezuela

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró este lunes que su país mantendrá su principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos en la crisis con Venezuela."Nuestra postura es la misma, es lo que establece nuestra Constitución. No nos vamos a mover de ahí", dijo el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en su rueda de prensa matutina.

Agregó que México tiene "que ser respetuoso con los principios de no intervención, autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de controversias", pues estos son los fundamentos de la política exterior mexicana.

Destacó que los diplomáticos mexicanos han recomendado actuar bajo estos principios y ser "muy prudentes".

De esta manera, continuó López Obrador, se logrará también "fortalecer la soberanía" y que "no haya ningún gobierno extranjero que quiera entrometerse en asuntos internos de México".

Tras estas declaraciones de López Obrador, el conservador Partido Acción Nacional (PAN) denunció el "lamentable" posicionamiento del líder del Ejecutivo.

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, afirmó que la posición del Gobierno mexicano frente al conflicto en Venezuela responde a una política del siglo pasado y, además, "no refleja la opinión" de la ciudadanía.

El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se adjudicó las competencias del Ejecutivo, como presidente interino, el pasado miércoles en el marco de lo que llamó la lucha en contra de la "usurpación" de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro, al que considera "ilegítimo".

Una decisión que reconocieron países como Estados Unidos, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador y Costa Rica.

Desde el arribo a la Presidencia el 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador aseguró que, en relaciones exteriores, mantendrá el principio de no intervención.

Con base en este principio, México no firmó a inicios de enero una declaración del Grupo de Lima en el que los países miembros acordaron no reconocer la "legitimidad" de un nuevo gobierno de Nicolás Maduro y lo instaron a no efectuar la asunción del mando el 10 de enero.

Los Gobiernos de España, Francia, Alemania, Portugal y Reino Unido dieron este sábado un ultimátum de ocho días de plazo a Maduro para que convoque elecciones en Venezuela y, si no lo hace, reconocerán a Guaidó como presidente del país.]]>

Gobierno de México reconoce a Maduro frente a crisis venezolana

México ratificó este miércoles su reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y llamó a una solución a la crisis política en ese país luego de que el líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se juramentara como presidente interino ante una multitud de seguidores tras una jornada de protestas.

AMLO anuncia dos salarios mínimos para 2019

El gobierno de México anunció este lunes aumentos al salario mínimo que alcanzarán el 100% en los municipios que bordean la frontera con Estados Unidos, argumentando que un impulso a la economía de esta zona inhibirá la emigración ilegal a territorio estadounidense.

Rey de España acudirá a la investidura de López Obrador el #1Dic

El rey de España, Felipe VI, viajará a México a la investidura de Andrés Manuel López Obrador como presidente de ese país después de su triunfo el pasado 1 de julio. Esta es la primera vez que Felipe acudirá como monarca a una ceremonia en un país latinoamericano, desde que su padre, Juan Carlos I, dejara el trono en 2014.

Brasil y México mueven los ejes políticos y empresariales de América Latina

Los dos países más grandes de la región ven surgir figuras poderosas con un discurso antisistema y las promesas de generar cambios radicales. Ambos trabajan las emociones de frustración de la población, Manuel López Obrador desde posiciones de izquierda, mientras que Jair Bolsonaro asume banderas de la derecha radical. Ambos líderes ganan terreno - el primero ya como presidente y el segundo como candidato favorito- gracias al desprestigio de las instituciones, el fracaso de los partidos y el rechazo a la corrupción.