José Tomás Angola

"Ningún hombre es una isla" ultimas funciones en Asociación Cultural Humboldt

El año es 1959. El lugar, la finca Vigía en Cuba, propiedad de Ernest Hemingway. Una mañana tormentosa, durante la época de huracanes tropicales del Caribe, es el telón ideal para “NINGÚN HOMBRE ES UNA ISLA”, un drama que se sirve del gran escritor estadounidense, y su esposa Mary, para que José Tomás Angola (Caracas, 1967) reflexione sobre algunas de sus preocupaciones artísticas, motivos de creación que ya ha explorado no solo en el teatro, sino en la poesía y la narrativa.