Prepagos

7 tips para levantarte a una prepago en tiempos de crisis

Las prepagos y sus voluptuosos cuerpos, llegaron para quedarse y renovar por completo el concepto de emprendimiento. Son muchos los hombres que sueñan y fantasean con poder levantarse a una y disfrutar, sin pagar un centavo, de las mieles del silicón, los culos masivos, las extensiones y las uñas acrílicas, que algún efecto hipnótico han de tener

Prepagos venezolanas conquistan Panamá

La República Bolivariana se ha convertido en una potencia exportadora de prepagos. Los provocadores servicios de quienes venden caricias hoy se encienden en Panamá. Las colegas de la región, sin embargo, preocupadas y en cólera alzan su voz de protesta: “las venezolanas se están llevando los clientes”. Una queja que enfrenta a locales e importadas en el itsmo, en el Día Internacional de la Trabajadora Sexual que se conmemora cada 2 de junio

Sin licencia ni carnet de sanidad para ser prostituta

El negocio de la prostitución no se salva ni con el coitus interruptus de la crisis generalizada del país. No hay preservativos ni mucho menos reactivos para diagnosticar enfermedades de transmisión sexual, requisito irrefragable para la emisión del carnet de sanidad. Hoy las mujeres del gremio se sienten más desprotegidas y devaluadas que nunca

En Venezuela mandan las explotadas

Aunque no existen estadísticas, es una realidad que se palpa en la calle: hay más curvas entre nosotros. Algunos casos, como el de la modelo Aleira Avendaño, representan el punto más alto de una moda que se aleja del ideal de belleza tradicional. Si antes los cuerpos delgados “tipo miss” era la aspiración de muchas mujeres, hoy el patrón es otro. La mayor prueba de esta tendencia se constata en las vitrinas de las tiendas venezolanas y en las playas a reventar de cuerpos en esta Semana Santa

Fotografiar prepagos: los retratos de la carne

El negocio de la prostitución es tan amplio como el catálogo de nalgas, curvas y tetas que oferta. Se ramifica. Los fotógrafos son parte de este comercio de orgasmo de alquiler. Toman las imágenes que luego se exponen ante los clientes ávidos de cuerpos retocados