<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

proteína

Ahora todos comemos cerdo en Venezuela: ¿Qué detonó el boom?

En Venezuela, el cerdo ya no es únicamente sinónimo de sándwich de pernil o de comida navideña. El año pasado se sacrificaron 20.000 madres cerdas para poder cubrir la demanda de los venezolanos que querían comer cochino. Antes, los proveedores nunca habían vendido “lomo de cerdo de madre”. El problema es que, aunque aumenta la demanda final, la crianza es cada vez menos rentable. Las tendencias de consumo, sean comerciales o domésticas, no se compaginan con la realidad productiva]]>

Todo lo que se mueva es carne: a la búsqueda de la proteína perdida

Los parientes de Bambi, peces de río, moluscos, roedores, reptiles y hasta insectos y arácnidos, todos con etiqueta de hecho en Venezuela, podrían enriquecer nuestra mesa con planes a largo plazo y un gran viraje cultural, si bien nunca acallar por completo mugidos y cacareos. “El futuro, más que en el mar, está en el agua”, asegura el ingeniero químico Rodrigo Agudo

La Carnivoría, una mirada cercana al producto nacional

En un país donde la crisis proteica esta a la orden del día, recordar la tradición y el valor de nuestro producto a veces, se convierte en una fantasía llena de recuerdos del más allá, pero que vale la pena nombrar para despertar la importancia que tienen nuestros productos y los protagonistas que se encuentran deseosos al rescate. Conoce La Carnivoría: uno de esos lugares que permiten tales ensueños