Toronto

La tragedia nacional en un Toronto

Hace cinco años y en este mismo portal escribí un artículo que intitulé “Nuestra tragedia en un Toronto”. En aquel momento advertí de la hiperinflación que nos azotaría, no por tener conocimientos profundos de economía, sino por mero sentido común. No me equivoqué, por desgracia. Cito parte de él:

Nuestra tragedia en un Toronto

Cuando estaba en kínder, hace 51 años, un Toronto costaba una locha. Y eran enormes, nada que ver con lo mermados de hoy. Con un bolívar —que era una fortuna para un niño— yo podía comprar ocho Torontos.