Volcán

Volcán de La Palma se enfría y la gente sueña con reconstrucción

La vida de gente común de la preciosa isla de Canarias cambió por completo con la erupción y los torrentes de lava. Ahora parece que el monstruo se enfría, ha dejado de gruño. Pero unas 7.000 personas se encuentran todavía desalojadas y aún quedan casi 600 vecinos albergados en hoteles, sin perspectivas de recuperar un hogar.

Volcán de La Palma vierte río de lava que consume casas y cultivos

La lava a unos 1.075 grados de temperatura se mueve a unos 700 metros por hora y sepulta estructuras y cultivos. La erupción volcánica comenzó en la tarde del domingo 19 de septiembre en los alrededores de Las Manchas, en El Paso (La Palma), después de que el complejo de la Cumbre Vieja acumulara miles de temblores en la última semana, conforme el magma iba presionando el subsuelo en su ascenso. Las autoridades habían comenzado horas antes evacuar a las personas con problemas de movilidad en cuatro municipios. Ya hay más de 5.000 personas desalojadas.

La Palma, Canarias, sacudida por erupción del volcán Cumbre Vieja

Ya hay más de 1.300 personas evacuadas en seis barrios del norte de La Palma y crece la preocupación porque la lava provoca incendios forestales. Los científicos y autoridades miden la magnitud de la erupción que lleva varias horas y tratan de anticiparse a los daños. Prevén desalojar hasta a 6.000, informó TV Española. "No es previsible saber cuánto va a durar. Hay que ver si la evolución de la lava va a ser la de esta velocidad y si se producirán más fisuras", agregó en el informativo de TVE. "Las cosas caminan dentro de la normalidad dentro de la lógica preocupación".