Bajo Terapia: esas parejas somos todos

Escrita por el argentino Matías del Federico, el grupo Skena apuesta nuevamente por la comedia para transmitir mensajes esenciales: Bajo Terapia estará en el BOD hasta el 15 de diciembre

Actrices, actores y el director. Todos coinciden en destacar algo particular: en las parejas de esta obra, en lo que cuentan, en los gestos, en momentos particulares el espectador se verá reflejado, establecerá la conexión, el “yo estuve ahí”. Y ese es un elemento poderoso.

Bajo Terapia es la más reciente producción del grupo Skena. Tan reciente que fue estrenada el viernes 15 de noviembre en la sala PH del Centro Cultural BOD. La dirige Armando Álvarez Esáa, quien viene de anotarse dos éxitos: su participación en el equipo de dirección de Los Miserables y antes de eso, la puesta en escena de El Tratamiento, del autor español Pablo Remón.

Para El Tratamiento hizo una apuesta: armó un elenco compuesto en su mayoría por comediantes (Verónica Gómez, Rodrigo Lasarte y Ricardo Del Búfalo) sin experiencia teatral profesional, por la actriz y animadora Edmary Fuentes y por el actor y también director Juan Carlos Ogando. Y fue una apuesta ganadora que sumó más de 6 mil espectadores.

Así que incluso antes de terminar esa temporada –de mayo a julio- ya estaba decidido que el experimento se repetiría, aunque con algunas variantes.

Bajo Terapia es una comedia. Pero no es una mera sucesión de chistes. Escrita por el argentino Matías Del Federico, el texto y la propuesta tienen la sencillez suficiente como para terminar disparando en el espectador otras emociones y reacciones más allá de la risa.

Y sí, el público ríe: en muchas ocasiones porque es gracioso lo que sucede en el escenario y en otras porque lo que ocurre es tan rudo que la risa ayuda a digerirlo.

Bajo Terapia funciona muy bien para hablar sobre los problemas de pareja, sobre los celos, el sexo, el engaño. Es como las canciones románticas que abordan esos temas tan cercanos y hacen que te sientas identificado con sus letras”, explica Armando Álvarez: “Pero tiene también un detalle, el giro final del cual no puedo decir más y que refleja una gran problemática latinoamericana. Y justamente por eso quisimos hacer esta obra. Es algo que buscamos cuando elegimos montar una comedia: que haya algo más, que te haga pensar”.

La pieza de Matías Del Federico se estrenó en enero del año 2015 en el Teatro Metropolitan de Buenos Aires y desde entonces ha tenido versiones en otros 16 países, incluyendo a España, Italia, Croacia, México y Estados Unidos. Con Venezuela suma uno más.

Lo que verá el público es así: tres parejas llegan a un salón para una sesión de terapia fuera de lo convencional. Allí encuentran instrucciones escritas por su psicóloga –Antonia- que los llevarán a abordar sus problemas, a exponer ante los otros los asuntos que les condujeron a buscar ayuda profesional. Y esa dinámica de los seis va propiciando momentos hilarantes y otros más duros que conducen, finalmente, a un desenlace sorpresa muy original.

“Aquí el teatro funciona como una especie de psicólogo”, señala el director: “La gente se verá reflejada en esas parejas y quizás hasta podrían encontrar elementos que los ayuden a resolver sus propios problemas. Es lo que nos gusta pensar que puede ocurrir. Estás en una carcajada y de repente te echa un bajón que te deja pensando. Y luego vuelve la carcajada”.

Las parejas en escena son Verónica Gómez y Rodrigo Lasarte, Alejandra Otero y Augusto Nitti; y Sonia Villamizar y Juan Carlos Ogando.

skena

 

Verónica Gómez

“Mi personaje es Tamara, una arquitecta de 36 años que tiene una relación súper cool con Esteban, pero en la que hay un problema: ella no quiere vivir con él”.

Así comienza a explicar la locutora y comediante su papel en Bajo Terapia: “Ellos tienen una vida sexual muy abierta, están de buen humor todo el tiempo, pero a medida que se desarrolla la obra te vas enterando de que hay un trauma, un asunto importante. En El Tratamiento había que hacer varios personajes a la vez, pero aquí me toca actuar más en otros niveles, con drama, con llanto. Eso me obliga a explorar otras facetas. Y es duro. Me gusta mucho que para el espectador el comienzo es relajado, pero tiene un giro final que sorprende, que te despierta con un llamado de atención importante”.

Rodrigo Lasarte

“Esteban es ese pana loco, inmaduro, con una energía envidiable, hiperactivo desde que abre los ojos en la mañana. Le encanta estar de buen humor, es disperso y muy horny. Va a terapia porque tiene un problema con su pareja que a simple vista es muy sencillo. Eso en una primera capa, porque parte de la magia de esta obra es que los personajes tienen varias capas, siempre hay más”.

Lasarte, locutor y ahora definitivamente actor, ha asumido esta nueva faceta con el compromiso que amerita el caso: “Ha sido muy intenso estar este año en dos obras con Skena. Tuve primero la oportunidad de protagonizar con un personaje tan gris, tan vapuleado como el de El Tratamiento y cuando me ofrecieron leer otro libreto lo dudé al principio. Pero al leer el texto y conocer a Esteban encontré que tenía todo lo que yo quería para seguir adelante con esta experiencia actoral: dinamismo, divertirme, explorar. Eso –y la vuelta que da el guión- me atrapó”.

Otero

 

Alejandra Otero

“Andrea es una mujer muy tímida, sumisa, depresiva y tiene problemas con el alcohol. El alcohol es su vía de escape. Un cuadro muy complicado… De hacer este personaje me gusta que hay una evolución muy clara a medida que avanza la obra. Y es un reto actoral”.

A Alejandra se le conoce hoy más por su trabajo en comedia, pero su formación inicial fue como actriz. Y ahora vuelve: “Hice mucho teatro con un grupo experimental, pero la última obra en la que estuve fue Uno más y la cuenta, hace ya como seis años. El ritmo del teatro es distinto a la comedia y la improvisación, es más intenso. Había decidido no hacer más teatro en algún momento, pero esta obra reúne todo lo que quería para regresar: un buen texto, una buena dirección, un buen elenco. Es una comedia, pero también es un drama lo que sucede en escena realmente. Te hace reír, pero te hace pensar mucho. Todos hemos pasado por cosas similares a las que vemos en estas parejas y por eso te ves reflejado en ellas”.

Augusto Nitti

“Roberto es una persona muy rígida, machista y posesivo. Viene a esta terapia por que su esposa ha venido antes y él accedió a ir a un par de sesiones porque, a su manera, la ama. Aunque la verdad es que no sabe qué esperar de esto. Roberto es agente comercial, pero no es un tipo muy sociable: hace su trabajo y vuelve a su casa con su esposa y su hijo. Es un tipo primario: cuando tiene que coger, coge y va y viene. Es egoísta, no dialoga mucho y llegado un punto, te puede meter una mano y fracturarte el tabique. Pero es un hombre familiar y ama, a su manera”.

Nitti es actor con trayectoria en teatro, cine y televisión. Y este año se le ha visto en la obra Digan lo que digan, junto a Adriana Peña, animadora de La Bomba, y también en la telenovela Ellas aman, ellos mienten, de Televen.

villamizar
 

Sonia Villamizar

“Paula es la esposa de Ariel, interpretado por Juan Carlos Ogando. Es una pareja con 20 años de casados. Ella es abogada, es una mujer firme, con bastante carácter. Y como es un poco abierta a escuchar cosas nuevas le da curiosidad explorar la terapia en grupo. Ariel y Paula tienen dos hijos, uno adolescente y otro más pequeño, y viven los típicos problemas de los padres. Como pareja, ya están acostumbrados a la vida que llevan. Están ahí, eso es lo que tienen. Ella es una mujer con temple, defensora de las mujeres. Le molestan el machismo y los hombres posesivos a pesar de que su marido es un poco controlador. Pero ella siempre trata de imponerse”.

Villamizar, actriz de teatro y televisión, aporta con Ogando la experiencia en escena. Desde hace algunos años actúa y produce Dramas y caballeros, junto a María Antonieta Duque. “Pero la última obra que hice con elenco y que no produje yo, fue Idiota, también con Skena, en la que estuve con Basilio Álvarez”.

“Conocía de antes a Augusto Nitti y a Juan Carlos. Vero, Rodrigo y Ale han sido para mí una revelación: son disciplinados, son gente que escucha y nos llevamos muy bien. A mí la comedia con contenido me encanta y en el teatro me he volcado a la comedia porque es una manera idónea de llevar un mensaje. El drama me gusta más para la televisión, en teatro prefiero este tipo de comedia”.

Juan Carlos Ogando

“Ariel se presenta como parte de una de las parejas formales de la trama. Tiene 20 años de casado y dos hijos. Y su relación pasa por las cosas de una pareja de tantos años: la rutina los ha consumido. Su esposa habla y habla y manda y él solo quiere que lo dejen en paz. Su esposa es abogada y él solo quiere un poco de aire. Es un tipo totalmente amargado. No es un sometido, pero pasan por esa condición de tener ya juntos 20 años. Y todo cambia al final de la obra”.

Ogando es uno de los pilares del grupo Skena. Actor, director, ingeniero y directivo de Televen, este año dirigió la exitosa Renny presente, actuó en Los hombros de América, Animal político y en El Tratamiento.

“Skena está cumpliendo 40 años y había que celebrarlo así: trabajando. Seguimos siendo firmes creyentes de que el teatro es una tabla de salvación para la gente. La cultura nos salva, nos hace ser más civilizados como sociedad. Y la civilización siempre vencerá a la barbarie”.

 

Bajo terapia: viernes y sábados a las 7pm; domingos a las 6 pm. Centro Cultural BOD, Caracas