Cuarentena en el paraíso: los franceses “atrapados” en Los Roques

Tres franceses profesionales del kitesurf se quedaron en Los Roques tras la declaración de alarma y la suspensión de vuelos. De momento la pasan bien y disponen de todo lo que necesitan haciendo cuarentena en el paraíso

Val Garat, Louka Pitot y Arthur Guillebert son tres kitesurfistas profesionales que, acompañados de su amigo y camarógrafo William, visitaron Los Roques desde Francia y poco sabían sobre cuánto tiempo se iban a quedar.

Val Garat es campeón en Francia, rankeado séptimo en el mundo. Pitot fue campeón mundial juvenil dos veces y tres veces campeón juvenil de Francia, está rankeado como el noveno del mundo. Y Guillebert fue campeón de Europa dos veces seguidas y es el séptimo del mundo de la modalidad “freestyle”.

Val fue a Los Roques hace tres años y desde entonces él y sus dos amigos regresan todos los años porque les parece un lugar mágico para hacer kitesurf. Esta vez vinieron acompañados de William, un videógrafo con quien harían una serie de grabaciones en el archipélago.

“Es uno de los mejores spots para obtener material fotográfico y de video en nuestra profesión por su belleza, además amamos venir todos los años”, explicó Garat desde El Gran Roque.

Los Roques

El plan y la realidad

Planeaban quedarse dos semanas para realizar los videos que necesitaban. Val y Luka son parte del mismo gimnasio de kitesurf en Francia y también aprovecharían para entrenar y ponerse en forma para la temporada. Esos planes, evidentemente, cambiaron.

El 17 de marzo se declaró cuarentena total en todos los estados de Venezuela, incluyendo Los Roques, siendo esta una dependencia federal.

“La temporada se canceló, así como todo en Francia por el coronavirus”.

Charlie y los tres kitesurfistas tienen una compañía productora de videos llamada Tiger Productions, ellos mismos se promocionan y buscan sus patrocinantes, así se ganan la vida. Y los videos en Los Roques aportan valor: “Para nosotros en este momento estamos en el paraíso en la tierra. Mi corazón brilla cada vez que veo el agua de este lugar”.

Parte del grupo sí siente el peso del confinamiento en Los Roques: no están acostumbrados a la mala conexión y sienten que están un tanto separados del mundo en ese sentido.

Cuando dejaron Francia estaban tomando control, se hablaba poco del coronavirus y se sabía cómo era la situación en China. Pero se confiaron y no esperaban que llegara a tanto hasta que se supo de los dos primeros casos en Venezuela.

“Al principio todo el que estaba en Los Roques estaba paniqueando y tratando de irse. Nosotros no teníamos un plan de vuelo ni nada por el estilo y tampoco queríamos hacer cuarentena en Caracas, así que decidimos quedarnos aquí”, contó Garat.

En espera en Los Roques

Actualmente no tienen plan para irse y se encuentran en la lista de espera de un vuelo que los lleve a Francia. Y de momento prefieren quedarse en Los Roques y mantenerse en contacto con la embajada francesa, como lo están, hasta tener un plan concreto.

“Teníamos una invitación de una persona que nos hospedó para promocionar su hotel y nos han tratado de la mejor manera. Y también nos acompaña la gente de Play Los Roques, que se han portado muy bien con nosotros”.

Cuentan con todo lo necesario, por ahora: comida, agua, estadía. Se están quedando en la posada Caracol, quienes fueron los que le extendieron la invitación y también los acompañan Play Los Roques, una escuela profesional de kitesurf roqueña que también funciona como agencia de viajes.

Les encanta la comida, especialmente el pescado fresco que todavía siguen comercializando los pescadores locales y del que han podido disfrutar todos los días.

“Tenemos todo lo que necesitamos, estamos tranquilos y nos sentimos seguros. La gente nos ha hecho sentir bienvenidos”.

Se distraen haciendo su deporte, leyendo libros y hablando de planes a futuro. Tratan de tomarse esto como un viaje más que se extendió un poco para no sobre preocuparse: “Igual mantenemos las recomendaciones, hacemos distanciamiento social y esperamos que el coronavirus no llegue a Los Roques porque la gente es increíble y no se merecen eso”.

Según lo que ellos saben todavía no hay casos confirmados de Covid-19 en el archipiélago de Los Roques. Describen al paradisíaco lugar venezolano como una comunidad maravillosa. Dicen que no se sienten extranjeros ni fuera de lugar porque las personas a su alrededor se esfuerzan diariamente, dentro de sus posibilidades, para hacerlos sentir cómodos y seguros.

“No podríamos agradecerles lo suficiente a todos. Espero que podamos devolverles de alguna manera lo que nos han dado y como nos han hecho sentir”.

Los Roques

Pese al buen ambiente, la preocupación hace su tarea, como es normal en cualquier persona en esta situación y Val y sus amigos solo esperan poder volver a casa a salvo. Y luego, en condiciones ya “normales”, volver a Los Roques como ya es costumbre.