<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El Ultra de Miami suspendido por el coronavirus

Más de 90% de las entradas del festival Ultra de música electrónica ya están vendidas, pero la cancelación oficial del evento de Miami es inminente

El Ultra de Miami suspendido por el coronavirus

El festival Ultra de música electrónica en Miami que se iba a celebrar el tercer fin de semana de marzo fue cancelado para evitar contagios por el coronavirus, informaron este miércoles medios locales, pero la organización no lo confirmó.

Según informó en primer lugar el diario The Miami Herald y luego otros como el canal televisivo NBC6, que citan fuentes municipales, la decisión oficial será anunciada oficialmente el viernes próximo.

El evento de tres días debía comenzar el 20 de marzo.

La información sobre la suspensión provocó una explosión de quejas en las redes sociales.

Los fanáticos de la EDM (Electronic Dance Music) subrayaron que eso no impedirá que centenares de personas se trasladen a la ciudad, pues la mayoría de los asistentes a Ultra son jóvenes sin mucho dinero que compraron pasajes y estadías de hotel y no van a recibir reembolsos.

Ultra: ¿virus o vecinos?

Ultra, fundado en 1999, es uno de los festivales más grandes del mundo de música dance. Todos los años, menos uno, la sede ha sido el parque Bayfront, cerca del centro financiero de la ciudad, con capacidad para 55.000 personas diarias.

Otros fans de Ultra también apuntaron que la principal razón para suspender el festival puede no ser el coronavirus, pues varias asociaciones de vecinos y organizaciones ciudadanas han protestado por la celebración de Ultra en el centro de Miami.

El cierre del tránsito, las aglomeraciones de personas y el ruido que genera son las principales razones que esgrimen quienes pidieron a la Alcaldía que rescinda el permiso al festival.

La polémica se incrementó en 2014, cuando una joven encargada de seguridad fue pisoteada por una multitud que hizo caer una valla de contención para penetrar en el recinto.

Desde entonces las medidas de seguridad se incrementaron y las vallas de contención sumaron altitud, además de desplegar un mayor control sobre el consumo de alcohol u otras sustancias prohibidas dentro del recinto.