<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Medidas incoherentes contra el coronavirus: Top 5

El miedo es libre, pero si eres presidente o autoridad en tu región, ¿no deberías tomar decisiones coherentes para proteger a tu nación de la pandemia? Pareciera que el coronavirus le quemó el cerebro a más de uno. Acá te mostramos las medidas más insólitas propuestas por algunos

Medidas incoherentes contra el coronavirus: Top 5

1. AMLO, el «punk»

Por supuesto que el presidente de México debía ser el primero en nuestra lista. Desde que el coronavirus llegó a América Latina, los países de la región han ido tomando medidas. Pero Andrés Manuel López Obrador, decidió ser «punk» y disruptivo asistiendo a eventos masivos, donde repartía besos y abrazos a las personas que asistían a esas concentraciones.

El pasado 22 de marzo, decidió darle un mensaje insólito a los mexicanos:

«No dejen de salir, todavía estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuándo», así arrancó el mandatario el mensaje en el que pedía a la gente que continuaran llevando a sus familias a comer en la calle porque eso ayudaba a fortalecer la economía familiar y popular del país.

Más de uno lo tildó de irresponsable, claro está, y muchos decidieron aplicar la cuarentena por su propia cuenta. Seis días después, al parecer se dió cuenta de su propia incoherencia (aunque no estamos seguros de eso pero somos optimistas) y le pidió a los mexicanos que no salieran de sus casas porque «es mejor prevenir, que lamentar«.

 

2. La burbuja utópica de Turkmenistán

Aparentemente ese país ubicado en Asia Central está libre del Covid-19. O eso quieren creer sus gobernantes, porque sabemos que el virus le dará la vuelta al mundo eventualmente. Al presidente de esa nación, Gurbanguly Berdymukhamedov, se le ocurrió una brillante idea: censurar al coronavirus y todo lo que tenga que ver con el tema.

AFP

En Turkmenistán han detenido a personas que utilizan mascarillas e incluso si están hablando del virus. No se puede hablar de eso. Y la prohibición se extiende a los medios.

Lo único que se le permite a la prensa es usar términos como «enfermedad» o «enfermedades respiratorias agudas». Y la estupidez va más allá: el gobierno también decidió eliminar cualquier información de prevención.

Gurbanguly Berdymukhamedov, de 62 años, es de ese tipo de mandatarios que propicia el culto a su personalidad y a quien se le ha visto en situaciones como levantar pesas de oro macizo. Pero tonto no es: aunque niega al coronavirus ha tomado medidas como el cierre de sus fronteras y la suspensión de clases. Y su gobierno difunde mensajes orientando a la población a consumir una infusión de una planta que, según ellos, es capaz de prevenir el contagio de todo tipo de virus. ¿te suena familiar?

3. Los remedios caseros de Maduro

Aunque Nicolás Maduro aplicó medidas recomendadas por la OMS apenas se dieron a conocer los primeros casos de Covid-19 en Venezuela, también cometió la irresponsabilidad de promover un brebaje basado en la pseudociencia y para esto utilizó a los medios del Estado y las redes sociales de instituciones oficiales:

 

 

Él aseguró que era confiable porque se lo había compartido el «nanotecnólogo» Sirio Quintero, y por eso lo subió a Twitter. Obviamente el pajarito azul detectó el tuit y lo borró de su cuenta, ya que ese contenido estaba promoviendo desinformación sobre la pandemia.

 

4. La estrategia fallida de Boris

El primer ministro británico Boris Johnson apostaba a que el Reino Unido fuera innovador sobre cómo combatir al Covid-19. Por eso decidió optar por una estrategia extravagante: gestionar el virus y conseguir la inmunidad grupal.

Eso se refería a que iba darle cancha abierta al coronavirus por todo el territorio y a que no iba a aplicar la cuarentena ni ninguna de las medidas de prevención para garantizar que por lo menos 36 millones de personas se infectaran.

AP

Pero Boris Johnson no es tan loco como sugiere su peinado. Ante ese panorama apocalíptico un grupo de respetados expertos le dijeron que recapacitara, porque esa medida haría que el sistema de salud colapsara, ocasionando que el personal médico no pudiera tratar pacientes con otras enfermedades con cuadros clínicos severos y, además, le demostraron que moriría una enorme cantidad de gente.

Boris aceptó las sugerencias y cambió el plan. El Reino Unido se sumó a la cuarentena, pero por su estrategia le salió el tiro por la culata y salió positivo con el Covid-19, ahora deberá estar guardado en su casa.

 

5. «Los pobres somos inmunes al coronavirus»

Y para cerrar este top 5 escogimos a otra autoridad mexicana: el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa.

Este personaje aseguró que los ciudadanos infectados por el Covid-19 son adinerados, pero que en cambio aquellos mexicanos que se encuentran en un estrato social bajo se salvan del virus porque viven en pésimas condiciones higiénicas y su sistema inmunológico se ha adaptado para sobrevivir. Los pobres son inmunes al virus, es su peligrosa teoría.

Esa teoría descabellada la soltó porque tres cuartas partes de los casos confirmados provienen de vuelos internacionales y -según él- los pobres no viajan mucho. El riesgo con este tipo de mensajes estriba en la señal que envía: eres inmune, no necesitas medidas para cuidarte.

 

Bonus: El verdugo filipino

Si creías que el gobernador de Puebla era peligroso,  te soltamos esta perlita: el presidente de Filipinas, Roberto Duterte, anunció durante una rueda de prensa que le ordenaría a la policía y al ejército dispararle a aquellos civiles que no cumplan la cuarentena.

Duterte es conocido por sus discursos radicales, una vez se comparó con Adolf Hitler, y admitió que había cometido más de 4.800 ejecuciones extrajudiciales con el fin de cumplir su campaña de antinarcóticos en Filipinas.