Barinas: un poco más votantes y mucho ventajismo chavista en elecciones

Con un ventajismo oficial que se evidencia hasta en las horas de votar, Barinas vive su nueva jornada para elegir gobernador este domingo 9 de enero. Fuerte presencia militar y un poco menos de abstención son evidentes, según testigos.

Barinas: un poco más votantes y mucho ventajismo chavista en elecciones

Barinas, el estado natal de Hugo Chávez lleva a cabo este domingo sin contratiempos unas elecciones de gobernador con claro ventajismo chavista, desde el momento mismo que su Tribunal Supremo de Justicia ordenó repetir el evento electoral tras el apretado triunfo el 21 de diciembre del opositor Freddy Superlano.

Sin embargo, la afluencia de votantes es mayor de lo que fue el propio 21 de noviembre cuando la elección de gobernadores en todo el país, declaró esta mañana el propio Superlano a medios de comunicación. Esto, insistió, es un buen augurio para repetir el triunfo opositor.

Según los datos del Consejo Nacional Electoral (CNE) la abstención en las elecciones regionales fue del 58,2% en noviembre pasado, en promedio nacional. En Barinas había sido del 54%.

El chavismo se la juega

Superlano, en declaraciones a periodistas, además denunció una mayor presencia de fuerzas militares  y policiales el chavismo, en comparación con el 21 de noviembre. Además, los gobernadores chavistas marcaron su presencia en Barinas, coin el envío de recursos públicos en medio de la campaña y en vísperas de la jornada electoral.

“Barinas está militarizada. Incluso días posteriores al 21 de noviembre había gran presencia del estamento militar. Ahora esto ha sido repotenciado con funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, de las Fuerzas de Acción Especiales, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, y el propio servicio de inteligencia del Estado”, dijo.

“Por supuesto hay una fuerte presencia también de los propios grupos de los gobernadores que están acá. Como lo hemos denunciado, con los recursos de sus estados, están haciendo campaña acá”, dijo Superlano, citado por la agencias EFE, después de votar en un centro del municipio Barinas.

“El proceso de votación esta vez ha sido mucho más rápido”, en comparación con las elecciones anuladas, señaló.

Barinas, elección de gobernador

Sergio Garrido, el candidato de la oposición, llega a votar este 9 de enero en Barinas. Foto: Federico Parra/AFP

Superlano, del partido Voluntad Popular, de Juan Guaidó y Leopoldo López (declarados enemigos número uno del chavismo) ganaba por estrecho margen las elecciones del 21 de noviembre pasado, cuando estaban contabilizadas el 99% de las actas. Entonces a través de su Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el gobierno lo declaró inhabilitado para ser electo.

Fuerte custodia armada

Los electores comenzaron a llegar a los centros de votación desde temprano para participar en esta votación en la que el exvicepresidente y excanciller Jorge Arreaza busca mantener la hegemonía que el chavismo tiene desde 1998 en esta región agropecuaria de Venezuela, reportó por su parte la agencia AFP.

En total, 607.000 de los 870.000 habitantes de Barinas están llamados a las urnas en 543 centros fuertemente custodiados por policías y militares.

El proceso arrancó a las 06h00 (12h00 GMT) y debe extenderse por 12 horas, aunque el lapso para la votación puede extenderse mientras haya electores en fila.

“Vengo a ejercer mi voto para ver si queda el gobernador de nosotros”, dijo a la AFP Walter Fajardo Romero, un bombero y miliciano de 56 años, militante del chavismo, que sufragó en Ciudad Tavacare, un complejo de viviendas populares, donde votará Arreaza.

Chávez en campaña

“La oposición ganó y no les gustó, porque tienen que seguir con la hegemonía y la dinastía de ellos”, señaló por su parte Nelson León, un profesor de música de 68 años, que votó cerca de la Plaza Bolívar de la capital del estado, la homónima ciudad de Barinas.

La gobernación estuvo por dos décadas en manos de familiares del propio Chávez. La dinastía empezó con su padre, Hugo de los Reyes Chávez (1998-2008), y continuó con sus hermanos Adán (2008-2016) y Argenis (2017-2021), quien aspiraba a la reelección, pero renunció después de que el TSJ ordenara repetir los comicios.

El tribunal alegó que Superlano -que en ese momento contaba con el 37,6% de los votos frente al 37,21% de Argenis Chávez- estaba inhabilitado por investigaciones judiciales.

Uso y abuso

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó en las regionales 19 de las 23 gobernaciones del país, más la alcaldía de Caracas. Y eligió a Arreaza, padre del primero de los nietos de Hugo Chávez, para esta nueva elección en lugar del gobernador saliente.

“Vuelve la esperanza” fue el eslogan de Arreaza en esta elección, vendiendo un mensaje de cambio y renovación pese a la hegemonía chavista en esta región.

Sergio Garrido sustituyó por su parte a Superlano, luego de que también fuesen inhabilitados la esposa del dirigente excluido y otro posible aspirante.

Otros postulantes minoritarios están en contienda, como el excandidato presidencial Claudio Fermín (cercano al chavismo).

El PSUV y el gobierno de Nicolás Maduro han desplegado toda su fuerza para esta elección. Carteles y vallas con el rostro de Arreaza dominan el escenario, mientras que ministros y funcionarios gubernamentales han inaugurado obras públicas durante la campaña, y entregado viviendas populares.

Barinas, Jorge Arreaza, el ventajismo chavista Foto Federico Parra AFP

Barinas adentro

La maquinaria del chavismo llega a pueblos agrícolas como Altamira de Cáceres, población más antigua de esta región, fundada en 1577 y repleta de propaganda chavista.

“Hay mucho ánimo por el nuevo candidato”, comentó en la víspera de las elecciones a la AFP Leticia Aguilera, seguidora de Arreaza, que dijo trabajaría este domingo para movilizar votantes en esta zona de cultivos de café y cacao al pie de los Andes venezolanos.

Roberto Picón, uno de los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), denunció ventajismo oficial.

“Los mecanismos de fiscalización y penalización disponibles para el CNE son insuficientes para controlar una acción concertada del Estado, en campaña electoral, como la que se ha evidenciado en Barinas”, expresó en Twitter Picón.

El CNE fue reestructurado de cara a los comicios de noviembre para abrir espacio a autoridades próximas a la oposición como Picón, aunque el organismo sigue controlado por el chavismo.

Garrido denuncia “uso y abuso” de recursos públicos.