<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

"Cheché" Vidal: "Sí pienso lanzarme a la FVF"

Juan José Vidal Noya, conocido como "Cheché" en el mundo futbolístico, aún quiere ayudar al balompié nacional desde la Federación Venezolana de Fútbol (FVF). Aclara, sin embargo, que la estructura actual impide una competencia justa para participar en las próximas elecciones, que se realizarán en 2017. Esta es la segunda parte de la entrevista con el venezolano que ha prestado su talento en diferentes mundiales, desde 1994 (mira la primera parte acá).

"Cheché" Vidal: "Sí pienso lanzarme a la FVF"

 Muchos técnicos, directivos e incluso jugadores, señalan a los periodistas que escriben u opinan sobre los problemas del fútbol venezolano y de la selección nacional como apátridas, que no ofrecen soluciones, ¿cómo lo ve usted?

Que le pidan a periodistas lo que deben hacer los directivos es parte de los errores que se repiten en Venezuela. Si algo ha crecido es el trabajo de los comunicadores sociales en el país.

 

Y usted, ¿qué soluciones aplicaría?

Para mí la pregunta es fácil de contestar porque le he dedicado mi vida a esto. Pasé de la cancha al estudio, pasé 12 años tratando de cambiar el fútbol venezolano. Hasta un libro producimos con Fútbol Mejor. Hay que reestructurar el fútbol profesional. Seguir escuchando a los dirigentes, que hablan de  “masificación” para el fútbol profesional, es exasperante. Que repitan un discurso que data de 25 años es una gran tontería. La masificación tiene sentido en la base. Se debe crear una liga digna, no solo para el público sino para los futbolistas. Allí participarán los mejores pagados, dignificando la profesión. Eso no se logrará masificando el fútbol. Se masifica hacia abajo. Hoy no deben existir más de 12 equipos de fútbol profesional. Después, hay que rescatar la infraestructura para que venga la inversión. El tema de la moneda (el valor del bolívar frente al dólar) es delicado. En todo caso, no pueden llegar todos al fútbol de primer nivel. En Venezuela tienen el mejor ejemplo: el béisbol, es un sistema muy exitoso y debe servir de inspiración para el balompié criollo.

 

¿Estabilizamos arriba y abajo qué?

Es imposible que evolucione un equipo profesional al que multan porque su equipo de divisiones menores, que juega en el lugar más recóndito del país, no se pudo presentar. Abajo, donde sí se debe masificar la disciplina, hay que integrar el proceso de educación con el de formación futbolística y allí hay que meterle ojo al estudiante. Es en esta etapa donde el Estado debe estar presente y no como ahora, que los dueños de los equipos son políticos de turno, alguna autoridad local o boliburgueses o enchufados. Hay que sacar la política del fútbol. Hemos visto gobernadores como jugadores, eso es una aberración y un insulto a la dignidad del futbolista venezolano.

 

Llegado este punto, la pregunta es obvia, ¿se presentaría a participar en las elecciones de la FVF?

Sí, nunca he dejado de pensarlo. Pero actualmente la estructura de la FVF está hecha solo para  designar a un entrenador. Y eso es pasajero. Cambiando al entrenador no vas a cambiar al fútbol venezolano. Si uno ve lo que pasa en Venezuela, observas que ponen preso a este señor (Rafael Esquivel) y salen un poco de cocodrilos a disputarse el poder. A mí no me gusta pescar en río revuelto. El proceso (de elecciones) estaba diseñado contra mí. Vi como cambiaban las reglas, vi como hacían de todo para que yo no fuera candidato y eso no ha variado.

 

¿No hay opción de cambio, está condenado el fútbol venezolano?

Hay que entender que Esquivel armó la infraestructura para él, para que solo él pudiera ganar y perpetuarse. Hoy hay gente que quiere aprovecharse de ese mismo sistema. Si la comunidad de fútbol no exige una transformación para que la gente preparada pueda optar para esos cargos, no habrá reforma alguna. Hay que luchar primero porque se dé un cambio en las formas antes que participar en las propias elecciones. En esa discusión hipotética, deben estar todos: jugadores, asociaciones y periodistas.

 

¿Me podría dar un ejemplo concreto de por qué una plancha fracasaría con el sistema de votación actual en la FVF?

El más claro es que para optar por el cargo tienes que formar parte de la estructura del fútbol nacional, que es una estructura creada por Esquivel. Es decir, si no estabas trabajando con Esquivel no te puedes lanzar. Una aberración. Yo no tengo por qué ser director de una asociación de fútbol de Tucupita, por decir algo, para optar por la presidencia de la FVF. Yo no solo soy gente de fútbol: representé a Venezuela con la camiseta. Es como que le dijeran a (Juan) Arango que no puede formar parte de la Asociación de Futbolistas profesionales de Venezuela porque solo fue un jugador.

 

Cuando usted intentó ser una opción contra Esquivel, ¿hubo retaliaciones con la gente que quiso acompañarle?

Sí, yo vi cosas horribles cuando intenté luchar contra esa FVF. Por ejemplo, los hijos de las personas de asociaciones que querían trabajar con nuestra plancha eran botados de las selecciones menores; se les cercenaban sus derechos. Repito: eso sigue ahí.

 

Supongamos que es posible lanzarse en 2017 a luchar por la presidencia de la FVF, ¿Richard Páez formaría parte de su equipo, ha hablado con él?

Richard es, para mí, un hermano mayor y también un mentor. Tenemos una mística entrañable. Siempre hablamos y no solo con Richard, otros futbolistas que se esfuerzan por levantar el fútbol se mantienen en contacto conmigo. Dejamos unas redes por nuestro trabajo en Fútbol Mejor y eso sigue porque a toda esta generación de futbolistas que va de los setenta a principios de los noventas, sigue excluida de la actual FVF.