<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Viene una segunda capa de polvo del Sahara a Venezuela

El Inameh alertó el viernes que se aproximaba la ola de polvillo africano. Las personas sensibles deben estar atentas porque causa problemas respiratorios. En las islas de Barbados, Antigua, Trinidad y Tobago y Puerto Rico se emitieron alertas a la población

Viene una segunda capa de polvo del Sahara a Venezuela

Como si la primera enorme capa de polvo del Sahara no hubiera sido suficiente, este fin de semana del 27 y 28 de junio llega otra a Venezuela.

Según informó el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, Inameh, hoy viernes 26, «se observa el avance de una nueva capa de polvo sahariano hacia el Caribe, incluyendo el noreste de Venezuela».

Se apoyaron en una imagen satelital «multiespectral de color verdadero e infrarroja» (ver arriba). En ella también pueden observarse las ondas tropicales vigentes y la zona de convergencia intertropical, que es lo que causa las lluvias actuales.

No es calima

La forma en que se presenta la capa de polvo del Sahara puede confundirse con calima, aunque con un leve tono amarillento. Se trata de un polvillo mineral que cruza el Atlántico y se acerca al Caribe. Se percibe con leves irritaciones en la garganta, la nariz y los ojos aunque en personas sensibles las molestias podrían ser mayores.

Puede causar tos seca, dolor de garganta, picazón, ojos llorosos, estornudos y secreción nasal.

Es un fenómeno frecuente, aunque pocas veces la nube es tan densa y grande como la que afectó a Venezuela y otros países del Caribe el fin de semana pasado.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología de Venezuela, Inameh, lo anunció oportunamente en ambas ocasiones.

 

polvo del sahara

En concreto sobre Venezuela explicaron que se pudieran observar «concentraciones leves a moderadas del material particulado», alertaron, apoyándose en imágenes de satélite donde se ve la gran mancha color arena (ver foto arriba).

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), de Estados Unidos, también detectó esta capa de polvo viajera. Según sus registros satelitales, esta nube fue detectada por primera vez el 7 de junio.

En las islas

El polvo del Sahara del fin de semana pasado trajo problemas en las islas del Caribe. Según reportó la agencia EFE, la Oficina Meteorológica de Barbados emitió una advertencia para la población alérgica y asmática y para embarcaciones, porque reduce la visibilidad a menos de 5 kilómetros.

En Trinidad y Tobago también se sumaron a la alarma. Las autoridades pidieron a personas con asma y otras enfermedades respiratorias, que tomen las precauciones necesarias.

En Antigua provocó problemas de visibilidad en las cercanías del aeropuerto internacional V.C. Bird.

El Departamento de Salud de Puerto Rico hizo un llamado especial a las personas con asma y otras condiciones respiratorias a mantenerse atentas ante una inmensa nube de polvo del Sahara.

Arena y más

La capa de aire sahariana, conocida más comúnmente como polvo del Sahara, es un polvillo seco que contiene arena y micropartículas de minerales y suciedad, que viaja a entre 5.000 y 15.000 pies de altura. Suele ser uno de los elementos clave para la formación de ciclones tropicales.

Se desplaza de este a oeste en el Océano Atlántico y a veces el polvo de Sahara es impulsado por las ondas de África oriental que lo dirigen hacia el oeste de África en el Océano Atlántico.

El polvo del Sahara suele ser más activo entre la segunda quincena de junio y mediados de agosto.

Lo malo y lo bueno

El polvo del Sahara puede causar irritaciones respiratorias y oculares, incluso conjuntivitis. Las personas con asma, patologías respiratorias y propensas a alergias deben tener particular cuidado y sus medicinas a mano.

Se recomienda lavarse las manos con frecuencia para evitar que el polvillo afecte los ojos en caso de rascarse con manos sucias.

En compensación, el polvo del Sahara fertiliza las plantas. Se reconoce como un gran aliado de la selva. Los atardeceres también son distintos, como si les pusieran un filtro amarillento.