1 Año de Hiperinflación

¿Por qué el BCV publica las cifras después de tres años de silencio estadístico?

Rompiendo un largo silencio estadístico de más de tres años, el BCV publicó cifras en las que reconoce que -entre 2013 y 2018- el PIB se desplomó y la hiperinflación se desbordó. En promedio, la economía se contrajo en torno al 50% en ese lapso. En 2018 se registra una hiperinflación de 130.060,2 %, lo que explica en gran medida la fuerte caída del consumo privado, equivalente a -19 %.

Una vida familiar en el torbellino de la hiperinflación

Existe un antes y un después de la hiperinflación. La familia Ardila Cabrera lo sabe. Cambiaron las rutinas, los hábitos, y los pequeños placeres se convirtieron en grandes lujos. El presupuesto se desangra. El dinero no alcanza, ni queriendo. Se vive con lo mínimo, como se pueda, estirando cada bolívar. “Donde comen dos, comen tres”, no suena a refrán sino a proeza. Rendir la plata es la clave y sobrevivir la meta, si la hiperinflación que comenzó hace un año deja

Hiperinflación liquida seguros médicos y venezolanos quedan en manos del azar

La hiperinflación se comporta cual parásito; devora sin piedad las coberturas de los seguros médicos, lo que genera que la suma asegurada de las pólizas de los venezolanos se conviertan en polvo, quedando así a merced de las manos de Dios y del diablo. Venezuela pasó de ser la "Tierra de Gracia" a convertirse en el inframundo terrenal. La hiperinflación se ha convertido en una herida que no termina de cicatrizar,  ocasionando que las coberturas no cubran las necesidades médicas de los ciudadanos. Pareciera que poseer un seguro médico es algo simbólico porque se disuelven como la sal en el agua.

Hiperinflación mata seguros médicos y venezolanos quedan en manos del azar

Los costos de los servicios médicos suben sin piedad en medio de una de las peores hiperinflaciones en la historia americana. Las pólizas privadas de salud y hospitalización se han vuelto inútiles en un país donde los horrendos hospitales públicos viven su propio colapso y hay una escasez general de medicinas y equipos. Las aseguradoras proponen nuevos esquemas para pagar las primas, pero los venezolanos quedan hoy literalmente en manos de dios y del azar.

Una vida familiar en el torbellino de la hiperinflación

Existe un antes y un después de la hiperinflación. La familia Ardila Cabrera lo sabe. Cambiaron las rutinas, los hábitos, y los pequeños placeres se convirtieron en grandes lujos. El presupuesto se desangra. El dinero no alcanza, ni queriendo. Se vive con lo mínimo, como se pueda, estirando cada bolívar. “Donde comen dos, comen tres”, no suena a refrán sino a proeza. Rendir la plata es la clave y sobrevivir la meta, si la hiperinflación que comenzó hace un año deja]]>

Educación en hiperinflación: el impacto que oscurece un camino soñado

Venezuela arrastra problemas en materia económica producto de políticas desacertadas por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro, sucesor del fallecido Hugo Chávez, con quien comenzó a agudizarse la situación. Sus estragos en la educación, como en cualquier ámbito del país, golpearon con fuerza suficiente para mandar a la lona a los afectados.

Entender la hiperinflación, manual de supervivencia

Adquirir algún producto en Venezuela es una carrera contra el tiempo. Como si se tratara de ciencia, los venezolanos han tenido que despejar una ecuación que les permita surfear la hiperinflación. Entre inversiones, dólares y criptomonedas los ciudadanos buscan cómo no sucumbir a ese dolor de cabeza

La memoria corta que padecen los comerciantes por la hiperinflación

Los precios suben día a día. Y mientras las cifras van cambiando, al venezolano se le hace cada vez más difícil mantener en su memoria los montos de los productos. Recordar cuánto costaba un artículo hace unas semanas es engorroso, intentarlo con respecto a noviembre de 2017 luce tarea imposible. En los locales comerciales, las listas de precio causan risa, y espanto. Venezuela cumple su primer año en hiperinflación

El peso de la hiperinflación baja las santamarías del país

Industrias y empresas en Venezuela no han encontrado otro remedio que bajar las santamarias dentro de un proceso hiperinflacionario que según estimaciones de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) alcanzará al cierre de este año 4.292.102%. Pese a la tormenta que avecinan, todavía quedan los que se niegan a clausurar sus puertas sin que eso les haga menos empinado el camino

Entender la hiperinflación, manual de supervivencia

En Venezuela adquirir algún producto es una carrera contra el tiempo. Como si se tratara de ciencia, los venezolanos han tenido que despejar una ecuación que les permita surfear la hiperinflación. Entre inversiones, dólares y criptomonedas los ciudadanos han encontraron su fórmula perfecta para que las variaciones económicas del país no les generen dolores de cabeza 

La memoria corta que padecen los comerciantes por la hiperinflación

Los precios suben día a día. Y mientras las cifras van cambiando, al venezolano se le hace cada vez más difícil mantener en su memoria los montos de los productos. Recordar cuánto costaba un artículo hace unas semanas es engorroso, intentarlo con respecto a noviembre de 2017 luce tarea imposible. En los locales comerciales, las listas de precio causan risa, y espanto. Venezuela cumple su primer año en hiperinflación

El peso de la hiperinflación baja las santamarías del país

Industrias y empresas en Venezuela no han encontrado otro remedio que bajar las santamarias dentro de un proceso hiperinflacionario que según estimaciones de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) alcanzará al cierre de este año 4.292.102%. Pese a la tormenta que avecinan, todavía quedan los que se niegan a clausurar sus puertas sin que eso les haga menos empinado el camino

Educación en hiperinflación: el impacto que oscurece un camino soñado

Venezuela arrastra problemas en materia económica producto de políticas desacertadas por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro, sucesor del fallecido Hugo Chávez, con quien comenzó a agudizarse la situación. Sus estragos en la educación, como en cualquier ámbito del país, golpearon con fuerza suficiente para mandar a la lona a los afectados.]]>