oficios

Trabajar por cuenta propia es mejor negocio en la arruinada Venezuela

Médicos, enfermeros, peluqueras, educadores, emprendedores y hasta sepultureros y vendedores de urnas tienen en común que logran un ingreso en el mercado informal muchísimo más alto que en el sector formal de las economía. Estas son las historias de trabajadores que prosperan en Venezuela pese a la crónica depresión económica, la hiperinflación y la parálisis agravada por la pandemia de covid.

Emigrar con oficio es la opción predilecta de los jóvenes universitarios

El éxodo venezolano aumenta inversamente proporcional a la hiperinflación, escasez de medicamentos y alimentos e inseguridad. Esto ha llevado a muchos jóvenes a tomar la opción de truncar sus carreras universitarias para buscar un mejor futuro.  La opción que les resulta “conveniente” es invertir el dinero en cursos para aprender un oficio para así tener un ingreso seguro en su nueva tierra de gracia

7 trabajos de comida que todos quisiéramos tener

En el campo laboral existen muchos trabajos que podríamos envidiar. Sin embargo, hay un puesto especial para aquellos en los que la comida es el principal centro de atención y eso, jamás podrá ser superado por ninguna carrera por más lucrativa que esta sea

Los nuevos oficios de la emigración venezolana

La impaciencia por no saber cuándo llegará el fin de la crisis económica-social ha hecho que los venezolanos se enrumben en una vida fuera de las fronteras a como dé lugar. Atrás queda la familia y el mosaico de Cruz-Diez, pero también el título profesional. "Irse demasiado" pasa por aprender oficios de aplicación universal para poder “resolverse” allí donde los acojan

Estantes vacíos y libreros en peligro de extinción

El literato Jorge Luis Borges escribió alguna vez que en su mente la idea del paraíso aparecía como una especie de biblioteca; para estándares del poeta, el señor Ramón Castellanos periodista de profesión pero librero de oficio y vocación, posee las llaves de su propio edén.

Rafael Laporta: con el tiempo en las manos

Con esa sapiencia muda de místicos y anacoretas este relojero, bien armado de pinzas y paciencia, sabe del trajinar de las máquinas que cuentan o marcan las horas. Su trabajo está en ganarle segundos, minutos al paso indefectible de la vida. Su visa al cielo