rey

Y el rey bailaba…

Había una vez un reino llamado Avernus. Era un lugar bendecido por la Naturaleza. Así como sus tierras eran fértiles para que todo creciera, eran ricas en recursos minerales y energéticos. Las playas más hermosas estaban allí. Las montañas más imponentes también. Había grandes ríos que dotaban de agua y energía a sus habitantes. Las llanuras donde se perdía el horizonte se encontraban en aquel lugar. Y la selva… la maravillosa selva, pulmón del mundo, coronaba la multiplicidad de ecosistemas.