sascha barboza

La enfermedad de querer ser como @SaschaFitness

Las sacerdotisas del buen comer y vida saludable han reclutado un grueso ejército desde sus redes sociales. Sus estrictas recomendaciones sumen a muchos de sus seguidores en la obsesión del cuerpo perfecto —obvio: sin grasa ni los horrendos cauchitos. Pero el “Good looking” también puede ser un problema de salud pública cuando se vuelve patología

La enfermedad de querer ser como @SaschaFitness

Las sacerdotisas del buen comer y vida saludable han reclutado un grueso ejército desde sus redes sociales como @SaschaFitness. Sus estrictas recomendaciones sumen a muchos de sus seguidores en la obsesión del cuerpo perfecto —obvio: sin grasa ni los horrendos cauchitos. Pero el “Good looking” también puede ser un problema de salud pública cuando se vuelve patología]]>