SWINGERS

La ley del deseo, el juego de manos de los swingers

Dicen que en la variedad está el gusto, y a despecho de los mejores teólogos del Vaticano, que abogan por la vida en pareja y la estricta fidelidad conyugal, los swingers se dan el chance. Se trata de parejas que dan cabida a terceros. Desde cruceros hasta bares, pasando por podcasts y emisoras de radio online, los swingers se destapan de México a la Patagonia, pero en Venezuela la cosa está más bien muy apagada, muy under. Acá reinan el hampa y la pacatería

La ley del deseo, el juego de manos de los swingers

Dicen que en la variedad está el gusto, y a despecho de los mejores teólogos del Vaticano, que abogan por la vida en pareja y la estricta fidelidad conyugal, los swingers se dan el chance. Se trata de parejas que dan cabida a terceros. Desde cruceros hasta bares, pasando por podcasts y emisoras de radio online, los swingers se destapan de México a la Patagonia, pero en Venezuela la cosa está más bien muy apagada, muy under. Acá reinan el hampa y la pacatería