<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Melania Trump reconoce la gravedad de la pandemia y alaba a su esposo: «Él es lo mejor para nuestro país»

Melania es una primera dama atípica, a la que no parece interesarle mucho un cargo que ha ejercido con discreción, dedicada a su hijo Barron y sobre todo alejada a las polémicas políticas y privadas que han marcado la Presidencia de su marido, Donald Trump.

Melania Trump reconoce la gravedad de la pandemia y alaba a su esposo: «Él es lo mejor para nuestro país»

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, sorprendió con un discurso durante el segundo día de Convención Republicana en el que reconoció la gravedad de la pandemia de coronavirus y ofreció consuelo a las víctimas en EEUU. Asimismo, también salió en defensa de su esposo, Donald Trump, y aseguró que el país «necesita ahora más que nunca» su liderazgo, no sin antes señalar que hay partes de la historia del país de las que no está orgullosa, en clara referencia al examen de conciencia que vive el país respecto al racismo y la violencia policial, en contraste con el mensaje triunfalista de otras figuras del partido.

Estados Unidos alcanza ya la cifra de 5.773.766 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 178.347 fallecidos por COVID-19. El discurso de Melania Trump contrasta con la tendencia de su marido a minimizar el impacto de la crisis pandémica. Melania es una primera dama atípica, a la que no parece interesarle mucho un cargo que ha ejercido con discreción, dedicada a su hijo Barron y sobre todo alejada a las polémicas políticas y privadas que han marcado la Presidencia de su marido, Donald Trump.

En su discurso más político hasta la fecha, pronunciado ante la Convención Nacional Republicana que se desarrolla de forma virtual, Melania Trump perfiló a su esposo Donald como alguien «auténtico» y aseguró que «él es lo mejor para nuestro país. Nos sentiríamos honrados si podemos servir a este país increíble durante cuatro años más. Todos sabemos que Donald Trump no guarda secretos sobre cómo se siente sobre las cosas. La honestidad total es lo que nosotros como ciudadanos merecemos de nuestro presidente, te guste o no, siempre sabes lo que está pensando».

Melania Trump, que ha mantenido un perfil público bajo en comparación con otras primeras damas, evitó repetir los polémicos mensajes de su marido durante la pandemia y en julio instó a los estadounidenses a llevar mascarilla, mientras el presidente insistía en que su uso debía ser «voluntario».

«Desde marzo, nuestras vidas han cambiado drásticamente. El enemigo invisible, la COVID-19, inundó nuestro hermoso país y nos impactó a todos», subrayó la primera dama. «Sé que mucha gente está ansiosa. Quiero que sepan que no están solos. Donald no descansará hasta que haya hecho todo lo posible para ayudar a todos los afectados por esta terrible pandemia», agregó.«Solo se podrá restaurar la promesa del futuro mediante la amabilidad, la compasión y la fuerza».

Su discurso también contrastó con otros pronunciados durante la convención en lo relativo al examen de conciencia que vive el país respecto al racismo y la violencia policial, un tema sobre el que la primera dama asegura haber «reflexionado» durante la ola de protestas desatada por el homicidio del afroamericano George Floyd. «Es una dura realidad el hecho de que no estamos orgullosos de algunas partes de nuestra historia».

Ese mensaje no pudo ser más distinto que el expresado minutos antes por su hijastro, Eric Trump, quien acusó a los demócratas de querer «borrar la historia y olvidar el pasado, destruir los monumentos de los antepasados».

Uno de los objetivos claros del discurso de Melania Trump fue el de ayudar a su marido a retener el voto de las mujeres blancas de los suburbios que, según los sondeos, se están replanteando su apoyo al presidente. «Tenemos que asegurarnos de que a las mujeres se les escucha y que el sueño americano sigue floreciendo».

Al contrario que la gran mayoría de los oradores de la convención, la primera dama no criticó a los rivales de Trump en el Partido Demócrata, al opinar que «ese tipo de discurso solo sirve para dividir aún más al país», a pesar de que su marido dedica buena parte de su tiempo a ello.

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.

La nocturnidad caraqueña perdió su rastro

La fogosa nocturnidad caraqueña, esa sucesión de acontecimientos donde se entremezclan poder, dinero, política y pasiones, siempre aderezada con la ingesta de licores de todas las categorías, llega a su segundo capítulo.