SVI apoya vacunación de adolescentes a partir de 12 años con Sinopharm y Sinovac

La Sociedad Venezolana de Infectología señala que la vacunación de menores debería empezar por adolescentes a partir de los 12 años y luego incluir a los niños de 6 años en adelante tal como sucede Chile, Argentina y otros países

SVI apoya vacunación de adolescentes a partir de 12 años con Sinopharm y Sinovac

La Sociedad Venezolana de Infectología (SVI) expresó su apoyo este viernes 29 de octubre a la vacunación de adolescentes a partir de los 12 años con los fármacos Sinopharm y Sinovac, ambas provenientes de China, al considerar que han demostrado seguridad y “muy buena” respuesta inmune en estudios realizados y publicados.

“Desde la Sociedad Venezolana de Infectología apoyamos el inicio de la vacunación desde los 12 años en Venezuela con Sinopharm y Sinovac, en consideración que son vacunas de plataformas conocidas de virus inactivado, las cuales han demostrado seguridad, y muy buena respuesta en estudios realizados y publicados”, dijo en un comunicado la agrupación que reúne a los especialistas.

También propusieron que, al igual que en Chile, Argentina y otros países, se amplíe la inoculación con Sinopharm y Sinovac desde los 6 años, “entendiendo que esto permitirá alcanzar más rápido la anhelada inmunidad de rebaño”.

Campañas de vacunación

Igualmente, la organización expresó preocupación porque distintos centros de vacunación en el país caribeño se encuentran “casi vacíos”, por lo que consideran se debe estimular la difusión de información educativa que persuada a los “indecisos” a inocularse, dándoles a conocer los beneficios de la inmunización y que se conozca mejor cuáles son los puntos a los que se puede acudir.

“Apoyamos la vacunación en familia y, adicionalmente, se debe buscar vacunar activamente a los grupos con vulnerabilidades sociales, como los privados de libertad, las poblaciones indígenas, quienes viven en áreas distantes y pequeños poblados del territorio nacional”, agregaron.

Por último, la SVI ratificó su rechazo de usar los fármacos cubanos Abdala y Soberana II, por carecer todavía del “suficiente respaldo técnico y aval científico”, por lo que no recomiendan usarlo en adultos y niños, hasta que exista un “mayor peso científico para su uso fuera del ámbito experimental”.

Vacunación con productos biológicos

El lunes, la vicepresidenta ejecutiva del chavismo, Delcy Rodríguez, anunció que se inició la jornada de vacunación contra la covid-19 en adolescentes mayores de 12 años en 5.000 centros educativos de Venezuela.

Asimismo, dijo que los padres que no han recibido las dosis pueden acudir a esos centros.

Venezuela ha acelerado el proceso de vacunación en el último mes con la llegada de varios lotes de Sputnik, Sinovac —a través del mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS)—, y de Sinopharm.

El sábado llegaron al país caribeño 713.000 dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V, según anunció inicialmente el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR).

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, planteó el domingo la posibilidad de incrementar los centros de vacunación contra la covid-19 en la nación al incluir puntos en las farmacias, centros comerciales, liceos y domicilios.

"Esta enfermedad es un infierno. Te atrapa y te va consumiendo"

Wilson Díaz tiene 54 años y padece de síntomas asociados a la ansiedad. Vive en una comunidad rural fronteriza de Táchira, donde se habla muy poco sobre salud mental. El desconocimiento sobre enfermedades psiquiátricas reina y quienes las padecen son víctimas del estigma por parte de una sociedad que lucha por otras necesidades básicas. Esta es su historia tras recibir ayudar de Médicos Sin Fronteras

Libertadores: Es hora de atacar la causa del “casi”

¿Qué es lo que pasa? ¿Somos malos? ¿No somos competitivos? Yo estoy convencido que el asunto pasa por tema de actitud, de enfoque, de personalidad. Parecería irresponsable apelar a intangibles como la raza, la cultura futbolística y otros elementos no cuantificables o calificables, pero también tiene algo de eso | Por Carlos Domingues