<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Josemith Bermúdez tiene el mapa del tesoro

La conductora de Televen, es un cofre de joyas exóticas. No está de acuerdo en hacer de cada momento de su vida un tweet y considera que como no tenía cualidades para modelo tuvo que coger los libros. Seguro que no sabías tampoco que vivió en Nashville, Tenesse y que sí se toma un ron es mejor que te escapes

Josemith Bermúdez tiene el mapa del tesoro

Cuando la vi ahí radiante y luminosa con su parche en el ojo mientras el fotógrafo Aníbal Mestre
hacía nuestra sesión de portada, quise tener un galeón español para sacarla a navegar por altamar.
No se trataba del deslumbramiento típico por las estrellas de farándula.
Debo confesar aquí, y aunque cueste creerlo, que la primera vez que vi “La Bomba” fue cuando estrenaron el espacio dedicado a la revista UB llamado “Una Bomba” hace pocas semanas. Las disculpas son públicas.
No. Con esta flaca vertiginosa y difícil de descifrar, sucedía algo más cercano a las reacciones químicas y la liberación de grandes cantidades de feromonas.
No era normal el poder de seducción en Josemith.
Y es algo que no solo te captura cuando te plantas frente a ella, sino que traspasa también las partículas fotocromáticas y lo puedes descubrir en estas fotos que tienes aquí o cuando la pillas todos los mediodías por la TV. Josemith te atrapa y no hay manera de escapar.
Asegura que nunca supo muy bien qué hacer con su vida. Estudió publicidad en el IUNP pero también marketing and comunications en Nashville, Tenesse, aunque recuerda que no fue sino hasta haber entrado como conductora del programa “Ají Picante” en la antigua RCTV, que entendió que su lugar estaba frente a las cámaras.
JB5
“Llegué por un casting pero había trabajado en varios comerciales: para Minelli, Always de Tess, Pantene, aunque entré al programa, básicamente, por curiosidad. Soy una curiosa profesional.
-E.C: También has hecho varias telenovelas.
-J.B: Sí. La actuación es algo muy natural en mí, me gusta entender las circunstancias de vida de otros personajes, me gusta encarnar en otros, algo así como un síndrome de múltiples personalidades.
-E.C: ¿Y manejas la fama con múltiples personalidades también?
-J.B: No me preocupo mucho por la fama, a veces no entiendo que la gente me saluda porque me ve en televisión. El otro día un policía me dijo que le había puesto a su hija Josemith e imagínate que a mí ni siquiera me gusta mi nombre, porque sufrí en el colegio con eso…se burlaban mucho.
-E.C: …¿Y dónde estudiaste?
-J.B: En el colegio teresiano…así que también he podido ser monjita.(risas).
-E.C: Yo creo que tú eres más “diablita”.
-J.B: (Risas). Como que si tengo más de “diablita” que de monjita…
Y unas otras cuantas facetas inéditas tiene ésta caraqueña a quien llaman “chachi” en su casa desde que era una niñita.
-E.C: ¿Qué otras cosas no sabemos de ti?
-J.B: Que odio cocinar pero que creo que una de las mejores cosas que hago en la vida es escribir. Desde el colegio siempre tuve muchas facilidades para la escritura y para poder recrear mundos e imaginar historias. Cuando viví en México empecé a estudiar estructura del guión cinematográfico y si hay algo que quiero hacer en la vida es escribir una película.
– E.C: ¿Has sido buena en tus estudios? ¿Te portabas bien?
-J.B: Creo que si mi mamá no hubiera sido tan estricta yo hubiera descuidado los estudios.
– E.C: Más descarriada…
-J.B: Es que me tenían muy sometida y no me dio tiempo de descarriarme (risas).
– E.C:¿Y cuando te diste cuenta de que estabas buena?
-J.B: (Risas) ¡Yo nunca he estado buena!
– E.C: Solo casualidad que seas la portada de UB… ¿Cuándo viste la posibilidad de sacarle provecho a lo que dios te dio?
-J.B: Desde niña fui muy coqueta aunque siempre tuve mal gusto. Yo nunca supe nada de eso, estaba metida en mi colegio de monjas hasta que fue mi primer casting y me mandaron a Nueva York a hacer una cuña de Tess. Josemith aun recuerda sus líneas:
cuando la vi, tuve mis dudas…siendo tan delgadita…” (Risas).
– E.C: ¿Osea que desde entonces estabas bien buena?
-J.B: (Risas) No. Para nada. Estaban buscando a alguien como yo, en verdad nunca he tenido las cualidades para dedicarme solo al modelaje por eso supe que tenía que agarrar los libros desde temprano. No tenía tamaño para las pasarelas ni tampoco mucho culo.
Convencida de su inteligencia pero bajo un aparentado desconocimiento de su deslumbrante belleza, “Jóse”, como prefiere que la llamen, es un bálsamo en su conversación y capaz de convencer a cualquiera de cualquier cosa. Sin embargo, cuenta con una abultada trayectoria: trabajó para la cadena Televisa en México en tres producciones dramáticas y también lo hizo en Venezuela en televisión y hasta en cine con una pequeña aparición en la película “Puras Joyitas” de César Oropeza. Pero está convencida de que su destino está como animadora de TV:
“Algún día quiero tener un talk show solo para mi”.
– E.C: …No eres muy activa en Twitter…
-J.B: …No. Es que estoy en contra de hacer de cada momento un tweet. Mira- se acomoda en la pequeña butaca- yo viajo por el mundo, voy a lugares increíbles y… ¿tú crees que yo publico una foto mía?. Además ahora me da terror por los secuestros.
IMG_8805A
Y se afinca:
“El twitter es masturbatorio, las redes sociales representan todo el empeño de la humanidad por tener algún tipo de reconocimiento público. No lo estoy invalidando, pero ¿hasta qué punto dejas de ser tú mismo, por querer ser una fantasía?”.
IMG_8866A
– E.C: Yo puedo imaginar muchas fantasías contigo…
-J.B: (Risas) Espero que no sea más allá de un beso…aunque…-su mirada se desorbita por un momento- pensándolo bien, hay gente que se toma muy a la ligera el beso y para mí los besos son como el sexo.
– E.C: ¿Te parece?
-J.B: Bueno hay gente que dice ´yo solamente lo besé´ y para mí meterle la lengua a otra persona en la boca es como el sexo. Lo que digo es que si te doy un beso lo más probable es que te lleve a la cama.
Me la puso bombita. Me aclaro la garganta y mirándola a los ojos, muy seriamente me dirijo hacia ella:
– E.C: Ahora estamos haciendo un ejercicio en la revista en donde las entrevistadas nos dan un beso al final de la entrevista.
-J.B: (Risas)…cuéntame…(risas).
Y seguimos.
– E.C: No mentira, pero te digo que como te gusta escribir, te podemos invitar a las páginas de la revista, podemos hacer algo juntos acá…
-J.B: Si me parece bien, pero si me lo dices con esos ojos voy a pensar que es otra cosa…
Una gama de colores cálidos se aglomera en mi rostro y pienso que ya estoy muy viejo para esto.
– E.C: (Risas) …¿Con ojos de qué?
-J.B: Con esos ojos de lobito…(risas)
Sin duda este comentario marcó el final de la conversación. La amena atmósfera de encanto y seducción desbordada para esta entrevista por Josemith Bermúdez se irradió en todo el pequeño espacio privado que ocupábamos los presentes –no estábamos solos- en el restaurant Buono Café de La Castellana. No hubo silencios incómodos. Ni rastros de ninguna postura. Tu pirata soy yo.
– E.C:¿Estas consciente de tu nivel de seducción?
-J.B: No. Y menos mal porque lo perdería. Creo que seducir es un arte y te puedo decir que me considero una persona agradable más bien porque se escuchar y porque puedo hablar.
– E.C:¿Tu esposo es muy celoso?
-J.B: No. Pero todavía no le he dicho que voy a salir en la portada de UB.
– E.C: Creo que se va a molestar un poquito.
 
 ]]>