Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Los Cachorros asesinos de Sabana Grande: inocencia interrumpida

cachorros-Sabana-Grande-portada
28/03/2017
|
COMPOSICIÓN FOTOGRÁFICA: CLÍMAX

La banda “Los Cachorros” opera entre Plaza Venezuela y Sabana Grande desde noviembre de 2016. Pero la sangre llegó al río, y al asfalto, cuando se estrenaron en el delito de homicidio el 19 de marzo enterrando puñales caseros en dos militares francos de servicio. Ya se habían hecho un nombre, a pesar de no existir denuncias formales contra ellos. Ahora el caso enfrenta un limbo, pues los menores de 14 años no pueden ser imputados, según la Lopna, sino sujetos de protección con medidas no determinadas

No hubo tiempo para dudas. Tampoco para que el miedo los acobardara. Verse descubiertos y perseguidos por “la ley”, los empujó a actuar venciendo el temor y con precisión adulta. Primero corrieron, pero no fueron lo suficientemente rápidos y los dos militares lograron alcanzarlos tras el cruce de una esquina. Allí, justo cuando estaban a punto de ser aprehendidos, los cómplices de los dos niños aguardaban para el rescate y las arengas. Escudados tras una oncena de “Cachorros”, el dúo de zagaletones blandió sus armas domésticas y sin titubear, comenzaron la embestida contra aquellos dos sargentos del Ejército. El grupo de once niños —cuyas edades oscilaban entre seis y quince años— arengaban a los dos asesinos que, a pesar de que sus vidas apenas completaran tres lustros enteros, enterraban y desenterraban los cuchillos caseros con la fuerza que inyecta la ira, el odio, la adrenalina.

El alcohol, quizás, significó para los sargentos —Johan Borrero y Andrés Ortiz— la mengua de sus habilidades. Alguna copa pudo haber estado de más esa noche franca. El entrenamiento militar se nubló ante la emboscada. La saña, la sangre, la adrenalina y el odio fueron los protagonistas de aquel momento que terminó con vítores para los compinches e insultos para quienes comenzaban a desangrarse.

cita-5-cachorros

Los gritos de auxilio fueron acallados por el dolor y la perplejidad. El ruido dominante fueron las risas, las burlas, que hacían bailar las figuras rojas y cambiantes que se esparcían en las ropas de las víctimas. Así llegó la última embestida: la afilada hoja atravesó de lado a lado el cuello del sargento Borrero y ya no hubo fuerzas para intentar defenderse. La celebración distrajo a los perpetradores y Ortiz aprovechó para zafarse y, con dificultad, intenta correr unos metros para pedir ayuda. Pero la herida del pecho era profunda y profusa… el aire ya no era suficiente y sus piernas flaqueaban mientras su camisa se impregnaba. Ya no podía más y en la esquina Pascual Navarro, cruce con avenida Francisco Solano, el de 23 años se desvaneció.

“Los Cachorros” volvieron a celebrar hasta emprender su partida, confiados de su logro. Eran las 3:15 de la mañana del domingo 19 de marzo, y en el bulevar de Sabana Grande de Caracas una banda de niños preadolescentes dejó tendidos dos cadáveres, dos “representantes de la ley”, dos militares.

Borrero y Ortiz estaban en la tasca Coliseo de Plaza Venezuela, muy cerca de la sede principal del Servicio de Emergencias 171. Ambos salieron a fumarse par de cigarrillos y, mientras lo hacían, los dos niños le arrebataron a uno de ellos el bolso que cargaba. Los formados en cuarteles, vestidos de civil, emprendieron la persecución, una carrera para recuperar lo robado y aprehender a los muchachos. No pudieron.

Adentro del local la música hacía bailar la extrañeza. Los amigos, todos militares, notaron la prolongada ausencia. Ante la tardanza, relataron algunos familiares a varios medios de comunicación, salieron a ver qué ocurría y a pocos metros del local ubicaron a Borrero. Algunos metros más lo separaban de Ortiz, aún moribundo. A él lo llevaron a un centro asistencial con premura, mientras otros integrantes del grupo emprendieron caza contra los culpables. Así capturaron a dos de los presuntos involucrados: una joven de 15 años y un niño de 10. Según la información que ellos mismos relataron, la jovencita es la líder de la banda.

cita-4-cachorros

–Bien merecido que se lo tenían los becerros esos, por malditos violadores -dijo entre risa siniestra y ojos de odio la joven mientras esperaba su traslado al tribunal, explicaron fuentes ligadas a la custodia.

Según repetía la muchacha desde el absoluto resentimiento, las víctimas habrían abusado de jovencitos en aquellas calles. Sin embargo, tal premisa no ha sido corroborada por las autoridades. Hasta ahora, seis detenidos han sido puestos a la orden de los juzgados, todos entre seis y 15 años de edad.

Estreno doble

El doble homicidio del domingo 19 de marzo es el primero que se registra a manos de “Los Cachorros”, una banda que opera, según información policial y algunos comerciantes de la zona que prefieren el anonimato, desde noviembre de 2016. Se trata de un grupo de por lo menos 25 integrantes, todos jovencitos. El hombre y la mujer nueva, nacidos en revolución.

Operan de día y de noche, y su zona de operatividad se extiende desde Plaza Venezuela hasta Sabana Grande. Los tentáculos, sin embargo, alcanzan Chacao y Altamira. Los más pequeños sirven de señuelo. Son los encargados de producir lástima en sus víctimas pidiéndoles comida o dinero para alimentarse. Cuando algún incauto se detiene creyendo que va a ayudar a unos indefensos famélicos, los más grandecitos estudian a la persona y pasan información a los adolescentes, los más robustos de la pandilla. Los infantes aceptan la ayuda, un dulce no se niega, y la víctima retoma su camino solo para ser emboscada y conminada a entregar su celular y el efectivo del que disponga.

cita-3-cachorros

La actuación es movible. Si la presencia policial es nutrida, los niños migran a lugares menos resguardados, y si no consiguen burlar a los uniformados, se pasean por callejuelas y transversales aplicando un plan b: revisar a través de las ventanillas el interior de los carros estacionados en la calle. Si algo llama su atención, rompen un vidrio y cargan con lo que les interese. De acuerdo al balance policial del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas y de la Policía Nacional Bolivariana, estos jóvenes pueden cometer 12 robos y ocho hurtos diarios, y de manera continuada pues operan de lunes a lunes con turnos establecidos para cubrir no dejar hora muerta. Se trata de datos estimados, porque hasta ahora no se registra denuncia formal alguna sobre su actuación.

El génesis

La información sobre el origen de estos niños es contradictoria. Fuentes policiales consultadas por Clímax aseguran que son hijos de habitantes de los edificios de la Misión Vivienda erigidos a lo largo de las avenidas Libertador y Solano López. Otros indican que los chamos llegan desde los Valles del Tuy. La tercera hipótesis es que se trata de muchachos huérfanos y abandonados a su suerte.

Para el abogado penalista y criminólogo Luis Izquiel, la operatividad de esta banda es un reflejo de la descomposición social que se agudiza en Venezuela. “Ya nada nos sorprendía, ni los 78 homicidios diarios, ni los secuestros, ni tampoco los linchamientos… pero ocurre esto y sí nos llegamos a preocupar como sociedad. No creo que haya llegado al límite de sorprender, pero sí de preocupar, sobre todo porque es algo que demuestra la grave crisis económica, social y judicial que estamos viviendo. Que unos niños hayan matado a dos militares que se supone están entrenados, causa estupor, preocupación y miedo. No solo porque con esto se haya terminado de desmoronar la imagen de autoridad que alguna vez tuvieron los militares, sino que nos muestra descarnadamente cuan vulnerables somos los civiles”, argumenta.

cita-2-cachorros

El especialista afirma, además, que el suceso es un reflejo de familias desestructuradas, embarazo precoz, abandono, hambre, droga, alcohol y especialmente de falta de políticas públicas que atiendan a la infancia. Por eso recuerda que el entramado jurídico no proporciona ningún tipo de posibilidad de corrección, ni reinserción. “La ley indica que todo niño menor de 14 años detenido por cometer algún delito no puede ser imputado en un tribunal. Sobre él solo recaerán medidas de protección que en la Ley Orgánica de Protección del Niño y el Adolescente no quedan claras. El Estado tampoco cuenta con infraestructuras como para ofrecer esas medidas con atención y asistencia profesional para convertir a estos niños en gente de bien”.

El abogado detalla, sin embargo, que “todo aquel que sea mayor de 14 años y hasta los 18 años sí puede enfrentar cargos en un tribunal de menores y purgar una condena máxima de 10 años. Pero, la situación es la misma: no hay centros habilitados y equipados, ni tampoco con recurso humano suficiente y preparado para reformar”, concluye Izquiel. La desesperanza cunde en las calles, en una sociedad cercada por los perros de la delincuencia, y víctima también de sus cachorros.

cita-1-cachorros