Propaganda política, sensibilidades del patio y mercadeo

Por:

La “revolución bolivariana” aprovechó la propaganda al máximo, sus manuales y sus investigaciones, para construir opciones políticas efectivas, aprovechando la seducción de quien hace dos décadas llegó al poder, ganando las elecciones presidenciales de 1998. Desde entonces, la  maquinaria se fortaleció.

Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

La propaganda comunista para Latinoamérica tiene una base emocional y religiosa, ha sido para las miradas atentas, no otra cosa que una suerte de neo Maoísmo. No solo se lucha una vida contra los pérfidos –ricos, oligarcas, jefes militares traicioneros- también se cazan peleas en el otro mundo. Si en el más allá se dan luchas espirituales, aquí en la tierra los devotos le pondrán velas a esas ánimas, se levantarán imágenes y tendremos altares atiborrados de licores, esencias, dulces, flores y peticiones.

La influencia propagandista maoísta es una experticia que la vieja Unión Soviética nunca le ha agradecido del todo a los camaradas chinos. Si bien es cierto, que puede ayudar a generar guerras de largo aliento -conectando al pueblo en armas con figuras religiosas o semidioses- el punto de las creencias termina llevándose, muchas veces al soldado fundamentalista, al lado del perdón religioso, en lugar de dejarlo en la acera del pase de factura sin piedad. Además darle religiosidad al materialismo histórico es poco menos que una impiedad con San Karl Marx.

Vale todo y la misa aunque sea Molotov

Toda lucha por el poder se valdrá siempre de símbolos, imágenes, historias míticas, cuentos populares y mitologías explícitas o no.

Por eso, cada cuento criollo terminará siendo manipulado y reinventado en las voces de los profetas de la supuesta victoria popular. La misión es transformar ese gran mosaico que es el imaginario de un país, en un rompecabezas hostil donde, poco a poco, la gente comience a desconfiar de sus vecinos y se prepare a vivir invariablemente en una guerra frente a enemigos difusos y tiempos eternos.

La teología de la liberación venía haciendo su trabajo de infiltración política desde las bases religiosas. A esta corriente marxista dentro de la iglesia se la relacionaba con la encíclica Populorum Progressio de 1967, con el documento de Puebla de 1979 y con una serie de trabajos de base en donde los sacerdotes iban dando directrices -cada vez más explícitas- a la feligresía en relación al voto obrero, el enfoque y métodos revolucionarios, el apoyo a los movimientos armados y claro está, con una abierta simpatía y colaboración hacia los partidos comunistas.

Personajes y cultura criolla

El arsenal chavista de propaganda podía alimentarse de una base sólida previamente trabajada por AD, el MIR, el MAS, entre otros partidos de inspiración revisionista: las artes plásticas venezolanas, la publicidad irreverente de los años 70, la musicalidad criolla de siempre y el colorido de una zona repleta de luz y contrastes servían de brazo dispuesto artístico.

Personajes como Juan Bimba, Florentino y el Diablo, Maisanta, los próceres, Ismaelito y hasta el Ánima Sola siguen siendo parte de esas figuras arquetípicas que entendemos y nos comunican, casi al sonar de un par de dedos.

Por otro lado, el PCV iba y venía de los lugares comunes de la violencia y la expoliación de clase… y hasta a Alí Primera, terminó entre los productos culturales de cierta izquierda entendida como light, exquisita o caviar.

HUGO CHAVEZ

El triunfo político del perdedor militar

En el año 1992 se da el intento de golpe de Estado. El disfraz de moda pasa a ser el de unos niños vestidos de paracaidistas con boina roja.

Cuando el candidato Chávez aparece utilizaba –indistintamente- liquiliquis en las variedades del verde pistacho al crema arequipe… una que otra manga de camisa con saco, al mejor estilo de La Causa R. Su personalidad fashion, por decirlo de alguna manera, apenas estaba por definirse.

Cuando en 1998 se reinventa su imagen lo primero que vemos es un hombre tocado con una variedad de pullovers sobre camisas manga larga, cual verano mediterraneo. La boina va y viene, pero lo importante es que se le vende con look civil y sport al uso.

Pasa mucho agua bajo el río y entre tantas transformaciones ideológicas, rupturas amistosas, intentonas de revueltas, marchas, vacíos de poder, golpes sin éxito, intervenciones al aparato productivo y un largo etcétera, arriba una segunda etapa ética y estética en donde el culto a la personalidad se dispara. Nadie era más efectivo para ganar una elección –incluso para cargos que no eran para él – que el propio Hugo Chávez.

El carisma que da el dinero y el dinero que da el carisma son una fórmula simbiótica y ganadora por demás. El fenómeno portaviones político se impuso y nada mejor que esperar que el Comandante le levantara la mano a cualquier candidato, para que ganara cualquier contienda holgadamente.

La belleza del rebelde

Nada más erótico que ir contra la corriente. Los hombres guapos conquistan justamente esa guapura con arrojo físico, con giros del lenguaje, con rapidez mental y con supuestas gestas, más grandes que ellos mismos.

Eso sí, prohibido olvidar que la búsqueda de la gloria puede ocultar sombrías intenciones de control absoluto de los resortes del poder. Así las cosas, nada mejor para jugar con la mente de las audiencias que apoyarse en imágenes, mensajes, canciones y el nunca bien ponderado movimiento hacia delante para hacerse con el coroto o apuntalarse en él. La acción no deja pensar… y nada mejor que no preocuparse por lo vital, para que aquellos que gobiernen, se sientan más a gusto en sus predios de supervisión y dirección.

Una serie de estrategias de mercado se desarrollan para esta nueva ofensiva más publicitaria, que propagandística clásica. La estética, la brevedad, la simpleza y la repetición son clave y nada mejor que tomar a la industria del mercadeo como bastión de éste hermoso parque temático para la distracción de los problemas reales. que es Venezuela.

FORMER VENEZUELAN COUP LEADER HUGO CHAVEZ FRIAS SHAKES HANDS WITH A SUPPORTER

Los ojos del bandido

Supuestamente sería el subcomandante Marcos el líder de la primera guerrilla virtual del siglo XX. Fue el responsable de ensamblar un ejército, muy en la onda de un simulacro hollywoodense; algo que está en el ADN mexicano desde que se inventara el cine.

No es casual que las fuerzas de Pancho Villa hayan servido frente a las cámaras de cine en 1910. Uno de esos contingentes activos y sin dobles hicieron el papel de ellos mismos, mezclando documentalismo con ficción mucho antes de que el surrealismo o el posmodernismo hicieran aparición en el mundo de las narrativas audiovisuales.

Por eso, cuando el mundo descubrió un grupo de tropas en Chiapas, pocos no fueron los que se enamoraron de eso hermosos ojos tras el pasamontañas. El fumador de pipa -apuesto y bien hablado- siempre presto a dar cuanta entrevista pudiera, refrescó ese interés en torno a la violencia lejana pero atractiva. Esa faceta de antifaz invertido sería la que se utilizaría para construir la propaganda a lo Big Brother de George Orwell, pero ahora en clave caribeña.

Aquí hacemos una pequeña divagación. Hasta una loca teoría pudiera servir de conexión para hablarnos de nuestras propias desesperaciones como país.

Resulta que, un oscuro video de los años ochenta de la banda inglesa Queen –Calling All Girls- muestra un extraño parecido entre los posters y la mirada de un carcelero futurista, quien asépticamente vigila y castiga, muy al estilo de las torturas blancas denunciadas por los presos políticos venezolanos.

Ver el video –inspirado en la película THX 1138 de George Lucas del año 1971- es sorprenderse de los vericuetos del inconsciente humano y de cómo creemos ver el futuro en el pasado, como si toda historia fuese un circulo vicioso o el arte se presentara regularmente como una especie de oráculo al que le lloramos, luego de nunca haberle hecho caso.

thx11388

Ahora, continuemos. A estos remixes del Advertising político junto entretenimiento más capitalista agreguemos los puntos de encuentro entre uno de los primeros logos del PSUV y las orejitas de las chicas Playboy. Agréguele a la mezcla mucha música popular -reinterpretada desde marcos armónicos enfocados a los targets de votantes específicos- y tendrá como resultado una mezcla imbatible.

Cuando hay grandes cantidades dinero y un uso totalmente asertivo de las herramientas más modernas de sensibilización para la opinión y movilización política mantenerse en el poder como una marca de zapatos cool no es tan difícil.

En algo debemos estar muy claros, nada se encuentra en los predios del azar en la propaganda electoral de los últimos veinte años. Si hay algo que le gusta mucho -o le disgusta bastante- de los éxitos de una opción política que no ha sido la suya, no es porque se desconozca el juego del éxito, es que simplemente muchos de los jugadores prefieren premio de consolación, antes de llevarse a casa la medalla de bronce, plata u oro.

Politólogo de la Universidad Central de Venezuela. Se ha desempeñado como libretista, locutor y productor de radio y televisión. Ensayista, articulista y conferencista en temas relacionados con la creatividad, la teoría política y el cruce cultural entre el arte y las ciencias sociales. Profesor en la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la UCV.