Nueve niños murieron por incendio de cañaveral en Cagua

Algunos de los jóvenes fueron trasladados a centros de asistencia médica entre Cagua y Maracay, pero la mayoría no sobrevivió a las graves quemaduras causadas por la caña y el fuego. Dos jóvenes que también resultaron heridos siguen bajo observación médica

Nueve niños murieron por incendio de cañaveral en Cagua

Nueve jóvenes murieron en el incendio de un cañaveral en Cagua, estado Aragua, la noche de este jueves, 23 de enero.

Luego de horas de incertidumbre, autoridades confirmaron las muertes de Otniel Rangel (18 años), José Rangel (18), Jhonaiker Raya (15), Rainer Carrasquel (15), Erinson Plaza (14), Denyer Maican (13), Jackson Rivas (13), Junior Figueroa (12) y José Salazar (10).

Rivas y Salazar alcanzaron atendidos en el Hospital José María Vargas de Cagua, mejor conocido como el “hospitalito” de la ciudad. Sin embargo, fue poco lo que los doctores pudieron hacer ante las graves quemaduras.

Otros dos niños también resultaron heridos: Gregorio Carrasquel y Kevin Rodríguez, ambos de 11 años. Ellos lograron recibir atención médica en el Hospital Central de Maracay (HCM).

Un informe indicó que una comisión de los organismos de Seguridad Ciudadana hizo presencia en el lugar, con el G/B José Viloria al mando.

Periodistas de la región explicaron que algunos jóvenes no recibieron atención en el HCM porque el área de Terapia Intensiva Pediátrica estaba colapsada. Señalaron que Corposalud Aragua tuvo que reubicarlos en otros centros asistenciales, pero la información no pudo ser confirmada.

El incendio se propagó por un cañaveral en el sector La Carpiera, ubicado en Cagua, estado Aragua (Centro-Norte). Aún se desconoce la causa del incendio y las pérdidas materiales que pudo haber causado.

La pandemia, los niños y tú: consejos para no perder la cabeza

Sin previo aviso, los niños han tenido que quedarse en casa y más aun en los países de América Latina donde el proceso de vacunación contra la covid-19 es incipiente. Los cambios siguen siendo muchos, el miedo, el estrés y la ansiedad han pasado de ser una respuesta natural del cuerpo a representar un verdadero problema de salud para niños y jóvenes