<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Antonio Díaz espera despedirse con broche de oro en Tokio

El karateca venezolano, campeón mundial en dos ocasiones y 16 veces campeón Panamericano, selló su pase a los Juegos Olímpicos, su última competencia como atleta y en la que espera alcanzar la máxima gloria deportiva: la medalla dorada.

Antonio Díaz consiguió su pase a los próximos Juegos Olímpicos (JJ OO). Tras conseguir una medalla de plata en el Mundial de Karate de Dubái, el venezolano tiene previsto terminar su carrera en las olimpiadas de Tokio 2020.

La Premier League de Karate celebró una competencia en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, en la que Díaz llegó a la final. Esto le permitió sumar suficientes puntos dentro del ranking de la Federación Mundial de Karate (WKF) para garantizar su boleto a las olimpiadas, que se celebraran este verano.

Díaz nunca dudó de su capacidad para alcanzar la cita olímpica, pero hubo momentos en que la clasificación le parecía lejana. Para el karateca venezolano, el año pasado fue difícil deportivamente.

“Tokio ya es un sueño hecho realidad. Creo que nunca tuve la duda de que lo podía lograr, aunque al principio fue complicado”, comentó.

Antonio Díaz está feliz con lo que alcanzó en las primeras semanas de este año. Señaló que este par de meses sirvieron para retomar confianza y tener una mejor visión de los aspectos que debe mejorar.

“Hay preparación importante que hacer, pero es parte del trabajo que tengo que comenzar con miras a Tokio”.

Ahora que su clasificación es irrevocable, Díaz vive el sueño de los Juegos Olímpicos como si fuera una película. Era un sueño que, pensaba, nunca se iba a concretar, principalmente porque el karate es una disciplina que apenas se incluyó en los ciclos olímpicos.

El venezolano aún tiene competencias pendientes, pero aseguró que está enfocado en su meta: conseguir un puesto -preferiblemente el primero- en el podio de Tokio.

«Creo que estos JJ OO van a tener todos los componentes para ser una de las mejores experiencias deportivas de mi vida”, afirmó.

Volviendo a lo más alto

La carrera del venezolano parecía ir en descenso durante 2019. Después de los Juegos Panamericanos de Lima, hubo un par de cambios de reglamento en las competiciones, que afectaron sus resultados.

Sin embargo, Díaz logró reponerse a tiempo para el mundial de Dubái. Sus seguidores, su equipo de trabajo y su empeño le exigían mejores presentaciones, así que en 2020 las está persiguiendo.

“Creo que fue un trabajo de paciencia, de estar ahí… Al final, terminó favoreciéndome”, comentó Díaz sobre sus más recientes competencias.

Aunque apunta a una medalla de oro en Tokio, reconoce que no será sencillo. Muchos creen que es una medalla de oro “segura”, pero él siente que los Juegos Olímpicos no llegaron en el momento tope de su carrera.

A pesar de eso, el venezolano ve con emoción esta cita olímpica y confía en que será una experiencia memorable. Su nombre suena para ser el principal abanderado de la delegación de atletas venezolanos, una noticia que lo llena de emoción y orgullo.

“Creo que estar en unos JJ OO, llevar la bandera y poder luchar por una medalla es el mejor cierre que puedo pedir para mi carrera deportiva, será el broche de oro”, dijo. “Es la oportunidad que me está brindando la vida de tener esta dicha, la felicidad de concretar mi camino del karate en unos Olímpicos”.

Además, Díaz celebra que su llamado a las olimpiadas llegara justamente cuando se disputan en Tokio. Reconoce la importancia de competir en la cuna del karate, donde nació el arte del Kata y hay grandes exponentes, como Rio Kiyuna.

“Es el país de donde viene esta disciplina, y la competencia de karate va a ser en un lugar que es muy especial para los practicantes de las artes marciales: el Nippon Budokan de Tokio (…) Es el mejor lugar para vivir esta experiencia”, aseguró.

Preparación y sacrificio

El venezolano enfoca sus energías en prepararse para la gran cita olímpica. Sabe que es una oportunidad única y que debe exprimir al máximo. Es por eso que su entrenamiento empezó desde que finalizó los Juegos Panamericanos de Lima en 2019.

Tras conseguir la medalla de plata en Dubái y cerrar su clasificación, Díaz permanecerá en los Emiratos Árabes Unidos un par de semanas. Allí, estará acompañando a algunos atletas de Hong Kong en una base de entrenamiento.

Su próximo compromiso, en Salzburgo, Austria. será el 28 y 29 de febrero. Después estará entrenando nuevamente con los atletas asiáticos, hasta mediados de marzo, cuando disputará un torneo en Tenerife, España.

En abril espera llegar a Estados Unidos, donde estará trabajando en su acondicionamiento físico.

“El entrenamiento físico es una de las cosas en las que más tengo que hacer énfasis”, comentó.

Destacó el trabajo de su preparador, Rolando Valbuena, quien lo estará acompañando en las próximas competencias y probablemente esté a su lado durante las olimpiadas.

“No solo sabe lo que hace a nivel de planificación del entrenamiento, sino que también sabe cómo ayudarme a enfocar y visualizar los retos que se presentan delante en este camino”, agregó.

Y es que para el venezolano estas olimpiadas son también una oportunidad de honrar a quienes lo apoyaron por más de 20 años. Agradece el apoyo que su esposa, sus padres y su sensei, quien murió en 2015, le han brindado durante su carrera.

Díaz acepta que una de las cosas más complicadas de este proceso es estar lejos de su familia. El karateca reconoce y agradece el sacrificio de su esposa, quien, con un bebé de seis meses y medio en casa, siempre sigue sus pasos.

“Sin ella, sin ese apoyo, creo que sería muy difícil estar concentrado y preparándome para lo que van a ser los Juegos de Tokio”, afirmó.

El sueño de una meta

El venezolano planea retirarse al terminar los Juegos Olímpicos de Tokio, a mediados de este año; de ahí viene su aspiración de cerrar con broche de oro. Díaz no cree que haya mejor lugar para hacer su último kata como atleta, que en un escenario como este.

Se mantuvo como número uno del ranking de la Federación Mundial de Karate (WKF) por cuatro años consecutivos. Después, en 2019, también consiguió un Récord Guinness como el mayor ganador de medallas de oro en competiciones individuales de karate masculino.

Sin duda alguna, es uno de los atletas sobre los que el mundo tendrá la vista puesta en Tokio 2020. Pero, todo eso es fruto de su disciplina, constancia, dedicación y amor al deporte.

“Para mí, competir es algo que me llena, me llena muchísimo, me motiva siempre buscar mejorar un poco más”.

Antonio Díaz es un soñador de los que arriesga. Reconoce que no le basta con proponerse algo y dejarlo en el aire, sino que siempre intenta conseguir lo que visualiza.

“Cuando trabajas día a día, te pones una meta grande y vas día a día mejorando es cuando puedes acercarte más a ese sueño”, afirmó.

Además, Díaz siempre busca rodearse de motivación. Como ya lo dejó claro, su familia es su principal motor, aunque también reconoce que su equipo de trabajo ofrece siempre un plus motivacional.

Por último, e igual de importante, una de las cosas que llevó a Díaz a esta clasificación fue su amor por el deporte. Asegura que si la disciplina que prácticas, no te apasiona, no te llena de energía; no vas a mantenerte motivado.

“Si lo que estás haciendo no te apasiona, entonces esa no es tu razón de vida, no es tu meta”.

Después de Tokio

Antonio Díaz espera tener el impacto en la vida de algunos jóvenes karatecas que su sensei tuvo sobre él. Entre sus objetivos después de Tokio, está dedicarle más tiempo a su dojo en Caracas.

Espera ver a sus alumnos alcanzar escenarios internacionales, poniendo en alto el nombre del país, de la misma forma que él lo ha hecho por más de 20 años.

“A pesar de que tengo un equipo de instructores que lo están haciendo muy bien y trato de mantener siempre la supervisión así sea a la distancia, me gustaría dedicarle un poco más de tiempo a mi academia”, comentó.

Díaz también quiere seguir trabajando con otros atletas venezolanos, dictando seminarios o ayudando en su formación. Adelantó que es candidato a la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional (COI) por Venezuela, algo que espera concretar, aunque lo ve complicado.

De igual forma, el karateca venezolano ya es parte de la Comisión de Atletas de la Federación Mundial de Karate y del Comité Olímpico Venezolano (COV), por lo que no se alejará de la formación ni del mundo deportivo.

Antonio Díaz espera llegar a Japón al menos dos semanas antes de las competencias, para empezar su adaptación, que va desde el cambio de huso horario hasta el clima. Apuesta todo a conseguir la medalla de oro y cerrar su carrera competitiva haciendo historia para Venezuela.