<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Karate

La "princesa del kárate" quiere llevarse el oro

María Dimitrova es una celebridad en República Dominicana: rubia, guapa, triunfadora y peligrosa... Practica el kárate con seriedad desde los 4 años y en 2013 obtuvo el grado de cinta negra 5to Dan en Japón. Nació en Bulgaria el 11 de octubre de 1985, pero desde muy pequeña vive con sus padres en Dominicana donde ha hecho una gran carrera representando a su país adoptivo y ganando medallas en Centroamericanos, Panamericanos, Juegos del Mundo (Taiwán, 2009), US Open, Premier League de Europa, Bolivarianos y más. Su especialidad es el kata, que acaba de ser readmitida como disciplina en los juegos Panamericanos que se celebrarán en Lima. En dominicana dirige su propio dojo y la han bautizado como la "princesa del kárate". Allá todos apuestan a que se lleva el oro a casa. Hay que verla en acción

Antonio Díaz: "Mi papá fue mi primer sensei"

Sin “karategi”, en zapatos deportivos y chemise. Así nos recibió, en la casa de sus padres, el mayor exponente del karate venezolano. El dos veces monarca mundial y multi-campeón panamericano se revela amante de la naturaleza, los viajes y –aunque el combate no es su favorito- nos demuestra que con su sonrisa puede desarmarnos hasta fuera del tatami.Familia, perseverancia y honestidad. Así define Antonio Díaz los pilares de su vida. No es de extrañarse que nos haya citado en la casa de sus padres para conversar largo y tendido sobre su carrera, proyectos, la inclusión del karate en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y sus pasiones fuera del dojo. Nos recibe accesible, cordial y con una abundante y sincera sencillez. Se disculpa por unos cojines “desordenados”, que pasan a un segundo plano cuando nos sonríe; sin duda, su mejor defensa.

#EntrevistaUB | Antonio Díaz: "Mi papá fue mi primer sensei"

Sin "karategi", en zapatos deportivos y chemise. Así nos recibió, en la casa de sus padres, el mayor exponente del karate venezolano. El dos veces monarca mundial y multi-campeón panamericano se revela amante de la naturaleza, los viajes y –aunque el combate no es su favorito- nos demuestra que con su sonrisa puede desarmarnos hasta fuera del tatami Familia, perseverancia y honestidad. Así define Antonio Díaz los pilares de su vida. No es de extrañarse que nos haya citado en la casa de sus padres para conversar largo y tendido sobre su carrera, proyectos, la inclusión del karate en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y sus pasiones fuera del dojo. Nos recibe accesible, cordial y con una abundante y sincera sencillez. Se disculpa por unos cojines “desordenados”, que pasan a un segundo plano cuando nos sonríe; sin duda, su mejor defensa.

Antonio Díaz a puño limpio

En los tatamis siempre ha sido noticia. Y este año no fue la excepción. En noviembre el karateca conquistó un triunfo más en el Mundial de Karate Do celebrado en la ciudad alemana de Bremen. Una medalla bronce para su rimero o colección deportiva. Antonio Díaz es para muchos una sutileza hecha kata