<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Comisión Interamericana pide -otra vez- a Maduro disolver a la Faes

A propósito de la llamada "masacre de La Vega" y en el marco del seguimiento a lo que sucede en Venezuela, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos insistió en exigirle al Estado venezolano la disolución del grupo policial Faes

Comisión Interamericana pide -otra vez- a Maduro disolver a la Faes

Disolver a las Faes: una y otra vez organismos internacionales han dado esa recomendación al gobierno de Nicolás Maduro. Hoy lo hizo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: «La #CIDH insta al Estado a investigar con debida diligencia estas muertes, y a sancionar a quienes resulten responsables. Asimismo, reitera su recomendación de disolver las #FAES, cuerpo de seguridad señalado como responsable de numerosas ejecuciones extrajudiciales».

La recomendación se hizo en el marco de la Misión Especial de Seguimiento Venezuela y a propósito de las recientes denuncias de asesinatos tras la incursión de los comandos de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana en La Vega durante el fin de semana pasado.

La «masacre de La Vega», como ya se la conoce, habría dejado al menos 23 personas muertas.

La Faes fue activada en 2017 por órdenes directas de Nicolás Maduro. En junio de 2019, un informe de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, documentó -entre otras cosas- una enorme cantidad de casos de torturas y ejecuciones extrajudiciales en Venezuela. En ese informe la Faes aparece como responsable de centenares de muertes y se le califica como «grupo de exterminio».

El llamado informe Bachelet señala incluso que «el gobierno podría estar usando a la FAES y otras fuerzas de seguridad para infundir miedo entre la población y mantener el control social». Entre sus recomendaciones está disolver a ese cuerpo armado y profundizar en investigaciones para determinar responsabilidades y resarcir a las víctimas.

Este martes los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reforzaron esta posición: «La @CIDH/#MESEVE expresa preocupación por el fallecimiento de al menos 20 personas en operativos de seguridad ciudadana los días 8 y 9 de enero. Según información, los operativos habrían sido ejecutados por Fuerzas de Acciones Especiales #FAES en LaVega, Caracas».

«La #CIDH ha advertido sobre un contexto de ejecuciones extrajudiciales en operativos de seguridad ciudadana, que se caracteriza, entre otras cosas, por la calificación pública de las víctimas como personas de alta peligrosidad que presentan resistencia a la autoridad».

El padre Alfredo Infante, párroco de la parroquia San Alberto Hurtado, en La Vega, también ha querido llama la atención sobre algunos puntos a considerar en lo ocurrido con la Faes:

1) La Vega es más que un campo de batalla resultado de la ausencia de un Estado de derechos y, de políticas de seguridad desacertadas.

2) Lo que ha ocurrido es trágico y enlutece a la comunidad, debe investigarse, hay familias que señalan desaparecimiento y ejecución extrajudicial, debe investigarse y exigir verdad, justicia y reparación.

3) La Fiscalía y la Defensoría del Pueblo deben actuar competentemente, a estas alturas no se conoce su versión.

4) Es curioso que estos hechos vengan después de una ola de protestas sociales por los servicios públicos que ocurrieron a finales de 2020 y principios de 2021.

5) Es preocupante que la población civil sea escudo humano en una guerra entre dos bandos. De acuerdo con el derecho internacional humanitario la población civil debe protegerse en cualquier confrontación, y aunque esto no es una guerra convencional, aplica para resguardar los ddhh.

6) Seguimos apostando por la vida y la dignidad.

7) Aquí hay víctimas directas los asesinados y sus familiares; pero en realidad todos somos víctimas, porque estar en medio de fuego cruzado impacta sicológicamente la salud personal, familiar y la convivencia social.

El 11 de abril de 2002, la historia sin fin

Han pasado 19 años y aún los lamentables sucesos del 11 de abril de 2002 se intrican como una maraña de mentiras. Unas pocas certezas, sin embargo, relucen: la renuncia de Chávez, sus lágrimas en la Orchila y los 19 muertos que dejó la impresionante marcha a Miraflores. El gobierno no ha querido saldar la deuda y de las 79 investigaciones abiertas solo cuatro llegaron a juicio