<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Cómo el precio del petróleo puede estar por debajo de cero dólares?

Cuando se vence un contrato a futuro de petróleo, quienes se queden con el crudo deben buscar un lugar libre para almacenar. Para evitarse este dolor de cabeza, los inversionistas decidieron pagarle a alguien más para asumir este problema

¿Cómo el precio del petróleo puede estar por debajo de cero dólares?

Un día no solo histórico, sino aterrador para los mercados petroleros. La vertiginosa caída en el precio del petróleo por debajo de cero dejó a más de uno en shock. ¿Cómo es posible que un producto, en este caso el petróleo, pueda venderse por debajo de cero y más aún a -37,6 dólares? La clave para entenderlo es señalar que la caída se registró no precisamente en el precio del petróleo, sino en el precio de los contratos a futuro del mismo.

En los mercados estadounidenses, así como en el resto del mundo, las materias primas se negocian con contratos a futuro. Esto quiere decir que un inversionista puede comprar hoy petróleo, pero firma un contrato para que le entreguen ese petróleo en una fecha posterior.

Lo esperado por los inversionistas es que al comprar con anticipación, paguen menos que comprando al momento y así puedan obtener ganancias. Esto resulta similar a la compra de un boleto de avión.

Cuando una persona reserva un viaje, lo primero que hace es comprar un boleto y estudiar las fechas en las que el boleto le sale más económico. De esta forma puede comprar un boleto para un vuelo con tres, seis o doce meses de anticipación. Realmente lo que la persona está pagando en ese momento es un contrato a futuro, porque el servicio de transporte lo va a utilizar con posterioridad. Seguramente, quien no tome precauciones y compre un asiento para un vuelo a última hora deberá pagar mucho antes.

Las aerolíneas están dispuestas a cobrar menos dinero por un boleto, con tal de asegurar desde mucho antes que la mayoría de sus asientos se venderán y que su vuelo programado no saldrá vacío. Lo mismo ocurre en la industria petrolera. Los futuros del petróleo suelen venderse por debajo del precio previsto para asegurar que la producción de determinada fecha se coloque.

precio del petróleo

¿Y si el vuelo se cancela?

A diferencia de la reservación de un asiento en un vuelo, los contratos a futuros del petróleo no tienen devolución, y quien tenga un contrato a la fecha de vencimiento, tendrá que honrarlo.

Una de las razones que jugó en contra del precio del WTI fue precisamente que el contrato a futuro de mayo vencía el martes 21 de abril, por lo que en ese momento, quien tiene el contrato en la mano se tiene que hacer cargo del petróleo que le entregarán en mayo.

Ante la parálisis mundial por el confinamiento social que ocasiona la pandemia por el Covid-19, tener que almacenar petróleo que no se va a vender en el corto plazo no es un buen negocio.

La fecha final para el vencimiento del contrato hace que quienes sean poseedores del mismo quieran venderlo rápidamente. La idea es que otro inversor sea quien se haga cargo de la posesión física de los barriles del petróleo. Sin embargo, no había muchos inversores dispuestos a comprar esos contratos.

Para tener un mejor idea, hay que volver al ejemplo del avión. Si una persona reservó un vuelo para un país en el que repentinamente estalló una guerra civil, es probable que ya no quiera ir. Sin embargo, como el vuelo no tiene reembolso, es posible que no solo pierda el viaje, sino que pierda el dinero del boleto. Ante esto, una opción es buscar a alguien que sí esté dispuesto a correr el riesgo y realizar el traspaso del asiento.

A medida que la guerra se intensifica, menos personas estarán interesadas en viajar y tendrá que vender el boleto más y más barato para al menos recuperar algo de la pérdida, o en el peor de los casos, simplemente regalarlo.

Leer Más: CRONOLOGÍA : El petróleo se hundió en solo 6 semanas

Sin embargo, si a la ecuación le sumamos el pago hipotético de un seguro de viajes por $100, el cual solo podrá ser reembolsado si alguien más ocupa el asiento en el vuelo, entonces el panorama cambia. En este caso, quien compró el boleto estaría incluso dispuesto a pagar $50 a una persona para que tome al asiento en su lugar y con ello acortar pérdidas.

Depósitos ubicados en la localidad de Cushing (Oklahoma-EEUU)

Sin lugar para almacenar

Cuando se vence el contrato, quienes se queden con el petróleo deben buscar un lugar libre para almacenar. Con el exceso de oferta y la caída abrumadora de la demanda mundial, encontrar un lugar para guardar el crudo no es sencillo.

Generalmente, los inversionistas que negocian con petróleo en Estados Unidos lo guardan en depósitos ubicados en la localidad de Cushing (Oklahoma). Desde allí lo sacan después para venderlo cuando surgen precios más altos. Sin embargo, el espacio para almacenar está casi al límite.

Los inventarios en Cushing aumentaron 9% solo una semana. Por esto, «la capacidad de almacenamiento está demasiado limitada como para que los especuladores quieran comprar esos contratos», señaló Phil Flynn, analista de Price Futures Group, a la agencia Reuters.

Al existir tan poco lugar para almacenar, el costo que los inversionistas deberán pagar para guardar el crudo seguramente será más alto. Al igual que el pasajero que decidió darle $50 a un extraño para que tomara el asiento del vuelo que él ya no quiere tomar, los dueños de contratos por petróleo decidieron dar $37,6 dólares por barril a quien quisiera tomar su contrato. La recompensa es que otros asuman el dolor de cabeza de guardar un petróleo que, en un mundo en cuarentena, nadie quiere.